Día Mundial de la Tuberculosis

1 Cada año, el 24 de marzo se conmemora el Día Mundial de la Tuberculosis. Este evento anual recuerda la fecha de 1882 cuando el Dr. Robert Koch anunció que había descubierto el Mycobacterium tuberculosis, el bacilo causante de la tuberculosis (TB), que en aquella época causaba la muerte a una de cada siete personas que vivían en los Estados Unidos y Europa. Un siglo después, en 1982 la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Unión Internacional contra la Tuberculosis y las Enfermedades Pulmonares (IUATLD) patrocinaron el primer Día Mundial de la Tuberculosis. El principal objetivo era educar al público sobre las devastadoras consecuencias económicas y la repercusión sobre la salud global de la población que causa esta enfermedad infecciosa, y su efecto especial en los países en desarrollo. Cada año, este día relacionado con la TB ha tenido un lema, siendo “Únete para el fin de la tuberculosis” el de 2017.

En la actualidad, el Día Mundial de la Tuberculosis se conmemora en todo el mundo con actividades tan diversas como los lugares donde se realizan. Entre las enfermedades infecciosas, la tuberculosis (la TB, la TB asociada a la infección por el VIH y la TB multirresistente) representa una amenaza para el desarrollo y la 2seguridad sanitaria mundial. El año pasado, la OMS informó que 10,4 millones de personas enfermaron de TB, siendo causa de importante de letalidad en adultos de todo el mundo, con unos 1,4 millones de muertes anuales relacionadas.

La OMS pide a los gobiernos, las comunidades, la sociedad civil y el sector privado que actúen «Unidos para poner fin a la tuberculosis». La OMS y sus asociados están promoviendo el diálogo y la colaboración para unir a las personas y las comunidades mediante esfuerzos y enfoques nuevos con miras a poner fin a la epidemia de tuberculosis. Estos esfuerzos de muchas disciplinas y multisectoriales permiten, de manera general, acelerar los progresos hacia el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), contribuyendo al mismo tiempo a otras esferas, como la eliminación de la pobreza y la promoción de la cobertura sanitaria universal, la salud materna e infantil, la protección social y la justicia. Se pretende poner fin a la epidemia de la enfermedad para el año 2030.

Mientras no se logre eliminar la tuberculosis, el Día Mundial de la Tuberculosis no podrá ser motivo de celebración. Pero aún así, es una oportunidad valiosa para educar al público sobre la devastación que la tuberculosis puede causar y la forma en que se puede detener.