Escherichia coli con el gen mcr-1 en China

1Ya son comunes en muchos países las infecciones por bacterias que son resistentes a los carbapenemes y en estos casos sólo un pequeño número de antibióticos son eficaces, incluyendo la colistina. En 2015, el gen mcr-1, que confiere resistencia a la colistina, fue descubierto en China y posteriormente identificado en otros países como Vietnam, Estados Unidos, Dinamarca, Alemania, Italia y España, que acarrea el riesgo de resistencia combinada colistina-carbapenemes.

Ahora China se prepara para introducir la colistina por primera vez en medicina humana. Este antibiótico se ha utilizado en agricultura desde la década de 1980, y ahora ha sido prohibido para ese fin para dar prioridad a su eficacia en humanos. Relacionado con el tema, se han publicado en la última semana de enero dos estudios en The Lancet Infectious Diseases que proporcionan pruebas de la amplitud de la diseminación del gen mcr-1 en bacterias causantes de infecciones en humanasen el país.

2 En el primer estudio, firmado en primer lugar por el Dr. Yang Wang (Beijing Advanced Innovation Center for Food Nutrition and Human Health, College of Veterinary Medicine, China Agricultural University, Beijing, China), los autores introducen el tema afirmando que el gen mcr-1 confiere resistencia transferible a la colistina. Las Enterobacteriaceae mcr-1-positivas (MCRPE) han atraído considerable la atención médica, mediática y política; sin embargo, hasta el momento los estudios no se han aproximado a su repercusión clínica. En el trabajo se describe la prevalencia de MCRPE en las infecciones y portadores humanos, la asociación clínica de la infección por Escherichia coli mcr-1-positiva (MCRPEC) y los factores de riesgo para los portadores de MCRPEC.

El estudio se llevó a cabo en dos hospitales de Zhejiang y Guangdong. Se realizó una evaluación transversal retrospectiva de la prevalencia de infección por MCRPE a partir de aislados de bacterias gramnegativas recogidas en los hospitales desde 2007 a 2015 (estudio de prevalencia). También se 3realizó un estudio retrospectivo de casos y controles de los factores de riesgo de infección y mortalidad después de la misma, usando todos los MCRPEC de aislados de infección y una muestra aleatoria de infecciones por E. coli mcr-1-negativo de una colección retrospectiva entre 2012 y 2015 (estudio de infección). También se realizó un estudio prospectivo de casos y controles para evaluar los factores de riesgo para portadores de MCRPEC en frotis rectales de enfermos hospitalizados con MCRPEC y mcr-1 negativos, recogidos entre mayo y diciembre de 2015, en comparación con los aislados mcr-1 negativos de obtenidos de hisopos rectales de enfermos hospitalizados (estudio de colonización). Las cepas se analizaron para determinar la resistencia a los antibióticos, tipificación de plásmidos, y análisis de transferencia, y sus relaciones.

Los investigadores identificaron 21 621 aislados no duplicados de Enterobacteriaceae, Acinetobacter spp. y Pseudomonas aeruginosa de 18 698 enfermos hospitalizados y 2 923 voluntarios sanos. De 17 498 aislados asociados con la infección, mcr-1 se detectó en 76 (1%) de 5332 cepas de E. coli, 13 (<1%) de 348 Klebsiella pneumoniae, una (<1%) de 890 Enterobacter 4cloacae y una 1%) de 162 Enterobacter aerogenes. Para el estudio de la infección, se incluyeron 76 aislados de E. coli mcr-1 positivos y 508 aislados mcr-1-negativos. En general, la infección por MCRPEC se asoció con el sexo masculino (209 [41%] frente a 47 [63%],  p = 0.011), inmunosupresión (30 [6%] frente a 11 [15%] p = 0.011 ) y el uso de antibióticos, particularmente los carbapenemes (45 [9%] frente a 18 [24%],  p = 0.002) y fluoroquinolonas (95 [19%] frente a 23 [30%] p = 0.017), antes del ingreso al hospital. Para el estudio de colonización, se seleccionaron 2 923 frotis rectales de voluntarios sanos, de los cuales 19 fueron MCRPEC y 1200 frotis rectales de enfermos, de los cuales 35 fueron MCRPEC. El uso de antibióticos antes del ingreso hospitalario (p <0.0001) y el hecho de vivir junto a una granja (p = 0.03, prueba univariable) se asociaron con los portadores de MCRPEC en 35 enfermos en comparación con 378 con colonización por E. coli mcr-1 negativo. Mcr-1 pudo ser transferido entre las bacterias a frecuencias altas (10-1 a 10-3), y los tipos de plásmido y MCRPEC tipo  MLSTs (multi-locus secuencia) fueron más variables en Guangdong que en Zhejiang.

Yang Wang, et al. Prevalence, risk factors, outcomes, and molecular epidemiology of mcr-1-positive Enterobacteriaceae in patients and healthy adults from China: an epidemiological and clinical study. Lancet Infect Dis 2017; January 27.

DOI: http://dx.doi.org/10.1016/S1473-3099(16)30527-8

http://www.thelancet.com/journals/laninf/article/PIIS1473-3099%2816%2930527-8/fulltext

5   En el segundo estudio publicado, cuyo primer autor es Jingjinng Quan (Department of Infectious Diseases, Sir Run Run Shaw Hospital, College of Medicine, Zhejiang University, Hangzhou, China), se recogieron aislados clínicos de Escherichia coli y Klebsiella pneumoniae de enfermos con bacteriemia en 28 hospitales de China, luego se analizó la resistencia a la colistina por microdilución en caldo y la presencia del gen mcr-1 por amplificación de ADN (PCR). Los aislados mcr-1 positivos se sometieron a genotipificación, pruebas de sensibilidad a los antimicrobianos y análisis de datos clínicos. Se estableció la localización génica del mcr-1 con hibridación por Southern blot, y se analizaron los plásmidos que contenían mcr-1 con filtro de apareamineto, electroporación, y secuenciación del ADN.

El número total de aislados fue de 2066: 1495 E. coli y 571 K. pneumoniae. De los 1495 E. coli aislados, 20 (1%) fueron mcr-1-positivo, mientras que se detectó sólo un mcr-1 (<1%) positivo entre los 571 K pneumoniae. Todos los aislados de E. coli y K. pneumoniae positivos para mcr-1 fueron resistentes a la colistina, con valores de CMI 4-32 mg / L, excepto para un aislado de E. coli que tenía una CMI ≤ 0,06 mg / L. Todos los 21 mcr-1 positivos fueron sensibles a la tigeciclina y 20 aislados (95%) fueron sensibles a los carbapenemes y a  piperacilina y tazobactam combinados con inhibidores de las β-lactamasas. Un aislado de E. coli mcr-1 también produjo la enzima NDM-5, que confiere resistencia a los antibióticos beta-lactámicos. Los aislados positivos para 21 mcr-1 fueron clonalmente diversos y portaban mcr-1 en dos tipos de plásmidos, un plásmido IncX4 de 33 kb y un plásmido Inc12 de 61 kb. La mortalidad a los 30 días de los enfermos con bacteriemias causadas por cepas positivas para mcr-1 fue cero.

 

Jingjinng Quan, et la. Prevalence of mcr-1 in Escherichia coli and Klebsiella pneumoniae recovered from bloodstream infections in China: a multicentre longitudinal study. Lancet Infect Dis 2017; January 27. doi:  http://dx.doi.org/10.1016/S1473-3099(16)30528-X

http://www.thelancet.com/journals/laninf/article/PIIS1473-3099(16)30528-X/fulltext