Hacia una vacuna frente a Toxoplasma

Toxoplasma gondii, causante de la toxoplasmosis se está convirtiendo en un peligro global para la salud mundial, ya que infecta a un 30-50% de la población humana. Se calcula que hay miles de millones de personas infectadas en todo el mundo, 60 millones en U.S.A. y más de 5 millones en España.

Sin título

Es una enfermedad zoonótica causada por Toxoplasma gondii, un protozoo intracelular obligado que esta presente en diversos mamíferos, aves y reptiles y puede contagiarse al ser humano por contacto con los animales afectados, especialmente gatos, o por el consumo de verduras contaminadas con las deyecciones de estos. Las vías para la infección humana pueden ser la ingesta de carne cruda o mal cocida (de cordero, cerdo o res), verduras, bebida de agua contaminada con ooquistes, manejo de excrementos de gatos, ingestión de tierra contaminada, transfusiones de sangre o trasplante de órganos sólidos. La infección también puede ser congénita a través de la placenta. Afecta más a las personas que tienen sistemas inmunitarios debilitados (SIDA, cáncer). La infección puede cursar desde no presentar síntomas hasta manifestar alteraciones cerebrales, pulmonares, cardiacas, oculares y hepáticas.

A pesar de la situación, no se dispone de una vacuna adecuada, pero hay esperanzas de conseguir alguna, según se desprende de una investigación de autores japoneses, liderados por Masahiro Yamamoto, de la Universidad de Osaka (Japón), publicada en Cell Reports cuyo primer firmante es Youngae Lee. El estudio se ha centrado en la proteína p62.

Sin título

La p62, una molécula del huésped, también conocida como SQSTM1, es un adaptador de la autofagia selectiva con un dominio de unión a la ubiquitina; sin embargo, el papel de la p62 en la defensa del huésped contra la infección por Toxoplasma gondii no está claro. Los autores de la investigación, han mostrado que el interferón gamma (IFN-γ) estimula la ubiquitina y la incorporación de p62 a las vacuolas parasitóforas (PVs) inducidas por T. gondi que se forman en el liquido celular alrededor del núcleo de las células parasitadas. Algunas proteínas esenciales relacionadas con la autofagia, pero no todas, son obligatorias para esta incorporación.

Independientemente de la actividad normal inducida por IFN-γ- del aclaramiento y la ubiquitinación de T. gondii, la deficiencia de p62 en las células presentadoras de antígeno (APCs) en los ratones, disminuye la activación de fijado de IFN-γ de las células T CD8 + que reconocen el antígeno derivado de T. gondii secretado en las PVs.

Debido a que la expresión de Atg3 y Irgm1 / m3 en APCs es esencial para la interrupción la PV, la ubiquitina y la incorporación de p62 y activación específica del antígeno de activación de las células T CD8 +, la ubiquitinación condicionada por el IFN-γ, y el posterior reclutamiento de p62 al T. gondii se requieren específicamente para la respuesta inmune adquirida después de la interrupción de PV por las GTPasas inducibles por el IFN-γ.

Con el hallazgo de que la proteína del huésped p62 tiene un papel importante en desencadenar el inicio del sistema inmune en la infección por toxoplasma, se abre una expectativa para ofrecer estrategias en el desarrollo de una vacuna inactivada frete a T. gondii teniendo como diana la p62.
Lee Y, et al. p62 plays a specific role in Interferon-γ-induced presentation of a Toxoplasma vacuolar antigen. Cell Reports 2015; 13: 223-233.

DOI: 10.1016/j.celrep.2015.09.005

http://www.cell.com/cell-reports/abstract/S2211-1247%2815%2901016-5