La bacteria no patógena Wolbachia pipientis bloquea la transmisión por Aedes aegypti de los virus del dengue, chikunguña y Zika.

Sin título

El virus Zika (ZIKV) está causando un brote explosivo de enfermedad febril en las Américas. No existen terapias antivirales eficaces o vacunas autorizadas para este virus, y las estrategias de control de mosquitos no han sido suficientes para contener el virus. Un procedimiento prometedor para el control y la prevención de los arbovirus se basa en la introducción de la bacteria intracelular Wolbachia pipientis, -presente en numerosas especies de insectos en todo el mundo, 60%, incluyendo mosquitos, mariposas, escarabajos, hormigas y abejas- en los mosquitos Aedes aegypti.

Wolbachia fue descrita por primera vez en 1924 por los científicos Wolbach y Hertig. La encontraron presente en diversos tejidos, sobre todo en los reproductivos, del mosquito común Culex pipiens, y por eso a la bacteria se la bautizó como Wolbachia pipientis. Aunque era un endoparásito, no parecía producir ninguna enfermedad ni nada interesante, así que el descubrimiento se quedó en un nombre más para el catálogo de especies bacterianas. Ahora, hay pruebas que sugieren que infecciones por Wolbachia confieren protección para Ae. aegypti contra otros arbovirus.

Wolbachia aunque no se encuentran normalmente en el mosquito Aedes aegypti -especie que también transmite el dengue, el chikunguña, el Zika y el virus de la fiebre amarilla – en la década de 1990 se puso de manifiesto que la bacteria podía ser introducida en el Sin títulomosquito en el laboratorio, lo que ayudaría a impedir la transmisión del virus del dengue.

Inicialmente, la infección de los mosquitos con Wolbachia se había propuesto como método para controlar la transmisión del virus del dengue (DENV). Así, un grupo de investigadores dirigidos por Jorge Osorio, profesor de ciencias patobiológicas de la Universidad de Wisconsin-Madison, y Scott O’Neill, del Programa de Eliminar el Dengue (EDP), junto con la Universidad de Monash en Melbourne, Australia, han estado liberando mosquitos que albergan la bacteria Wolbachia en estudios piloto en Colombia, Brasil, Australia, Vietnam e Indonesia para ayudar a controlar la propagación del virus. Su trabajo es apoyado por la Fundación Bill y Melinda Gates, y ha recibido respaldo adicional del Grupo Asesor de Control de Vectores de la Organización Mundial de la Salud para llevar a cabo más estudios piloto en las zonas endémicas.

Sin título

Como el virus Zika pertenece a la misma familia que el virus del dengue, los autores de un estudio cuyo primer firmante es Matthew Aliota, científico de la Escuela de Medicina Veterinaria (Universidad de Wisconsin-Madison), publicado en la revista Scientific Reports, opinan que la bacteria Wolbachia podría ser un mecanismo de control biológico para contener también la propagación del virus Zika.

En el estudio, ratones infectados con virus Zika humano fueron expuestos a la picadura de mosquitos que albergaban la bacteria Wolbachia (cepa wMel) y de mosquitos libres de la bacteria.

A un grupo adicional de mosquitos, tanto de tipo silvestre como infectados con Wolbachia, se le permitió alimentarse con sangre de de oveja enriquecida contenida en una membrana que con una alta concentración de virus Zika.

Cuatro, 7, 10 y 17 días después de la alimentación de los mosquitos con sangre infectada por el virus Zika, los investigadores evaluaron la extensión del virus por sus tejidos y el paso a la saliva. Encontraron que los mosquitos portadores de la bacteria Wolbachia eran menos propensos a infectarse con el virus Zika después de alimentarse con la sangre con contenido viral, y los infectados no eran capaces de transmisión del virus en su saliva.

Sin título

Por otra parte, los autores han observado que la cepa de Wolbachia utilizada no afecta la vida del mosquito Aedes aegypti, importante para el éxito de los estudios de campo.

Una vez dentro de un mosquito, Wolbachia se transmite de madre a hijo, por lo que los mosquitos nacidos contendrán la bacteria y se incorporarán a la población silvestre. EDP espera que más de un 80 % de los mosquitos Aedes aegypti en las áreas de estudio de Medellón alberguen Wolbachia.

En la actualidad, no se sabe si el ZIKV puede o no infectar, difundir y ser transmitido por Ae. aegypti infectados por Wolbachia, pero los Ae. aegypti infectados con la cepa wMel de Wolbachia, que acorta la vida de las hembras, y que están siendo lanzado en Medellín (Colombia), han reducido la competencia vectorial del virus.

Estos resultados pueden apoyar el uso de Wolbachia como una estrategia multivalente de control biológico contra los virus transmitidos por Ae. aegypti.

Otros estudios también han demostrado que Wolbachia previene la transmisión por los mosquitos del virus de la fiebre amarilla y del chikunguña.

Hertig, Marshall; Wolbach, S. Burt (1924). Studies of Rickettsia-Like Micro-Organisms in insects. Journal of Medical Research 1924; 44: 329-374.

Aliota MT, et al. The wMel strain of Wolbachia reduces transmission of chikungunya virus in Aedes aegypti. PLoS Neglected Tropical Diseases. April 28, 2016. http://dx.doi.org/10.1371/journal.pntd.0004677

Duta HCL, et al. Wolbachia blocks currently circulating Zika virus isolates in Brazilian Aedes aegypti mosquitoes. Cell Host & Microbe 2016; 19: 771-774.
DOI: http://dx.doi.org/10.1016/j.chom.2016.04.021