Antibióticos clásicos y baratos para abscesos cutáneos

Las bacterias resistentes a la meticilina, como Staphylococcus aureus (SARM), son resistentes a múltiples antibióticos y, comúnmente, causan infecciones cutáneas que pueden conducir a infecciones más graves o potencialmente mortales en otras partes del cuerpo.
24

Robert S. Daum Dept. of Medicine, University of Maryland School of Medicine, Baltimore, y otros 13 autores han publicado en el New England Journal of Medicine una investigación sobre el tratamiento de abscesos de la piel por SARM de la comunidad resistentes a la meticilina con dos antibióticos clásicos y baratos.

El estudio fue multicéntrico, en hospitales de los Estados Unidos, prospectivo, doble ciego, en el que participaron adultos y niños ambulatorios. Los enfermos fueron estratificados de acuerdo con la presencia de un absceso posible de drenar quirúrgicamente, el tamaño, el número de sitios de infección de la piel, y la presencia de celulitis no purulenta. Se inscribieron participantes con un absceso cutáneo de 5 cm o menos de diámetro. Después de la incisión y drenaje del absceso, los participantes fueron asignados aleatoriamente para recibir clindamicina, trimetoprim-sulfametoxazol (TMP-SMX) o placebo durante 10 días. El resultado primario fue curación clínica de 7 a 10 días después del final del tratamiento.
25
Se inscribieron 786 participantes: 505 (64,2%) eran adultos y 281 (35,8%) niños; de ambos grupos de edad 448 (57,0%) fueron varones. Se aisló S. aureus de 527 participantes (67,0%) y se aisló SARM en 388 (49,4%). Diez días después de la terapia en la población con intención de tratar, la tasa de cura entre los participantes en el grupo clindamicina fue similar a la del grupo TMP-SMX (221 de 266 participantes [83,1%] y 215 de 263 participantes [81,7%], respectivamente, p=0,73), y la tasa de curación en cada grupo de tratamiento activo fue mayor que en el grupo placebo (177 de 257 participantes [68,9%], p<0,001 para ambas comparaciones).

Los resultados en la población de enfermos que pudieron ser evaluados fueron similares. Este efecto beneficioso se limitó a los participantes con infección por S. aureus. Entre los sujetos que se curaron inicialmente, las nuevas infecciones a 1 mes de seguimiento fueron menos frecuentes en el grupo de clindamicina (15 de 221, 6,8%) que en el grupo TMP-SMX (29 de 215 [13,5%], p=0,03) o el grupo placebo (22 de 177 [12,4%], p=0,06). Los eventos adversos (nauseas, diarrea, y posible infección por Clostridium difficile) fueron más frecuentes con clindamicina (58 de 265 [21,9%]) que con TMP-SMX (29 de 261 [11,1%]) o placebo (32 de 255 [12,5%]). Todos los acontecimientos adversos se resolvieron sin secuelas. Un participante que recibió TMP-SMX tuvo una reacción de hipersensibilidad.
26

En comparación con la incisión y el drenaje por sí sola, clindamicina o TMP-SMX, junto con la incisión y el drenaje mejoraron los resultados a corto plazo en los enfermos que tenían un absceso simple. Este beneficio debe ponderarse frente al conocido perfil de efectos secundarios de estos antimicrobianos. Sobre este último aspecto, los investigadores señalan que los efectos secundarios de la clindamicina y TMP-SMX (incluyendo náuseas, diarrea y posibles nuevas infecciones Clostridium difficile) pueden ser graves, y que, además, algunas cepas de SARM son resistentes a la clindamicina.

Los resultados sugieren que las actuales opciones de tratamiento para SARM aún tienen un papel, incluso mientras los científicos continúan buscando nuevos productos antimicrobianos.

La investigación fue financiada por el Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas (NIAID) de los EE.UU., una parte de los Institutos Nacionales de Salud (NIH). (ClinicalTrials.gov number, NCT00730028.)

Daum RS, et al. A Placebo-Controlled Trial of Antibiotics for Smaller Skin Abscesses. N Engl J Med 2017; 376:2545-2555, doi: 10.1056/NEJMoa1607033