Homo sapiens, neandertales y HPV-16

sin-titulo

Cada ser humano sufre durante su vida un número de infecciones por el virus del papiloma, la mayoría de ellas asintomáticas. Una notable excepción son las infecciones persistentes por el virus del papiloma humano 16 (VPH-16), el agente infeccioso más oncogénico para los seres humanos y causante de la mayoría de los cánceres ano-genitales, principalmente de cuello de útero, vagina o pene, siendo dentro de ellos el tipo A el más frecuente y agresivo fuera del África subsahariana. El potencial oncogénico no es homogéneo entre los linajes de HPV-16 sino que muestra variaciones genéticas entre los HPV-16 de algunas estructuras geográfica.

sin-titulo

La causa de que haya llegado hasta la actualidad este tipo de papilomavirus, son las relaciones sexuales que los neandertales mantuvieron con los homo sapiens hace más de 100.000 años. La población humana antepasada de los europeos y los asiáticos actuales, tras su migración fuera de África, se cruzó con los neandertales, por ello, los humanos modernos no africanos son portadores de un 2% de secuencias genéticas neandertales, pero no así las poblaciones subsaharianas que nunca estuvieron en contacto con los neandertales y que no son portadores de estos genes arcaicos. De ahí que el citado virus apenas exista en esa parte del planeta.

Ville N. Pimenoff, (Laboratorio de Infecciones y Cáncer, Programa de Investigación sin-titulode Epidemiología del Cáncer, Instituto Catalán de Oncología, Barcelona –España-) y otros autores de Barcelona, São Paulo (Brasil) y de Montpellier (Francia), han publicado en la revista científica Molecular Biology and Evolution un artículo que analiza la diversidad existente en el HPV-16 y compararan los patrones evolutivos y filogeográficos de los seres humanos y de el HPV16. Demuestra que co-divergencias con los humanos modernos explica en más del 30% de la presente distribución geográfica viral. El escenario más explicativo sugiere que HPV16 ancestral ya infectó poblaciones humanas ancestrales, y que los linajes virales co-divergieron con los huéspedes en paralelo con la separación entre arcaicos neandertales y denisovanos y las poblaciones humanas modernas ancestrales, generando el HPV-16A ancestral y linajes virales HPV-16BCD.

Los autores proponen que después de la migración fuera de África de los antepasados humanos modernos, la transmisión sexual entre las poblaciones humanas introdujo el HPV-16A en las poblaciones de ancestros humanos modernos. La hipótesis es que la diferencia de la co-evolución de los linajes de HPV-16 con poblaciones humanas ancestrales diferentes pero estrechamente relacionadas y posteriores acontecimientos de cambios en paralelo con la introgresión de alelos arcaicos en los genomas de los ancestros humanos modernos pueden ser en gran parte causantes de la prevalencia diferencial de hoy en día y la asociación con cánceres de las variantes de HPV-16.

Pimenoff VN, et al. Transmission between archaic and modern human ancestors during the evolution of the oncogenic human papillomavirus 16. Mol Biol Evol 2016. doi: 10.1093/molbev/msw214.

http://mbe.oxfordjournals.org/content/early/2016/10/05/molbev.msw214.full.pdf+html

sin-titulo