Estrategia para futuras vacunas contra Salmonella.

Salmonella
Salmonella Typhi, es una cepa bacteriana que causa la fiebre entérica potencialmente mortal en África y partes de Asia. Otras cepas de Salmonella son capaces de causar gastroenteritis o salmonelosis invasora, sobre todo en África subsahariana, donde ha emergido en los últimos 10 años, afectando principalmente a niños pequeños, ancianos y personas VIH positivas, básicamente personas con sistemas inmunológicos deprimidos. Estas infecciones pueden ser mortales en el 20-25 por ciento de las personas infectadas sin acceso a atención médica, o que origina, estimándose que son la causa de muerte de un millón de personas cada año en el mundo.

Aunque actualmente hay algunas vacunas disponibles frente a la Salmonella, ninguna de ellas es práctica para su uso en los países no desarrollados y solo protegen al 50 por ciento de las personas vacunadas.

Desde que se descubrieron células T de memoria no circulantes, se han apresurado los diferentes modelos de enfermedades para saber si son importantes o no, tanto en el cáncer como en las enfermedades infecciosas

Joseph M Benoun
Joseph M. Benoun (UC Davis’s School of Veterinary Medicine), como primer firmante, y trece autores más de las Universidades de California, Melbourne y Connecticut han publicado en la revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences, un interesante artículo sobre la importancia de las células Th1 de memoria no circulantes en el diseño futuro de una vacuna contra Salmonella.

Mientras que las células CD4 Th1 son necesarias para la resistencia a las infecciones intramacrófagos, la transferencia adoptiva de las células Th1 es insuficiente para proteger contra la infección por Salmonella. Usando una cepa de vacuna diana con epítopo de Salmonella, los autores han encontrado que la protección efectiva se correlacionaba con las células T CD4 de memoria expandidas específicas de Salmonella en tejidos circulatorios y no linfoides. Sin embargo, los ratones “naive” que compartían previamente un suministro de sangre con parejas vacunadas carecían de memoria de células T con características de residencia en el tejido y no adquirieron una inmunidad protectora sólida.

Usando un sistema informador YFP-IFN-γ, los científicos identificaron células Th1 en el hígado de ratones inmunizados que mostraban marcadores de residencia tisular, incluidos P2X7, ARTC2, LFA-1 y CD101. La transferencia adoptiva de células de memoria hepática después del bloqueo de ARTC2 aumentó la protección contra bacterias altamente virulentas.

Th1

La vacunación eficaz contra la infección por Salmonella requiere la generación de células T de memoria que puedan reactivarse tras la exposición a bacterias en un entorno natural. No está claro si la inmunidad requiere células T de memoria que patrullen continuamente la sangre, los linfáticos y los tejidos, si las células T no circulantes son importantes, o ambas cosas.

En resumen, los autores demuestran que las células T de memoria, no circulantes, residentes en el tejido, son un componente vital de la inmunidad a la infección por Salmonella y deben ser el foco de las estrategias de vacunas contra Salmonella más efectivas y seguras.

El estudio fue apoyado por subvenciones del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de los NIH norteamericanos y el Consejo Nacional de Salud e Investigación Médica de Australia.

 

Benoun JM, et al. Optimal protection against Salmonella infection requires noncirculating memory. PNAS 2018; 201808339 DOI: 10.1073/pnas.1808339115