Centenario de la “gripe española”

Centenario de la “gripe española” (1918-2018),

10.1Por su interés y actualidad AMYS reproduce una oportuna revisión realizada por la bióloga Sarah Helper (Research And Development Technician, Hardy Diagnostics) con motivo del 100 aniversario de la “gripe española” (1918-2018), y publicada en el boletín (newsletter) ”online” microBYTES del laboratorio de diagnóstico microbiológico Hardy Diagnostics en el número de mayo de 2018 (http://hardydiagnostics.com/newsletters/may-2018/)

Se puede recordar la “gripe porcina” H1N1 que surgió en 2009. Si bien la gripe estacional normalmente deja al paciente miserable durante una o dos semanas, la gripe porcina acabó con la vida de más de 12.000 ciudadanos de EE. UU., y unas 575.000 personas en todo el mundo. Pero, pocos, si alguno, recordarían la pandemia de gripe española que ocurrió hace 100 años, iInfectando aproximadamente 500 millones, que devastó al mundo entero, matando a unos 50 millones de individuos de 1918 a 1919.

10.2En un solo año, esta gripe mató a más personas que cuatro años de bajas militares y civiles durante la Primera Guerra Mundial.


Tal vez, una de las tendencias más turbadoras de la temporada de gripe de 1918 fue que no solo reclamó la vida de los jóvenes, los ancianos y los inmunodeprimidos, sino también de adultos aparentemente sanos, con una tasa de mortalidad global entre los infectados del 10-20%. Casi una tercera parte de la población mundial se infectó con esta pandemia, lo que provocó una disminución de casi el 3-6% de la población de todo el mundo. Se cree que algunas de las muertes podrían deberse a dosis excesivamente grandes de aspirina que se administraba comúnmente en ese momento. Además, la falta de antibióticos para tratar las infecciones bacterianas secundarias contribuyó a esta alta tasa de mortalidad.

10.3El primer caso de la gripe española en los Estados Unidos fue registrado el 11 de marzo de 1918 en un soldado en Fort Riley, Kansas. En cuestión de horas, los soldados que estaban muy cerca caían como moscas. Los enfermos experimentaron un inicio repentino con manifestaciones de fiebre, enfermedad gastrointestinal y hemorragia. Muchos fueron víctimas de neumonía viral y edema pulmonar. La segunda ola más mortífera comenzó en septiembre de 1918 en Boston. Mientras la Primera Guerra Mundial llegaba a su fin, la enfermedad se extendió como un reguero de pólvora a través de Europa occidental, Rusia, el este de Asia y el norte de África. Debido a la gran demanda, las ciudades se quedaron sin ataúdes y recurrieron a fosas comunes. La gripe no vio fronteras; incluso el rey de España, Alfonso XIII, y el presidente de los Estados Unidos, Woodrow Wilson, enfermaron. La tercera ola comenzó en enero de 1919, cuando finalmente llegó a Australia, pero se agotó en el verano.

 

Las autoridades de salud pública de la época estaban desconcertadas por el agente causante de la gripe española. Los médicos intentaron administrar vacunas contra estreptococos, neumococos y Haemophilus influenzae que demostraron ser inútiles. Algunos intentaron enjuagues con varios productos químicos, incluido el bicarbonato de sodio, el ácido bórico y el peróxido de hidrógeno. Los remedios caseros rurales incluían cataplasmas de grasa de ganso y dieta de cebollas.

10.xLa Asociación Estadounidense de Salud Pública aconsejó una buena higiene, como lavarse las manos y evitar compartir los cubiertos. Se cerraron escuelas y negocios, las bibliotecas dejaron de prestar libros y se prohibió escupir para prevenir la transmisión de la enfermedad.

Avanzando 100 años, con la ayuda de la biología molecular y el conocimiento de la epidemiología, los científicos pueden rastrear los orígenes de la gripe española. La “gripe española” es un nombre inapropiado en sí mismo; primero llegó a América, Europa y Asia en la primavera de 1918. Mientras que otros países suprimieron la cobertura de los medios de la pandemia, no queriendo mostrar debilidad al enemigo durante la Primera Guerra Mundial, España (siendo neutral) no lo hizo. Cuando la enfermedad llegó a los titulares en mayo de 1918, España asumió la culpa.


Desde un punto de vista molecular, se cree que esta cepa particular se deriva de un virus de la gripe aviar. La secuenciación del ARN muestra que entró en la población humana aproximadamente en 1915 pero no causó enfermedad significativa hasta 1918. Aun así, los humanos no habían estado expuestos a esta cepa, lo que resultó en una epidemia particularmente mortal, en parte debido a su capacidad de infectar y causar daño sustancial a los pulmones a través de una “cascada de citoquinas” desencadenada por una respuesta inmune hiperactiva.

10.4Aunque la gripe porcina de 2009 se conoce coloquialmente como “H1N1”, la gripe española también es subtipo H1N1. El término H1N1 se refiere al tipo de proteínas de hemaglutinina “HA” y neuraminidasa “NA” que identifican los virus de influenza tipo A. Los virus de influenza tipo A se encuentran en cerdos, aves de corral domésticas, aves silvestres y otros animales. Los virus de tipo B, que se clasifican por linaje en lugar de por subtipo, infectan a los humanos junto con los virus de tipo A, pero no infectan a los animales. Otros virus tipo A de preocupación incluyen H2N2, H5N1, H7N9 y el virus H3N2 de esta temporada más reciente. El virus de la gripe H1N1 que hizo el salto de las aves a los humanos a principios del siglo XX continuó circulando en humanos y actualmente reside en cerdos. Ahora, la gripe española H1N1 tiene cuatro descendientes; dos virus H1N1 y dos virus H3N2.

