Hepatitis E en Chad

1Según datos de la Organización Mundial de la Salud, desde el 1 de septiembre de 2016 hasta el 13 de enero de 2017, se han notificado un total de 693 casos incluyendo 11 muertes de un síndrome de ictericia aguda (AJS) en Am Timan, ciudad capital de la región de Salamat en el Chad al oeste de Yamena con una población de unos 25.000 habitantes.

De los 50 enfermos con AJS hospitalizados, a 48 se les realizó la prueba de hepatitis E utilizando el test de diagnóstico rápido del virus (HEV-RDT) y 27 (56,3%) fueron positivos. Al final de la segunda semana epidemiológica de 2017, se habían realizado un total de 126 HEV-RDT, de los cuales 57 (45,2%) fueron positivos y 69 (54,8%) negativos para la hepatitis E.

2Dieciocho (31,6%) de los 57 enfermos que dieron positivo en la prueba de detección de HEV-RDT también presentaron una prueba de malaria positiva, y 20 (29%) de los 69 pacientes que dieron negativo en la prueba de detección de HEV-RDT también tuvieron una prueba de malaria positiva. Desde septiembre de 2016, se han notificado 11 defunciones entre los casos hospitalizados, pero la letalidad total podría subestimarse.

A partir del 13 de enero de 2017, 16 mujeres embarazadas que presentaban AJS habían sido hospitalizadas y sometidas a la prueba de hepatitis E, de las cuales 12 (75%) resultaron positivas. De estas mujeres con AJS, cuatro han muerto (tres habían resultado positivos para la hepatitis E).

Aproximadamente el 90% de los casos de AJS se notificaron en Vardion, que parece ser el epicentro del brote en curso, y la mayoría de los casos se identificaron a través de los resultados de los casos activos. A partir del 13 de enero de 2017, se habían registrado casos de AJS en 59 barrios diferentes de Am Timan y sus alrededores.

Con arreglo a la información disponible, parece haberse estabilizado el número de casos notificados en las últimas cinco semanas de la zona afectada con una media de 70 casos notificados semanalmente, de los que solo una proporción menor (7,2%) requirió hospitalización. El riesgo infeccioso parece confinado a Am Timan y sus alrededores inmediatos; sin embargo, se mantiene una vigilancia estrecha del acontecimiento en todos los estamentos de la OMS. El riesgo actual de que el virus siga propagándose continúa siendo de moderado a alto y se circunscribe a un ámbito local, y la limitada capacidad de respuesta hasta la fecha exige apoyo adicional inmediato, especialmente en materia de agua y saneamiento y movilización social.

3La OMS recomienda que prosigan las investigaciones con una definición de los casos concretos a fin de describir las características del brote y determinar su origen: momento, lugar y personas afectadas. Es importante conocer el origen de la contaminación del agua de superficie y, mientras tanto, garantizar la inocuidad del agua mediante la cloración en el punto de uso de la población. Las personas que viajen al Chad deberían observar las recomendaciones de higiene habituales para los viajeros en cuanto a la inocuidad del agua y los alimentos. Ello debería protegerles contra la hepatitis E, puesto que el riesgo de transmisión de persona a persona es muy reducido.

http://www.who.int/csr/don/24-january-2017-hepatitis-e-chad/es/