Día europeo para el uso prudente de los antibíoticos

Sin título
Se estima que en la Unión Europea (E.U.) más de 25.000 muertes anuales son debidas a bacterias multi-resistentes, con unos costes añadidos de aproximadamente 1.500 millones de euros por cuidados extras hospitalarios, cuidados médicos y pérdidas en la productividad. Los datos más recientes confirman que el número de enfermos infectados por bacterias resistentes crece continuamente. Usar con prudencia los antibióticos puede ayudar a detener el desarrollo de bacterias resistentes y conseguir que los mismos mantengan su eficacia para las generaciones venideras.

Día Europeo para el Uso Prudente de los Antibióticos

El European Centre for Disease Prevention and Copntrol (eCDC), todos los años, cada 18 de noviembre,Sin título como una iniciativa europea de salud pública, celebra el día europeo para el uso prudente de los antibióticos, como una campaña de sensibilización dirigida a profesionales, instituciones, autoridades y población general de todos los países de la U.E. centrada en el objetivo de alcanzar un uso más prudente de estos fármacos y disminuir su consumo innecesario ante la amenaza que supone para la salud pública la resistencia bacteriana.

http://www.aemps.gob.es/laAEMPS/eventos/AEMPS/2015/J-dia-europeo-uso-prudente-antibioticos-2015.htm

En nuestro país, muchas entidades científicas promueven actos, estudios y publicaciones con el mismo objetivo. El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad de España (MSSSI), como miembro de un país europeo, al tiempo que los demás, a través de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios que coordina el Plan Nacional frente a la Resistencia a los Antibióticos, desarrolla también el día 18 de noviembre, numerosas actividades a favor del uso racional y prudente de los antibióticos.

Entre otros actos está la Jornada del Día Europeo para el Uso Prudente de los Antibióticos, de carácter divulgativo y científico a celebrar el 18 de noviembre de 2015 en Salón de Actos de la Sede del MSSSI, Paseo del Prado, 18- 20. 28014. Madrid.Sin título

La jornada tiene un carácter público y abierto a cualquier persona interesada en el problema de la resistencia a los antibióticos. El diseño del programa se encuentra especialmente dirigido a los responsables de las administraciones públicas, profesionales sanitarios de la salud humana y veterinaria, miembros de las sociedades científicas, organizaciones colegiales, universidades y comités directamente implicados en el desarrollo del Plan Nacional.

http://www.aemps.gob.es/laAEMPS/eventos/AEMPS/2015/J-dia-europeo-uso-prudente-antibioticos-2015.htm

En el anuncio del acontecimiento se puede leer lo siguiente:

“el desarrollo de resistencia a los antibióticos es considerado, en la actualidad, como uno de los mayores problemas de salud pública que tenemos que afrontar, y es responsabilidad de cada uno de nosotros hacer un uso prudente de estos para asegurar su eficacia. El problema nos afecta a todos, salud humana y animal, así como a la ganadería, agricultura, medioambiente y comercio.

 

Todas las organizaciones internacionales dedicadas a proteger la salud de la población, reconocen la importancia de promover medidas para preservar la eficacia de los antibióticos, frente al desarrollo constante de las resistencias bacterianas. En España, en el año 2014 el pleno del Consejo Interterritorial del SNS y el pleno de la Conferencia Sectorial del Ministerio de Agricultura, aprobaron el Plan Nacional de Resistencia a Antibióticos, con el objetivo de reducir el riesgo de selección y diseminación de resistencias a los antibióticos”

Sin título

AMYS (Asociación de Microbiología y Salud) también apoya y se asocia a estas actividades que se enmarcan en el ámbito de sus fines. Las siguientes frases pensamos que pueden ser útiles para reflexionar sobre el tema:

 

  • Prevenir resistencias es un derecho y una obligación como enfermo y como consumidor.
  • Los antibióticos curan infecciones pero pasan factura individual y colectiva, úsalos bien y solo si son necesarios.
  • La resistencia a los antibióticos está poniendo al mundo en riesgo de volver a los días sombríos de la era pre-antibiótica.
  • Muchos avances médicos no serían posibles sin antibióticos eficaces (trasplantes de órganos, cirugía larga y complicada, implantes protésicos, quimioterapia del cáncer)
  • Si nada cambia, la Organización Mundial de la Salud predice que el futuro se va a parecer mucho al pasado, donde las personas pueden morir por simples lesiones menores que se infectan.
  • El World Economic Forum (WEF), reconoce en un informe que “uno de los mayores riesgo para la salud humana proviene de las bacterias resistentes a los antibióticos”
  • Los antibióticos: una gran adicción que deja huellas negativas.
  • La resistencia a los antibióticos es inevitable pero reducible. ¡Llevémosla al límite!
  • Más del 60% de las infecciones respiratorias que ocurren en niños menores de 10 años no necesitan antibióticos porque están producidas por virus.
  • Un buen diagnóstico microbiológico ahorra dinero y evita las resistencias.
  • Nuestra historia de inclinación con los antibióticos está contribuyendo a una resistencia global muy peligrosa a los mismos.
  • La aparición de una bacteria resistente en cualquier lugar del planeta tiene posibilidades de convertirse en un problema global.
  • No damos crédito a las bacterias por ser capaces de cambiar y adaptarse tan rápido.
  • La investigación en antibióticos se encuentra en una difícil encrucijada debido a las dificultades para obtener nuevos compuestos y no ser esta rentable para las empresas especializadas.
  • ¡Cuídate! No tomes antibióticos innecesarios.
  • Lo antibióticos son un bien escaso ¡Consérvalos!

 

 

CINCO PUNTOS A TENER EN CUENTA EN LA TERAPIA ANTIBIÓTICA PARA MINIMIZAR LA RESISTENCIA

1.- Limitar las prescripciones antibioticas a las indicaciones basadas en pruebas

2.- Cuando sea posible ayúdate de la Microbiología

3.- Es fundamental pensar en antibióticos de espectro reducido

4.- Dosis y esquema terapéutico según el lugar y el tipo de infección

5.- Duración adecuada de la terapia antibiótica, pero la menor posible