No hay duda de que la gripe española fue un evento trágico que sacudió al mundo. El virus de la gripe influenza todavía circula, mutando rápidamente, pero los humanos ahora responden produciendo una vacuna cada año. Las vacunas contra la gripe son trivalentes, lo que significa que inmunizan contra un virus tipo A H1N1, un virus tipo A H3N2 y un virus de la gripe B. Estas son las cepas más comúnmente diseminadas a través de los humanos. Hace cien años, el mundo no era tan afortunado de haber desarrollado una vacuna contra la gripe. Las vacunas han revolucionado realmente la industria de la salud y han salvado miles de millones de vidas. Si bien las tasas de éxito de las vacunas contra la influenza han sido inferiores a las deseadas (40-50%) debido a la incertidumbre de predecir qué variedades prevalecerán en un año determinado, se puede reforzar su protección y la de las personas a su alrededor vacunándose en el lugar correspondiente, ya que la vacuna contra la gripe disminuye la gravedad de la enfermedad, incluso si no logra prevenirla.

Las cepas de gripe más recientes no han sido tan virulentas, la vacunación y la buena higiene son la mejor forma de prevenir enfermedades para las personas con mayor riesgo de complicaciones de la gripe, como niños pequeños, ancianos y personas inmunodeprimidas. En 1918, la combinación de virulencia y falta de inmunización mató a 50 millones de personas. En 2018, tenemos los medios para prevenir otra devastadora epidemia de gripe.

Sarah Hepler. R&D Microbiologists. Hardy Diagnostics, May, 2018.  © 2018, Hardy Diagnostics,

 

Referencias consultadas por la autora:

https://academic.oup.com/cid/article/52/suppl_1/S75/499147

https://emergency.cdc.gov/han/han00409.asp

https://wwwnc.cdc.gov/eid/article/12/1/05-0979_article

https://www.cdc.gov/flu/about/viruses/transmission.htm

https://www.history.com/news/ask-history/why-was-it-called-the-spanish-flu

https://academic.oup.com/cid/article/47/5/668/296225

https://www.historyofvaccines.org/content/blog/spanish-influenza-pandemic-and-vaccines

http://www.pnas.org/content/96/4/1651.full

https://www.cdc.gov/flu/about/viruses/types.htm

https://www.history.com/topics/1918-flu-pandemic

https://www.nationalgeographic.com/archaeology-and-history/magazine/2018/03-04/history-spanish-flu-pandemic/

https://www.history.com/news/spanish-flu

http://history-world.org/spanish_influenza_of_1918.htm

https://www.cdc.gov/flu/protect/keyfacts.htm

https://www.cdc.gov/features/1918-flu-pandemic/index.html

https://www.cdc.gov/flu/spotlights/pandemic-global-estimates.htm

https://www.scripps.edu/news/press/2014/20140227oldstonerosen.htm

A cerca de Hardy Diagnostics

10.5Jay Hardy, un científico de laboratorio clínico, fundó la compañía Hardy Diagnostics, en 1980, en la costa central de California. El compromiso es la producción y distribuir productos de calidad para la detección de microorganismos en el laboratorio, con el fin de diagnosticar y prevenir enfermedades infecciosas.

Actualmente, la Compañía tiene 350 empleados, de los cuales 280 tienen su sede en Santa María, California (Sede y fabricación 1430 West McCoy Lane, Santa Maria, CA). Muchas de los puestos de trabajo requieren un título o capacitación avanzada en microbiología, bioquímica, tecnología médica, ciencias de laboratorio, o ingeniería industrial.

 

10.6Hardy Diagnostics fabrica medios de cultivo y equipos de identificación rápida de microorganismos como bacterias y hongos (Escherichia coli, Candida, Salmonella, Staphylococcus, Listeria, Streptococcus) en laboratorios clínicos, de investigación, de alimentos y farmacéuticos. Estos medios se empaquetan en placas de Petri, tubos de vidrio, frascos y botellines.


Hoy día, Hardy Diagnostics fabrica más de 2 700 productos diferentes utilizados en el laboratorio de microbiología. La compañía tiene licencia de la FDA (
Administración de Alimentos y Medicamentos) de EE.UU. como fabricante de dispositivos médicos in vitro y el Certificado ISO 13485. Hay dos instalaciones de fabricación de medios de cultivo: Santa María, California y Springboro, Ohio. Los colorantes para tinciones automáticas de extensiones en portaobjetos se fabrican en Wichita Falls, Texas.

Desde un punto de vista económico, la compañía ha mantenido una tasa de crecimiento constante de 6 a 18% por año. Desde el principio, la compañía ha incrementado sus ventas todos los años sin excepción. Las ventas actuales anuales son de unos $ 50 millones. La compañía ha producido ganancias cada año desde su comienzo en 1980.
10.7