Brotes de cólera, paludismo, sarampión y kala-azar en Sudán del Sur

sin-titulo

La Organización Mundial de la Salud (OMS), en un comunicado del 09.09.2016, informó sobre su respuesta a múltiples brotes en el conflictivo país Sudán del Sur. Entre los brotes se incluyen cólera, malaria, sarampión y kala-azar.

El cólera se confirmó en Juba el 21 de julio de 2016 en el corolario de la reciente escalada de violencia, donde los enfrentamientos entre las fuerzas militares y de la oposición dieron lugar a cientos de muertes y miles de desplazados. El 6 de septiembre de 2016, se había notificado un total de 1762 casos, incluyendo 26 muertes en cinco estados: Juba, Terekeka, Jonglei, Eastern Lakes e Imatong.

La OMS está trabajando para responder a esta epidemia, incluyendo el tratamiento de unos 1700 enfermos y el envío de técnicos sanitarios para visitar alrededor de 88.000 sin-titulohogares con información sobre la prevención y artículos tales como tabletas de purificación de agua, líquidos de rehidratación oral y jabón. Además, la OMS ha participado en una amplia campaña de promoción de la salud que ha llegado a más de 2 millones de personas en todo el país con mensajes de prevención del cólera e infecciones intestinales a través de programas, entrevistas y anuncios en la radio, en 17 emisoras.

Desde el comienzo de 2016, se ha informado en el país de más de 1,3 millones de casos de paludismo. Los casos de la enfermedad comenzaron a subir a principios de mayo. Durante la semana del 30 de mayo de 2016, se declaró un brote en Bentiu, un campamento para desplazados internos. El 28 de agosto de 2016, 31 condados, en 8 estados, habían superado el umbral de epidemia de paludismo en todo el país. Desde mayo, más de 800.000 personas han recibido tratamiento. La OMS ha apoyado el transporte aéreo de medicamentos y materias primas para la desnutrición a Bahr el Ghazal, uno de los estados más afectados, así como medicamentos antipalúdicos a las zonas afectadas en otros 6 estados.

Desde el comienzo de 2016, se han informado en el país más de 1.600 casos de sarampión, con al menos 19 muertes. La OMS ha confirmado y ha actuado en brotes de esta enfermedad exantemática en 12 condados. La lucha se intensificó vacunando hasta mediados de 2016, a unos 182.000 niños. En octubre de 2016 se tiene previsto llevar a cabo una campaña de seguimiento de la actuación.

El kala-azar es la forma más grave de la leishmaniasis, una enfermedad sin-titulotransmitida por mosquitos flebotomos. Provoca fiebre, pérdida de peso, anemia, esplenomegalia y hepatomegalia, siendo mortal en la mayoría de los casos si no se trata. La enfermedad es endémica en algunas partes del país. En el año 2016, se había informado de más de 1.000 casos, 42 de ellos mortales. La OMS co-dirige el grupo de trabajo de kala-azar y es el apoyo a la implementación de equipos de respuesta rápida a las zonas afectadas. La OMS también ayuda a los sanitarios en los lugares de tratamiento, proporcionando análisis semanales de los datos y la entrega de kits de diagnóstico rápido y medicamentos a los centros de tratamiento.

La mayoría de estas enfermedades infecciosas que ahora afectan a Sudán del Sur han sido controladas o erradicadas de la mayor parte de África, pero todavía están causando epidemias en el sur debido a las malas condiciones socioeconómicas. Cuando los países son golpeados por conflictos o desastres naturales, exacerbados por sistemas de salud deficientes, hacinamiento y desplazamiento de la población, son más vulnerables a los brotes de enfermedades infecciosas.

sin-titulo

La OMS apoya el sistema de alerta temprana y de la respuesta EWARS (Early Warning Alert and Response System), una red de información asociada con apoyo estático y móvil, para mejorar la detección de brotes de enfermedades en las poblaciones.

http://www.who.int/features/2016/south-sudan-multiple-disease-outbreaks/en/