Fallece un hombre de Badajoz por el virus Crimea-Congo

Fallece un hombre de Badajoz por el virus Crimea-Congo

11.1Un hombre de 74 años ha fallecido a principios de agosto en el Complejo Asistencial de Ávila a causa de fiebre hemorrágica por el virus Crimea-Congo (FHCCV). El sujeto fue picado por una garrapata el 24 de julio cuando estaba participando en una actividad cinegética en la localidad de Helechosa de los Montes de Badajoz. La picadura de la garrapata hizo sospechar el tipo de infección que fue confirmada por el Centro Nacional de Microbiología del Instituto de Salud Carlos III de Madrid.

Un centenar de personas de Ávila, que han estado en contacto con el fallecido, sobre todo personal sanitario que trabajó en la asistencia del enfermo (médicos, enfermeras, auxiliares, personal de laboratorio) y familiares están en seguimiento médico-epidemiológico por las autoridades sanitarias, aunque sin aislamiento.

El hombre fallecido se convierte en la segunda víctima mortal por esta enfermedad en España, después de que a finales de agosto de 2016 otro varón de 62 años perdiese la vida en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid, después de haber sido picado por ácaros en el campo, en la provincia de Ávila (España). Este segundo caso mortal generó otro secundario de un trabajador sanitario de 50 años de edad que asistió al caso primario durante su ingreso en una UCI. Estos dos últimos sujetos se consideraron los primeros casos clínicos autóctonos de FHCC en España y en el sudoeste de Europa.

11.2Cada año se notifican más de 1.000 casos de FHCC en el sudeste de Europa, los Balcanes y Turquía.

La FHCC es un proceso antropozoonósico con reservorio en mamíferos y aves. Entre los huéspedes del virus de la FHCC figuran una amplia variedad de animales salvajes y domésticos, entre otros vacas, burros, caballos, ovejas, cabras, cerdos, erizo y avestruces. Los pájaros, aunque portadores, parecen ser refractarios a la infección.

El FHCC causa brotes graves de fiebre hemorrágica viral. La tasa de letalidad en los brotes puede llegar hasta el 40%. El virus se transmite al ser humano principalmente a través de garrapatas y del ganado. Puede darse una transmisión entre personas en casos de contacto estrecho con sangre, secreciones, órganos u otros líquidos corporales de los infectados. El principal vector de la enfermedad en Europa es la garrapata Hyalomma marginatum, un tipo especial de ácaro de la familia Ixodidae, aunque se ha aislado por lo menos 30 especies de garrapatas. En Europa se la ha encontrado de manera endémica en Albania, Bulgaria, Chipre, Francia, Grecia, Italia, el territorio de Kosovo, Moldavia, Portugal, Rumania, Rusia, Serbia, Turquía y Ucrania. En 2006 se detectó por primera vez en Holanda y el Sur de Alemania, y en 2011 es España (Extremadura). Las garrapatas actúan a la vez como vector y reservorio del virus y la distribución geográfica de la enfermedad coincide con la distribución global de las garrapatas del género Hyalomma
11.3
.

 

11.4Más datos sobre el virus Crimea-Congo

El agente etiológico de la FHCC es un virus de ARN de cadena sencilla (ssRNA) de sentido negativo de 80-120 nm de largo que pertenece al género Nairovirus de la familia Bunyaviridae junto con hantavirus y flebovirus. Su genoma se compone de tres segmentos, S (núcleo-cápsida pequeño), M (medio, glucoproteína) y L (grande, de la polimerasa), en la que se codifica la información para las proteínas estructurales. El segmento S codifica la proteína FHCC-N, que está asociada con los segmentos del genoma de ARN y es el componente principal del complejo de ribonucleoproteína. La función de la proteína N de aproximadamente 54 kDa es la encapsulación del genoma del virus.

11.5Varios métodos de detección inmunológicos han mostrado que en comparación con otras proteínas virales la proteína N desencadena la respuesta inmune más fuerte. El segmento M de 5673 nucleótidos de longitud contiene la información genética completa para las dos glicoproteínas de Gn y Gc. La proteína L, de unos 210 kDa, codificada en el segmento L que se atribuye la función de ARN polimerasa dependiente de ARN, que se requiere como una enzima para la replicación del genoma.

En los años 70 se pensaba que los virus aislados en diferentes zonas geográficas presentaban características antigénicas similares; sin embargo, los estudios de secuenciación génica han revelado una gran diversidad lo cual iría en contra de un origen reciente del virus. La diversidad encontrada en los estudios genéticos muestra variaciones de un 20%, 31% y 23% en los nucleótidos de los segmentos S, M y L respectivamente.

Teniendo en cuenta el segmento S del genoma, se pueden determinar 6 grupos génicos principales:

  • África Occidental
  • República Democrática del Congo
  • Sudáfrica y África Occidental
  • Asia y Oriente Medio
  • Europa y Turquía
  • Grecia

En España, el análisis filogenético de cepas aisladas en garrapatas tomadas de ciervos de Cáceres (Extremadura) muestra similitudes con las cepas del grupo III Sudáfrica y África Occidental, procedentes de Sudán, Mauritania, Senegal y Sudáfrica.

El diagnóstico temprano de FHCC es indispensable para la terapia y por razones epidemiológica por la alta contagiosidad. Los síntomas clínicos y la anamnesis, en particular los desplazamientos en regiones endémicas con el contacto con garrapatas, sangre o tejidos de animales o de pacientes, son los primeros indicios. El diagnóstico de un caso sospechoso de FHCC debe realizarse en un laboratorio especial con nivel de seguridad biológica 4 para el cultivo de virus y el nivel de seguridad biológica 3 para serología.

El aislamiento del virus en cultivo celular es posible durante los primeros 5 días de la enfermedad. La detección de virus por cultivo celular requiere de 4 a 7 días y no es muy sensible. La determinación mediante pruebas basadas en ácidos nucleicos (RT-PCR) detectar el ARN viral es posible sin tener que cultivar el virus.

El antígeno FHCC-V puede ser detectado por inmunoensayo enzimático (EIA), ensayo de inmunoabsorción ligado a enzimas (ELISA) o la prueba de inhibición de la hemaglutinación (HI), que sólo es posible en unos pocos laboratorios.

La detección en el suero de anticuerpos, que se puede llevar a cabo desde el sexto día de la enfermedad, se realiza generalmente usando inmunofluorescencia con antisuero FHCCV como un método rápido y sensible para la identificación de anticuerpos específicos contra FHCCV. Los anticuerpos IgM son detectables durante 4 meses y la IgG de hasta 5 años después de la infección. Los métodos de detección de anticuerpos puede ser problemáticos cuando los enfermos con un curso mortal no producen anticuerpos.

http://digitalcommons.unl.edu/cgi/viewcontent.cgi?article=1770&context=usgsstaffpub