Fármacos orales para la esclerosis múltiple inhiben la toxina ε del Clostridium perfringens intestinal

1La esclerosis múltiple (EM) es la enfermedad neurológica no traumática más común de los adultos jóvenes en Europa Occidental y América del Norte. Aunque tradicionalmente se considera una enfermedad autoinmune que se centra específicamente en la mielina del sistema nervioso central, cada vez más los investigadores han estado persiguiendo la idea de que las interacciones huésped-patógenos pueden desempeñar un papel en el proceso de esta enfermedad. De hecho, las investigaciones sobre cómo la microbiota del intestino puede desencadenar o modular las recaídas de EM están actualmente en curso. Con el advenimiento de los primeros tratamientos orales para la EM, fingolimod, teriflunomida y fumarato de dimetilo (DMF), ha surgido una pregunta razonable: ¿Estos medicamentos orales poseen propiedades antibacterianas y, de ser así, la modulación de las bacterias intestinales puede contribuir a la protección contra la recaída de MS?

2

Fingolimod y teriflunomide, se consideran agentes antiinflamatorios, mientras que se cree que el fumarato de dimetilo (DMF) desencadena una respuesta antioxidante intensa, protegiendo las células vulnerables durante un ataque de MS. Los autores de un estudio de la Universidad de Rockefeller (NY) y del Weill Cornell Medical College (NY) publicado en Frontiesr on Celular and Infection Microbiology el 26 de enero, cuyo primer firmante es Kareem R. Rumah , propusieron anteriormente que la toxina ε (épsilon) de la bacteria intestinal, Clostridium perfringens, podría iniciar nuevas lesiones de MS debido a su tropismo por la barrera hematoencefálica (BBB) y la mielina del sistema nervioso central.

Debido a que la microbiota intestinal estará expuesta a estas terapias orales antes de la absorción sistémica, los autores del trabajo han tratado determinar si estos compuestos afectan el crecimiento de C. perfringens in vitro. En los resultados muestran que fingolimod, teriflunomida y DMF efectivamente inhiben el crecimiento de C. perfringens. Además, varios compuestos similares en estructura química al DMF, como α y β carbonilos insaturados, también conocidos como aceptores de Michael, inhiben a C. perfringens. La esfingosina, un homólogo de fingolimod, con propiedades antibacterianas conocidas, demostró ser un potente inhibidor de C. perfringens con una CMI similar a la del fingolimod.

3Estos hallazgos sugieren que las terapias actuales orales aprobadas por MS y los compuestos estructuralmente relacionados poseen propiedades antibacterianas que pueden alterar la microbiota intestinal. Además, la inhibición del crecimiento de C. perfringens y el consiguiente bloqueo de la producción de toxina ε pueden contribuir a la eficacia clínica de estos fármacos modificadores de la enfermedad.

El trabajo fue apoyado por el Fondo de Desarrollo Terapéutico Robertson de la Universidad de Rockefeller (RTDF), el Centro para Trastornos del Sistema Digestivo (CDDS), y la Fundación Weill Cornell Tisch Family Research.

Rumah KR, et al. Oral multiple sclerosis drugs inhibit the in vitro growth of epsilon toxin producing gut bacterium, Clostridium perfringens. Front Cell Infect Microbiol 2017; 7:11. doi: 10.3389/fcimb.2017.00011