Grafito biogénico en rocas de Labrador

371(1)Los vestigios de la vida en las rocas de Eoarchean (Groenlandia) tienen el potencial de aclarar el origen de la vida; sin embargo, la recopilación de pruebas en muchos terrenos no siempre es posible1. El grafito biogénico se ha encontrado hasta ahora sólo en el cinturón supracrustal Isua de 3,7-3,8 Ga (giga-años).

Los autores de un estudio publicado en la revista Nature, dirigido por Tsuyoshi Komiya, cuyo primer firmante es Takayuki Kashir (Department of Earth Science and Astronomy, Graduate School of Arts and Sciences, The University of Tokyo) junto con otros siete científicos más también de la Universidad de Tokio, presentan el total los contenidos de carbono orgánico y los valores de isótopos de carbono del grafito (δ13Corg) y del carbonato (δ13Ccarb) en las rocas meta-sedimentarias más antiguas de Saglek Block del norte de la península de Labrador. Algunas rocas pelíticas tienen valores bajos de δ13Corg de -28,2, comparables al valor más bajo en rocas más jóvenes. La consistencia entre las temperaturas de cristalización del grafito y la temperatura metamórfica de las rocas huésped establece que el grafito no proviene de contaminación posterior. 371(2)Una clara correlación entre los valores de δ13Corg y el grado metamórfico indica que las variaciones en los valores de δ13Corg se deben al metamorfismo y que el valor pre-metamórfico fue menor que el valor mínimo. Los investigadores concluyen que el gran fraccionamiento entre los valores de δ13Ccarb y δ13Corg, hasta 25 ‰, indica la prueba más antigua de organismos mayores de 3,95 Ga, unos 250 millones de años más antiguos que los de otras rocas de Groenlandia en las que se encontró ese material.

El grafito se habría producido al quedar la materia orgánica bacteriana enterrada bajo tierra, donde se recalentó en varias ocasiones a temperaturas de hasta 700 ºC, hace entre 3 880 y 2 800 millones de años. El calentamiento despojó el carbono de la materia orgánica del resto de componentes, y terminó condensándose en grafito; no obstante, el pasado orgánico de la roca quedo grabado en los tipos de átomos de carbono que la forman.371(3)

El análisis de la composición del grafito ha revelado que se trataba de microorganismos autótrofos, capaces de generar su propio alimento a partir de materia inorgánica, igual que las plantas, las algas y muchas bacterias actuales. Probablemente utilizaban vías metabólicas similares a las que usan estas especies hoy en día, por lo que ya eran organismos evolucionados, lo que conduce a considerar de manera indirecta que la vida ya contaba con una larga historia hace 3 950 millones de años.

El descubrimiento del grafito biogénico permite el estudio geoquímico de los propios materiales biogénicos, vida no sólo en la Tierra sino también en otros planetas como Marte.

Tashiro T, et al. Early trace of life from 3.95 Ga sedimentary rocks in Labrador, Canada. Nature 2017; 549: 516–518. doi:10.1038/nature24019