Cepa de lepra, todavía circulante, encontrada en peregrinos medievales

1 Los autores de un trabajo publicado en PLOS Neglected Tropical Diseases, firmado por Simon Roffey y 8 autores más de las Universidades de Surrey (UK), Winchester, Durham, Oxford, Cambridge, y del NERC Isotope Geosciences Laboratory, examinaron los restos de una excavación de un peregrino enterrado en el hospital medieval de lepra de Santa María Magdalena de Winchester, notable por el gran número de individuos enterrados que presentan lesiones esqueléticas características de la lepra (86%). El individuo era un varón adulto joven, de unos 18-25 años en el momento de la muerte. El esqueleto de este estudio fue enterrado con una concha de vieira lo que indica que probablemente había hecho una peregrinación a Santiago de Compostela en España.

La datación por radiocarbono mostró que los restos eran de los siglos XI-XII, época en que las peregrinaciones estaban en su apogeo en Europa. 2 Varias pruebas relacionadas con el tipo de entierro sugirieron que se trataba de un individuo con recursos y prestigio que fue enterrado dentro del cementerio de la leprosería. El esqueleto mostró señales claras de lepra en los huesos de los pies y de las piernas; no obstante, las pruebas moleculares realizadas en de varios elementos esqueléticos, incluidos los huesos no implicados, mostraron ADN de Mycobacterium leprae, en consonancia con la forma lepromatosa o multibacilar de la enfermedad. Durante su vida, esta persona, casi con toda seguridad, había sufrido múltiples lesiones de tejidos blandos.

3 El genotipado de M. leprae demostró que pertenecía al linaje 2F, hoy asociado a casos de la enfermedad en el sur y el oeste de Asia. Como la mayoría de las cepas de lepra encontradas en el cementerio pertenecen al genotipo 3I, el hecho sugiere que los colonos de la zona podrían haber llevado la cepa a la región inglesa o que el peregrino la adquirió en sus viajes.

Los investigadores también observaron que el genoma de M. leprae no ha cambiado mucho desde que la enfermedad alcanzó su punto máximo en la Europa medieval, lo que podría explicar la disminución de la transmisión de la enfermedad. Durante el examen osteológico del peregrino se observó que el cráneo y las características faciales mostraban una morfología atípica para las islas británicas y poblaciones del norte de Europa. Posteriormente, los análisis isotópicos geoquímicos realizados sobre el esmalte de los dientes indicaron que este individuo no era de la región de Winchester, aunque no fue posible especificar más su origen geográfico.

En conjunto, estos hallazgos confirman los beneficios de un enfoque científico multidisciplinar que permite ampliar la investigación sobre la relación entre la lepra, la peregrinación medieval y la transmisión de la bacteria.

Roffey S, et al. Investigation of a Medieval Pilgrim Burial Excavated from the Leprosarium of St Mary Magdalen Winchester, UK. PLoS Negl Trop Dis 2017; 11(1): e0005186.

https://doi.org/10.1371/journal.pntd.0005186