Guía mundial ASCO sobre vacuna del HPV

img1
El cáncer cervical es el resultado más común de la infección grave por el virus del papiloma humano (VPH). Otras manifestaciones de la enfermedad por VPH incluyen verrugas genitales, cánceres ano-genitales y cánceres orofaríngeos en la base de la lengua y amígdalas.

Aunque la vacuna contra el VPH existe desde hace más de una década, su adopción ha sido menor de lo ideal en muchos lugares, incluso en países con altos recursos.
img2Silvina Arrosi (Instituto Nacional del Cáncer, Buenos Aires, Argentina) y 17 autores más de distintos países, entre ellos Xavier Castellsagué y Silvia de Sanjosé (Institut Català d’Oncologia, L’Hospitalet de Llobregat, Barcelona, España) han publicado, el 23 de marzo de 2017, en la revista Journal of Global Oncology, bajo la cobertura de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO), la primera guía sobre la prevención primaria del cáncer cervical que se acomoda múltiples regiones del mundo y a sus variados recursos socioeconómicos y estructurales.

 

El objetivo de esta guía ha sido proporcionar recomendaciones basadas en pruebas estratificadas por recursos (cuatro niveles), sobre la prevención primaria del cáncer cervical en el mundo, con orientación especializada, a través de la reducción de la infección por el VPH por medio la administración de la vacuna contra el virus, dirigida a clínicos, líderes de salud pública y responsables políticos en todos los entornos de recursos.

La Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO) convocó un panel multidisciplinar y multinacional de oncología, obstetricia y ginecología, salud pública, control del cáncer, epidemiología / bioestadística, economía de la salud, ciencia del comportamiento y la implementación y expertos en defensa de los enfermos. El Grupo de Expertos revisó las directrices existentes y llevó a cabo un proceso ADAPTE* modificado y un proceso consensuado formal con expertos adicionales (grupo de calificaciones de consenso) para una ronda de calificaciones formales.

Se identificaron y revisaron los conjuntos existentes de directrices de cinco desarrolladores de guías, y las recomendaciones adaptadas formaron la base de las pruebas. Cinco revisiones sistemáticas, junto con análisis de costo-efectividad, proporcionaron pruebas para informar al proceso de consenso formal, que resultó en un acuerdo de ≥ 75%. La guía, incluye recomendaciones basadas en cuatro grados de configuración de recursos: básicos, limitados, mejorados y máximos.

img3

En todas las guías establecidas, se recomienda dos dosis de vacuna contra el HPV para niñas de 9 a 14 años, con un intervalo de al menos 6 meses y posiblemente de hasta 12 a 15 meses. Las personas con seropositividad al VIH deben recibir tres dosis. En los entornos máximos y mejorados: si las niñas tienen edad ≥ 15 años y reciben su primera dosis antes de los 15 años de edad, pueden completar la serie; si no se recibieron dosis antes de los 15 años, se deben administrar tres dosis, en ambos escenarios, la vacunación puede ser hasta la edad de 26 años. En situaciones limitadas y básicas: si quedan suficientes recursos después de vacunar a las niñas de 9 a 14 años, las niñas que recibieron una dosis pueden recibir dosis adicionales entre los 15 y los 26 años. En los entornos máximos, mejorados y limitados, si hay ≥ 50% de cobertura en la población diana femenina prioritaria, existen recursos suficientes y es rentable, los niños pueden ser vacunados para prevenir otros cánceres no relacionados con el cáncer cervical y enfermedades por HPV. En situaciones básicas: no se recomienda vacunar a los niños.

La guía, que se ha desarrollado después de una revisión exhaustiva de la literatura sobre el tema de 1966 a 2015, complementa a las otras dos guías globales ASCO de estratificación de recursos sobre el cáncer de cuello uterino y refuerza ciertos componentes de las directrices del HPV establecidas por la OMS, en Canadá, Alemania y Australia.

Es la opinión de la Sociedad Americana de Oncología Clínica, los proveedores de atención médica y los responsables de la toma de decisiones de los sistemas de salud deben guiarse por estas las recomendaciones para el estrato más alto de recursos disponibles. La directriz pretende complementar, pero no reemplazar, las directrices locales existentes.

Arrossi S et al. Primary prevention of cervical cancer: American Society of Clinical Oncology resource-stratified Guideline. J Glob Oncol 2017. doi:10.1200/JGO.2016.008151.

*ADAPTE es una colaboración internacional de desarrolladores de guías de investigadores y clínicos que tienen como objetivo promover el desarrollo y uso de guías de práctica clínica a través de la adaptación de las directrices existentes.