Herpes y Alzheimer

Herpes virus humanos y enfermedad de Alzheimer

 

11.1Se han postulado o evaluado importantes roles para los microbios y las defensas antimicrobianas en la patogénesis de la enfermedad de Alzheimer (EA) durante al menos seis décadas, comenzando con Sjögren en 1952. El nombre de “Virus lento” fue uno de los primeros utilizados para la enfermedad que posteriormente se conoció como enfermedad priónica, refiriéndose a la hipótesis de que los virus convencionales podrían ser capaces de causar no solo encefalitis aguda, sino también un proceso progresivo de destrucción neuronal que podría engendrar menos inflamación debido a su naturaleza progresiva lenta. El sarampión (MV) es un virus convencional que puede actuar a través de procesos neurodegenerativos inflamatorios agudos y lentos, resurgiendo ocasionalmente como una enfermedad cerebral mortal conocida como panencefalitis esclerosante subaguda hasta una década después de una infección por VM aguda típica.

Los investigadores han sospechado durante mucho tiempo que los microbios patógenos podrían contribuir al inicio y la progresión de la enfermedad de Alzheimer (EA), aunque no se han presentado pruebas definitivas. Si estos hallazgos representan una contribución causal o reflejan pasajeros oportunistas de neurodegeneración, también es difícil de resolver.

11.2Ben Readhead (Departments of Genetics and Genomic Sciences, Icahn School of Medicine at Mount Sinai, New York) y catorce autores más de instituciones de los Estados Unidos, han publicado en Neuron, un estudio sobre la asociación entre los virus herpes y la enfermedad de Alzheimer.

Los investigadores construyen redes multicanales del viroma asociado con la enfermedad de Alzheimer (EA) de inicio tardío y observan la regulación patogénica de las redes moleculares, clínicas y neuropatológicas por varios virus comunes, sobre todo los herpesvirus humano 6A y el herpesvirus humano 7.

11.3Los investigadores construyeron redes de escala múltiple del viroma asociado a AD de aparición tardía, integrando datos genómicos, transcriptómicos, proteómicos e histopatológicos de cuatro regiones cerebrales a partir del tejido humano post-mortem. Observaron un incremento del herpesvirus humano 6A (HHV-6A) y del herpesvirus humano 7 (HHV-7) en el análisis genómico de cientos de muestras del hipocampo y el córtex, el sitio inicial de la sobreexpresión de la sustancia beta-amieloide, en cerebros de personas con la enfermedad de Alzheimer en comparación con los controles. Estos resultados se replicaron en dos cohortes adicionales, independientes y geográficamente dispersas.

Los científicos observaron relaciones reguladoras que relacionan la abundancia viral y los moduladores del metabolismo de la APP, incluida la inducción de proteínas APBB2, APPBP2, clusterina (CLU), PICALM y BIN1, las enzimas secretoras BACE1, y la proteína transmembrana presentilina ( PSEN1) por HHV-6A.

Este estudio pone en claro las redes que unen las características moleculares, clínicas y neuropatológicas con la actividad viral y es consistente con la actividad viral que constituye una característica general de la EA.

En resumen, los autores encontraron pruebas que vincula la actividad de especies virales específicas con aspectos moleculares, genéticos, clínicos y neuropatológicos de la EA. La interpretación de estos hallazgos a la luz de las alteraciones en la regulación de G4 y C2H2-TF en las muestras preclínicas de EA que motivaron la evaluación de la actividad viral respalda un papel importante para la actividad viral, especialmente los virus HHV-6A y HHV-7 en el desarrollo y progresión de AD.

Readhead B, et al. Multiscale analysis of independent Alzheimer’s cohorts finds disruption of molecular, genetic, and clinical networks by human herpesvirus. Neuron 2018; 99: 1-99.

https://doi.org/10.1016/j.neuron.2018.05.023

https://www.cell.com/neuron/pdf/S0896-6273(18)30421-5.pdf