Clostridiodes difficile en niños

Guía para detección y prevención de Clostridiodes difficile en niños

 

4.1La Society for Healthcare Epidemiology of America ha publicado nuevas pautas para detectar y prevenir Clostridioides difficile en un entorno de UCI neonatal.


Las infecciones por
C. difficile son una de las infecciones más comunes asociadas a la atención médica, pero rara vez se identifican en enfermos menores de un año debido a factores protectores en los sistemas digestivos de los niños que resisten los efectos de sus toxinas. Esto significa que las pruebas de laboratorio para C. difficile en niños pequeños son difíciles de interpretar ya que muchos pueden mostrar pruebas de la bacteria sin síntomas.

Por tanto, los recién nacidos requieren diagnósticos especiales y consideraciones de tratamiento para la diarrea infecciosa por Clostridioides difficile, según un nuevo documento basado en pruebas publicado el 30.08.2018 en Infection Control & Hospital Epidemiology, la Society for Healthcare Epidemiology de América.

La publicación junto con el lanzamiento de una revisión complementaria por el Comité Asesor de Prácticas de Control de Infección de Salud (HICPAC) de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), recomienda no realizar pruebas de manera habitual para C. difficile en enfermos neonatales y sugiere evaluar primero las causas más comunes de diarrea.

4.2Este documento (libro blanco) es el primero de una serie planificada de informes que sintetizarán la investigación más reciente y mejor en prevención de infecciones para garantizar que proporcionamos atención basada en la información más reciente y la opinión de expertos.

El libro blanco también proporciona respuestas prácticas, basadas en la opinión de expertos, a preguntas frecuentes sobre la detección y prevención de C. difficile en la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN). El formato de preguntas y respuestas recoge la higiene de las manos, las precauciones de contacto, así como la limpieza y la desinfección en la UCIN.

Según los autores, los programas coordinados de administración de antibióticos para mejorar el uso apropiado de estos fármacos han demostrado una repercusión beneficiosa en los acontecimientos adversos observados en la UCIN y deben continuar aunque no haya pruebas específicas sobre la repercusión sobre las infecciones por C. difficile en enferms neonatales.

En el libro blanco, los autores no recomiendan realizar pruebas de manera habitual para C. difficile en enfermos de UCI neonatales, entre otras razones por la alta prevalencia de portadores asintomáticos de C. difficile toxicogénico en menores de 12 meses, lo que sugiere que los niños deben someterse a pruebas de detección de causas más comunes de diarrea. El test de CDI se deberá hacer si hay pruebas de colitis pseudomembranosa o si el niño tiene diarrea significativa y se han excluido otras causas de diarrea.

4.3Las causas no infecciosas de la diarrea deben investigarse primero, y también norovirus, rotavirus, adenovirus y enterovirus. Las pruebas de cultivo de heces bacterianas se recomiendan para los bebés ingresados en la UCIN o aquellos que posiblemente hayan estado expuestos a enteritis bacteriana.


Los autores también publican pautas sobre los mejores métodos para tratar la ICD en enfermos en la UNIN y el régimen de higiene de las manos preferido para la gestión de enfermos que dan positivo para ICD en un entorno sin brotes. Esto incluye el uso de agua y jabón sobre el desinfectante a base de alcohol para la entrada y salida de la habitación.

Las directrices también incluyeron el tipo apropiado de aislamiento y su duración para niños con una prueba positiva de C. difficile junto con la estrategia de limpieza y desinfección apropiada para C. difficile en la UCIN.

Sandora TJ, et al. SHEA neonatal intensive care unit (NICU) white paper series: Practical approaches to Clostridioides difficile prevention. Infect Control Hosp Epidemiol. 2018; doi:10.1017/ice.2018.209.

 

 

4.4

Sociedad para la Epidemiología de la Atención Médica de América

La Society for Healthcare Epidemiology of America (SHEA) es una sociedad profesional que representa a más de 2,000 médicos y otros profesionales de la salud de todo el mundo que poseen experiencia y devoción por la epidemiología de la salud, la prevención de infecciones y la administración de antimicrobianos.

El trabajo de la Sociedad mejora la salud pública mediante el establecimiento de medidas de prevención de infecciones y el apoyo a la administración de antibióticos en hospitales y sistemas de salud. Esto se logra mediante estudios de investigación, traducción de la investigación en la práctica clínica, desarrollo de políticas basadas en pruebas, la optimización de la administración de antibióticos y el avance en el campo de la epidemiología de la asistencia sanitaria.

La SHEA y sus miembros se esfuerzan por mejorar los resultados de los enfermos y crear un futuro más seguro y saludable para todos.

www.shea-online.org, www.facebook.com/SHEApreventingHAIs and @SHEA_Epi.