La FDA advierte que la claritromicina puede ser un riesgo para los enfermos con enfermedad cardíaca

La ciencia básica sugiere un papel fundamental de la inflamación en el condicionamiento de todas las etapas de la enfermedad coronaria (CHD), y un gran número de estudios clínicos han informado de una asociación entre los marcadores de inflamación y CHD. En consecuencia, los agentes infecciosos se han propuesto como promotores de aterosclerosis y/o síndrome coronario agudo (SCA). Muchos estudios han sugerido una relación entre la infección por Chlamydia pneumoniae y la enfermedad coronaria al demostrarse en el tejido aterosclerótico.

4531 Los antibióticos macrólidos son eficaces en la erradicación de C. pneumoniae de las placas ateroscleróticas, entre ellos la claritromicina, antibiótico semisintético cuya lipofília le permite penetrar fácilmente en los líquidos corporales y tejidos y acumularse intracelularmente. Los efectos secundarios son pocos, aparte de las molestias leves gastrointestinales, y los efectos secundarios graves rara vez se observan durante el tratamiento estándar. Dos ensayos clínicos mostraron hace años efectos beneficiosos significativos de los macrólidos sobre la morbilidad cardiovascular en enfermos con SCA.

Ahora, en febrero de 2018, la FDA (Food and Drug Admisitration) de USA, ha anunciado que se debe tener cuidado antes de recetar el antibiótico claritromicina a enfermos con enfermedad cardíaca debido al riesgo potencial de problemas cardiacos adicionales y la muerte años después. La alerta se ha basado basó en una revisión de 10 años de los datos del ensayo prospectivo, controlado con placebo, CLARICOR, que mostró que los enfermos con alteraciones coronarias que 4532recibieron un ciclo de claritromicina de 2 semanas tuvieron un mayor número de muertes, al menos 1 año después de completar el estudio (http://bmj.bmjjournals.com /cgi/rapidpdf/bmj.38666.653600.55v1).

La diferencia observada en la mortalidad se hizo evidente después de que los enfermos habían sido seguidos durante un año o más después de que se administró el fármaco del estudio. No está claro un mecanismo por el cual dos semanas de claritromicina puedan causar mayor mortalidad al cabo de un año o más. Los ensayos previos de fármacos antibacterianos para prevenir la enfermedad cardíaca y otros ensayos con claritromicina no han mostrado un efecto estadísticamente significativo sobre la mortalidad.

El estudio CLARICOR se llevó a cabo por Christian M Jespersen, (Bispebjerg Hospital, Copenhagen University Hospital, Department of Cardiology and The Copenhagen Trial Unit, Centre for Clinical Intervention Research, Institute of Preventive Medicine and Rigshospitalet, Copenhagen University Hospital) y otros autores de cinco departamentos de cardiología de la Universidad de Copenague llevaron a cabo un ensayo clínico con claritromicina, de fase 3, de dos ramas, aleatorizado, enmascarado (enfermos, sanitarios, 4533investigadores y controlador de la evolución), controlado con placebo, en enfermos con CHD estable, mayores de 18 años, con el fin de probar la hipótesis de que la intervención con un macrólido reduciría el riesgo cardiovascular con respecto a la mortalidad y la morbilidad, después de 14 días de tratamiento con 500 mg al día. De los enfermos, 2 172 participantes fueron aleatorizados a claritromicina y 2 201 a placebo. No se encontraron efectos significativos de la claritromicina en el resultado primario (cociente de riesgo 1.15, intervalo de confianza del 95%: 0.99 a 1.34) ni en el resultado secundario (1.17, 0.98 a 1.40). La mortalidad fue significativamente mayor en el grupo de claritromicina (1,27; 1,03 a 1,54; p = 0,03) como resultado de una mortalidad cardiovascular significativamente mayor (1,45, 1,09 a 1,92; p = 0,01). El seguimiento inicial se hizo durante al menos 2 años.

Las conclusiones del estudio afirmaron que la claritromicina a corto plazo en enfermos con enfermedad coronaria estable, sin tratamiento con estatinas, puede causar mortalidad cardiovascular significativamente más alta, aunque estás se compensó años más tarde, durante el largo seguimiento del estudio. A la misma conclusión llega una revisión de la Cochrane Database of Systematic Reviews y los resultados sobre el ensayo original, publicados después a lo largo del tiempo. No obstante, teniendo en cuenta los resultados del estudio CLARICOR y los resultados de estudios previos de medicamentos antibacterianos para prevenir la enfermedad cardíaca, la FDA no recomienda ningún cambio específico en el uso de claritromicina en este momento. La FDA ha discutido estos hallazgos con la Agencia Danesa de Medicamentos (DMA) y la recomendación de la FDA es consistente con la de la DMA.

En el momento actual, la FDA está tratando de obtener más información sobre el estudio CLARICOR y sus hallazgos.


Clarithromycin (Biaxin): Drug safety communication – potential increased risk of heart problems or death in patients with heart disease [FDA safety communication]. FDA website. February 22, 2018; https://www.fda.gov/safety/medwatch/safetyinformation/safetyalertsforhumanmedicalproducts/ucm597862.htm.

https://www.fda.gov/Drugs/DrugSafety/ucm597289.htm

Hansen S, et al. CM. Intervention with clarithromycin in patients with stable coronary heart disease. The CLARICOR Trial Design. Heart Drug 2001; 1:14-9.

Jespersen CM, et al. Randomised placebo controlled multicentre trial to assess short term clarithromycin for patients with stable coronary heart disease: CLARICOR trial. BMJ 2006; 332(7532): 22–27. doi: 10.1136/bmj.38666.653600.55

The effect of clarithromycin on mortality and morbidity in patients with ischemic heart disease – a randomized, placebo controlled, double blinded, multicentre, clinical trial.

https://clinicaltrials.gov/ct2/show/NCT00121550

Gluud C, et al. Clarithromycin for 2 weeks for stable coronary heart disease: 6-year follow-up of the CLARICOR randomized trial and updated meta-analysis of antibiotics for coronary heart disease. Cardiology 2008; 111: 280-287. doi: 10.1159/000128994.

Winkel P, et al. Clarithromycin for stable coronary heart disease increases all-cause and cardiovascular mortality and cerebrovascular morbidity over 10 years in the CLARICOR randomised, blinded clinical trial. Int J Cardiol 2015;182: 459-465.

doi: 10.1016/j.ijcard.2015.01.020.

Sethi NJ et al. Antibiotics for secondary prevention of coronary heart disease Protocol). Cochrane Database of Systematic Reviews 2017; Issue 7. Art. No.: CD003610. DOI: 10.1002/14651858.CD003610.pub3