Mecanismo inmunológico clave en la regulación de la flora intestinal

7

Giuliana Magri, del Instituto de Investigaciones Médicas Hospital del Mar (IMIM) de Barcelona y 20 autores más del mismo Instituto y de varios departamentos e instituciones de de Estados Unidos, Suecia, y Australia han publicado en julio de 2017 en la revista científica Immunology, un trabajo acerca de un mecanismo inmunológico clave en la regulación de la flora intestinal.

La inmunoglobulina A secretora (SIgA) se sabe que mejora la simbiosis microbiota del huésped, mientras que SIgM sigue siendo poco entendida. Los autores del estudio han encontrado que las células plasmáticas (PC) de los intestinos IgM+ son más abundantes en los seres humanos que en los ratones y están relacionadas clonalmente con un amplio repertorio de células IgM+ B de memoria diseminadas por todo el intestino, pero raras en los órganos linfoides sistémicos. Además de compartir una firma génica específica del intestino con células IgA+ B de memoria, las células IgM+ B de memoria se relacionaron con algunos clonotipos IgA+ y cambian a IgA en respuesta a señales independientes de células T o dependientes de células T. Estas señales indujeron una abundante IgM que, junto con SIgM de células plasmáticas afiliadas clonalmente, reconocieron comensales embebidos en mucus.8 Las bacterias reconocidas por SIgM humano fueron recubiertas de manera dual por SIgA y mostraron mayor riqueza y diversidad en comparación con las bacterias recubiertas o no recubiertas de IgA. Por lo tanto, el SIgM puede emerger de la memoria preexistente en lugar de las células IgM+ B primitivas recién activadas y podría ayudar a SIgA a anclar comunidades mucosas muy diversas.

Por lo tanto, las IgM+ que generan SIgM son relativamente abundantes en humanos pero no en intestinos de ratón. Las IgM+ de las células plasmáticas se relacionan clonalmente con un amplio repertorio intestinal de células de memoria de IgM+ B. Las células IgM+ B de memoria intestinal expresan una firma específica de tejido y pueden cambiar a IgA. El SIgM humano, pero no de ratón, se une a una microbiota altamente diversa recubierta de forma dual por SIgA. Además de la inmunoglobulina A (IgA), la inmunoglobulina M (IgM) secretada por el intestino humano interactúa con la microbiota intestinal y participa activamente en el mantenimiento de su diversidad. La IgM no solo actúa como agente de exclusión y eliminación de microorganismos, sino que además participa activamente en la inclusión y el mantenimiento de microorganismos beneficiosos para nuestra salud, importante en la inclusión y el mantenimiento de microorganismos beneficiosos para la salud, al aportar información clave para el posterior estudio de los factores involucrados en el desarrollo y la evolución de todas las enfermedades asociadas a alteraciones de la microbiota.

Magri G, et al. Human secretory IgM emerges from plasma cells clonally related to gut memory B cells and targets highly diverse commensals. Immunology 2017; 47: 118-134. DOI: http://dx.doi.org/10.1016/j.immuni.2017.06.013