Microbioma cutáneo, infección y dermatitis atópica

1 La disbiosis microbiana es causante en parte de las infecciones bacterianas que pueden causar enfermedades como la dermatitis atópica (DA). Los enfermos con DA tienen menor abundancia de péptidos antimicrobianos (PAM), que normalmente frenar la población de Staphylococcus aureus, que causa prurito e inflamación de la piel. Dado que la presencia de bacterias menos patógenas, como Staphylococcus epidermidis, puede ayudar a frenar la población de S. aureus, científicos de Universidad de California plantearon la hipótesis de que la aplicación tópica de esta bacteria buena podría aliviar los síntomas de la DA.

Efectivamente, el microbioma puede promover o interrumpir la salud humana por influir en las funciones inmunes tanto innatas como adaptativas. Teruaki Nakatsuji del Departmento de Dermatología, de la Universidad de la California, San Diego, y 23 autores más de otros departamentos norteamericanos, han publicado, el 22 de febrero de 2017, en Science Translational Medicine, un artículo en el que exponen que han probado si las bacterias que residen normalmente en la piel humana participan en la defensa del huésped al eliminar a Staphylococcus aureus, un patógeno comúnmente
2
encontrado en enfermos con dermatitis atópica (DA) y que además es un factor importante que exacerba esta enfermedad. Los investigadores llevaron a cabo un cribado de alto rendimiento para ver la actividad antimicrobiana contra S. aureus en aislados de Staphylococcus coagulasa-negativo (SCoN) recogidos de la piel de sujetos sanos y afectos de DA. Las cepas de SCoN con actividad antimicrobiana eran comunes en la población normal pero rara en sujetos con DA. La actividad antimicrobiana se identificó que era debida a péptidos antimicrobianos previamente desconocidos (PAM) producidos por especies de SCoN, incluyendo Staphylococcus epidermidis y Staphylococcus hominis. Estos PAM eran 3específicos de la cepa, altamente potentes, destruían selectivamente a S. aureus y eran sinérgicos con el PAM humano LL-37, único péptido antimicrobiano derivado de catelicidina encontrado en humanos. La aplicación de estas cepas de SCoN a ratones confirmó su función defensiva in vivo en relación con la aplicación de cepas no activas. Sorprendentemente, la reintroducción de cepas antimicrobianas de SCoN a sujetos humanos con DA disminuyó la colonización por S. aureus. Estos hallazgos muestran cómo las bacterias comensales de la piel protegen contra patógenos y demuestran cómo la disbiosis del microbioma de la piel puede conducir a la enfermedad.

Nkatsuji T, et al. Antimicrobials from human skin commensal bacteria protect against Staphylococcus aureus and are deficient in atopic dermatitis. Sci Transl Med 2017; 9 (378). doi: 10.1126/scitranslmed.aah4680.