Genes de resistencia en bacterias de una tribu remota en Sudamérica

Los yanomamos, son una etnia indígena americana que habitan en las selvas y montañas del sur de Venezuela y norte de Brasil (estados de Amazonas Roraima). Sin títuloComo la mayoría de los pueblos indígenas del continente, posiblemente emigraron hace unos 15.000 años a través del Estrecho de Bering que une Asia y América. Varios investigadores están de acuerdo que los yanomamos tienen un origen poligénico, y que no son el resultado de de la fusión de diferentes etnias de orígenes heterogéneos.
Alrededor de 30.000 individuos que integran los yanomamos viven desperdigados por la selva tropical, en aldeas separadas por muchos kilómetros de tierra deshabitada.

En el año 2008, un helicóptero del ejército venezolano descubría entre la selva amazónica un poblado no registrado en sus mapas. Unos meses después, una misión médica científica llegaba hasta esa zona del sur de Venezuela para descubrir que se trataba de un grupo de unos 50 individuos yanomamos. Comprobaron Sin títuloque, salvo algún contacto con otros de su misma tribu, nunca habían tenido relación con el mundo exterior, situación única para estudiar su universo bacteriano y compararlo con el de los occidentales. El contacto de científicos venezolanos y estadounidenses con la tribu se hizo en abril de 2009. A partir de entonces, se inició un estudio, entre otros, sobre el microbioma de los habitantes de esa aldea que se creyó interesante, ya que, hasta entonces, la mayoría de los estudios sobre el microbioma humano se ha habían centrado en las personas occidentalizadas con prácticas de estilo de vida que disminuyen la supervivencia y transmisión microbiana, o en las sociedades tradicionales que están actualmente en transición hacia la occidentalización.

Los resultados del estudio, iniciado en 2009, se han publicado recientemente en Science Advances. Los autores, encabezados por José C. Clemente, delSin título“Department of Genetics and Genomic Sciences, Icahn School of Medicine at Mount Sinai, New York”, y coordinados por “Gautam Dantas, del “Center for Genome Sciences & Systems Biology, Washington University School of Medicine, St. Louis, MO ”, caracterizaron el microbioma bacteriano y el resistoma de muestras de la cavidad oral (n = 28), piel del antebrazo (n = 28) y heces (n = 12) de de 34 de los 54 del pueblo aislado, previamente desconocido de los amerindios yanomamos en el estado Alto Orinoco del Venezuela, sin contacto previo documentado con los occidentales. La edad de sujetos estuvo entre 4 y 50 años, según las estimaciones de los trabajadores de salud yanomamos.

Los resultados globales del estudio indican que estos yanomamos albergan un microbioma, salvo en la boca, con la mayor diversidad de bacterias y funciones genéticas jamás encontradas en un grupo humano. Para llegar a esas conclusiones, los autores secuenciaron el gen 16S rRNA de la región V4 de los microorganismo asilados y lo compararon los datos con los de estudios anteriores en otros grupos humanos con mayor o menor grado de occidentalización como los estadounidenses, los guahibo del Orinoco -también amerindios amazónicos- y de indígenas de Malaui, en el sur de África. De hecho, se observó un progresivo descenso de diversidad desde los yanomamos hasta los occidentales, pasando por los guahibo y los malauíes; cuanto más expuesto se está al estilo de vida occidental, más se reduce la riqueza de su microbioma.

Por otro lado, fue probada la resistencia fenotípica en 131 cepas de Escherichia coli aisladas a partir de 11 muestras fecales. Se encontró que todos los aislados fueron sensibles a los 23 antibióticos probados; sin embargo, las bibliotecas funcionales creados a partir del ADN genómico de 38 de estos Sin títuloaislados de E. coli, detctaron genes silentes de resistencia antibiótica (RA) dirigidos contra ocho antimicrobianos. La sobreexpresión de genes de E. coli codificados cromosómicamente fue causante de la mayor parte de la resistencia (89% homólogos en E. coli K-12. Estos genes incluían los que codifican β-lactamasas de espectro extendido. La mayoría de los genes AR tenían una homología próxima a los de la microbiota humana de las sociedades industrializadas. Ante esto, se puede notar que a pesar del aislamiento de este grupo de humanos, presumiblemente durante más de 11.000 años desde que sus antepasados llegaron a América del Sur, y sin que se conozca exposición previa a los antibióticos, albergan bacterias con genes que llevan a la RA.

Los resultaos de la investigación sugieren que la occidentalización afecta significativamente la diversidad microbioma humano y que los genes RA funcionales parece ser una característica del microbioma humano, incluso en ausencia de exposición a los antibióticos comerciales. Los genes RA son probablemente propensos a la movilización y el enriquecimiento tras la exposición a concentraciones farmacológicas de antibióticos. Los resultados ponen de relieve la necesidad de una amplia caracterización de la función del microbioma y resistoma en poblaciones remotas no occidentalizadas antes de la globalización de las prácticas modernas que afectan a las bacterias potencialmente beneficiosas albergadas en el cuerpo humano.

Clemente et al. The microbiome of uncontacted Amerindians. Sci Adv 2015;1: 3 e150018.

http://advances.sciencemag.org/content/1/3/e1500183.full