Ébola Fin de brote Congo

Fin del brote de Ébola en la República Democrática del Congo

El último brote del mortal virus del Ébola en el Congo ha terminado, según ha anunciado el Ministerio de Salud el 24 de julio el martes, desde Kinsasa, después de un período de observación de 42 días sin registrar nuevos casos confirmados.

2.1Según el Ministro de Salud, Dr. Oly Ilunga Kalenga, aunque la magnitud de la crisis no tenía precedentes, la velocidad y la efectividad de la respuesta implementada por el gobierno y sus socios fueron excepcionales.

El brote que se centró inicialmente en la ciudad de Bikoro, de difícil acceso, supuso un serio reto cuando alcanzó a la ciudad de Mbandaka a unos 80 kilómetros de distancia y con más de 1 millón de personas. La ciudad se encuentra en el río Congo aguas arriba de la capital, Kinshasa y existía la preocupación de que el virus se propagara no solo dentro del país sino también a países vecinos, incluida la República Centroafricana.

Los otros casos iniciales se dieron en áreas rurales remotas y de difícil acceso sin infraestructura básica, como la electricidad, lo que dificulta aún más el esfuerzo de vacunación.

2.2La Organización Mundial de la Salud, que jugó un papel importante en la respuesta al brote y la entrega de las vacunas, ha felicitado al Congo por su actuación. El brote fue contenido debido a los esfuerzos incansables de los equipos locales, el apoyo de sus socios de la crisis, la generosidad de los donantes medios y el liderazgo efectivo del ministerio de salud.

También Oly Ilunga Kalenga ha mostrado su agradecimiento a todos los sanitarios del país por su profesionalidad y gran esfuerzo en la contención del brote,

En el brote, declarado oficialmente el 8 de mayo en la provincia de Equateur al noroeste del país, h 54 casos de Ébola, incluyendo 33 muertes.

Los funcionarios de salud han dicho que una respuesta internacional rápida y la vacunación por primera vez de más de 3.300 personas en anillo fueron los principales factores para contener el brote, la noveno en el Congo desde que se identificó por primera vez la fiebre hemorrágica en 1976. Las instalaciones de tratamiento en cada una de las áreas afectadas fueron abastecidas con la vacuna, Merck’s V920, que no ha sido aprobada en ningún país hasta la fecha. Merck, que ha almacenado más de 300,000 dosis, donó cerca de 7.500 de ellas a la República Democrática del Congo para combatir el brote. La campaña de vacunación voluntaria comenzó el 21 de mayo en Mbandaka, con las primeras dosis administradas a los trabajadores de atención médica de primera línea y luego a todas las personas que tuvieron contacto con casos confirmados de Ébola o contactos de esas personas.