Fiebre amarilla en Rio de Janeiro

img1
La fiebre amarilla es una enfermedad vírica aguda, hemorrágica, transmitida por mosquitos infectados. El virus es endémico en las zonas tropicales de África y de América Central y Sudamérica. Hay 47 países de África, América Central y Sudamérica en los que la enfermedad es endémica ya sea en todo el país o en algunas regiones.

 

La semana pasada, el 16 de marzo, el estado de Río de Janeiro informó de sus dos primeros casos confirmados de fiebre amarilla autóctona en el municipio de Casimiro de Abreu, ubicado a 135 km de la ciudad de Río de Janeiro. Esto ha llevado a la Secretaría de la Organización Mundial de la Salud a determinar que el Estado de Río de Janeiro, con excepción de las áreas urbanas de la ciudad de Río de Janeiro y Niterói, también debe considerarse en riesgo de transmisión de la fiebre amarilla.

Desde el comienzo del brote de fiebre amarilla en Brasil en diciembre de 2016, se han notificado 1.357 casos (933 sospechosos y 424 confirmados), incluyendo 249 defunciones (112 sospechosas y 137 confirmadas). La tasa de letalidad es del 18,3% entre todos los casos y del 32,3% entre los casos confirmados.

El 24 de enero de 2017, el Centro Nacional de Enlace para el Reglamento Sanitario Internacional (RSI) de Brasil proporcionó a la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) información actualizada sobre la situación de la fiebre amarilla en el país. La distribución geográfica de los casos confirmados se está ampliando, y en la actualidad incluye no solo el Estado de Minas Gerais, sino también los de Espíritu Santo y Sao Paulo.

img2Así, según el probable sitio de infección, el 79% de los casos sospechosos y confirmados fueron notificados en el estado de Minas Gerais (1 057), seguidos de Espíritu Santo (226), Sao Paulo (15), Bahía (7), Tocantins ), Goías (1) y Río Grande do Norte (1). Los casos confirmados se distribuyen en tres estados: Minas Gerais (288), Espíritu Santo (79) y Sao Paulo (4). Según la PAHAO, en la actualidad, en el estado de Minas Gerais, hay una tendencia a la baja de los casos sospechosos y confirmados por cuarta semana consecutiva. Mientras tanto, en el estado de Espíritu Santo los casos han aumentado en la cuatro primeras semanas de 2017 y será necesario seguir observando la evolución de la epidemia.

Como respuesta ante el incremento de casos de fiebre amarilla, en el marco del brote iniciado el año pasado en varios estados de Brasil, la OMS amplió las sus recomendaciones sobre la vacunación a más zonas de los estados de Sao Paulo y Río de Janeiro, aunque manteniendo la excepción sobre las grandes ciudades. Ahora las autoridades brasileñas han identificado 47 municipios en Río de Janeiro como prioritarios para una campaña de vacunación, incluyendo el municipio de Casimiro de Abreu, donde se notificaron los dos casos confirmados.

img3
Además de las 650 000 dosis de vacuna contra la fiebre amarilla distribuidas por el país como parte del suministro habitual para el calendario de vacunación nacional, en enero de 2017 el Ministerio de Salud envió 4,2 millones de dosis a los Estados de Bahía (400 000), Espíritu Santo (1 millón), Minas Gerais (2,4 millones) y Río de Janeiro (350 000). Ahora, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otras asociaciones internacionales van a enviar a Brasil 3,5 millones de vacunas adicionales a fin de contener el brote surgido en el país que se ha cobrado ya la vida de más cien personas, informaron hoy fuentes oficiales.

Fuente PAHO / OMS