Miel manuka. Ayuda antibacteriana

sin-titulo

“La miel es un producto muy rico y complejo que tiene otros usos más allá de sus delicias culinarias”

Recientemente, en septiembre de 2016, en la eNewslettermde Hardy Diagnostics microBytes, compañía al servicio de los laboratorios de microbiología desde hace 36 años, se ha publicado un interesante artículo sobre los efectos beneficiosas antibacterianos de la miel manuka, firmado por Marcus Zuzow (R&D Technician ´de Hardy Diagnostics).

http://campaign.r20.constantcontact.com/render?m=1101496155327&ca=430088ac-a4c4-4dbc-a182-0d8b986a6d26

sin-titulo

La Administración de AMYS ha considerado oportuno, por ser un tema de interés, reproducir el artículo traducido al español con algunos comentarios y datos adicionales.

El uso humano de la miel como alimento y como medicina se remonta a 7000 AC según lo representado por pinturas rupestres en España que exhibe los primeros registros de apicultura. Los antiguos griegos vieron la miel no sólo como alimento, sino también una medicina curativa.

Marcus Zuzow.

Históricamente la miel se ha utilizado con fines medicinales que datan de miles de años. Al ver que se trata de una de las fuentes naturales más ricas antimicrobianos, no debería sorprendernos al saber que muchos arqueólogos afirman que en la excavación de las tumbas de la realeza egipcia de hace miles de años, descubrieron la miel virgen en tarros. Ya fuera con la tradición del Lejano Oriente védica o la antigua mitología griega, o en los tiempos bíblicos, donde la tierra prometida era conocida como la “tierra que mana leche y miel” culturas de todo el mundo han elogiado la miel por ser un tesoro de curación increíble.

Los antiguos egipcios, asirios, chinos, griegos y romanos emplearon la miel para heridas y enfermedades del intestino. La receta para un bálsamo estándar de las heridas descubierto en el papiro de Smith (texto egipcio que data de entre 2600 y 2200 AC) lleva una mezcla de grasa, miel y pelusa, según el transcrito de los símbolos jeroglíficos. La miel era la medicina más popular de Egipto, mencionada 500 veces en 900 remedios. Hipócrates (4º siglos 3 y AC), poco aficionado al uso de medicinas, prescribía una dieta simple, favoreciendo la miel dada junto con vinagre para el dolor, con agua hidromiel (agua y miel) para la sed, y una mezcla de miel, agua y diversas sustancias medicinales para la fiebre. Durante la era bíblica la miel recibió el respaldo tanto por el cristianismo y el Islam.

Zumla A, Lulat A. Honey–a remedy rediscovered. J R Soc Med. 1989; 82: 384–385.

Stephen L. Buchmann Rpplier. Letters from the hive: an intimate history of bees, honey, and humankind. Bantam Books, 2006. Nature.

Recientemente, durante los últimos 20 años, la miel ha encontrado un lugar en la medicina moderna, después de varias investigaciones de laboratorio y clínicas que demuestran sus efectos inhibitorios sobre aproximadamente 60 especies de bacterias, y varias especies de hongos y virus. Muchos utilizan la miel de abeja para la curación de los dolores de garganta, enfermedades digestivas, infecciones de piel y tejidos blandos, gingivitis y otras dolencias.

Marcus Zuzow.

sin-titulo

La miel de manuka es monofloral, producida por las abejas europeas (Apis mellifera) introducidas en Nueva Zelanda para obtener miel con fines alimentarios del arbusto manuka, Leptospermum scoparium de la familia Myrtaceae, utilizado por el pueblo maorí desde hace siglos como medicina natural. Este pequeño árbol, también conocido como árbol del té crece sin cultivar a través de Nueva Zelanda y el sureste de Australia. Cada año se recogen, solo en Nueva Zelanda, más 1.700 toneladas de este tipo de miel. La miel de Manuka es una de las formas más singulares y beneficiosas de la miel en el mundo.

Esta miel, además de su valor alimentario tiene algunas propiedades médicas, incluyendo las antimicrobianas, con acción frente a Streptococcus pyogenes del Grupo A, Streptococcus mutans, Staphylococcus aureus, incluyendo los resistentes a la meticilia (SARM), Proteus mirabilis, Pseudomonas aeruginosa, Enterobacter cloacae, Salmonella, Shigella, Escherichia coli enteropatógena, Vibrio cholerae, Clostridium difficile, Helicobacter pylori, Candida albicans. La actividad antimicrobiana se ha mostrado útil en el tratamiento de quemaduras, úlceras cutáneas, úlceras venosas y otras dolencias médicas.

Jeddar A, et al. The antibacterial action of honey. An in vitro study. SAMJ 1985; 67: 257-258.

La miel de manuka, en biopelículas con Staphylococcus aureus, Pseudomonas aeruginosa y Streptococcus pyogenes, a dosis sub-letales, causó extensa muerte celular e inhibió la adhesión bacteriana a la fibronectina, fibrinógeno y colágeno. También deterioró la adhesión in vitro de estas bacterias a los queratinocitos humanos y la adhesión de las bacterias más comunes que infectan las heridas.

Alandejani T, et al. Effectiveness of honey on Staphylococcus aureus and Pseudomonas aeruginosa biofilms. Otolaryngol Head Neck Surg 2008; 139: 114-118.

Maddocks SE, et al. Manuka honey inhibits adhesion and invasion of medically important wound bacteria in vitro. Future Microbiol 2013; 8:1523-1536.

Majtan J, et al. Anti-biofilm effects of honey against wound pathogens Proteus mirabilis and Enterobacter cloacae. Phytother Res 2013; 28: 69-75.

Lu J, et al. Manuka-type honeys can eradicate biofilms produced by Staphylococcus aureus strains with different biofilm-forming abilities. Peer J 2014; 25, e326.

sin-titulo

La composición de la miel manuka es muy compleja, y sus componentes varían en función de las flores que las abejas liban. Casi toda la miel natural contiene flavonoides (como la quercetina, apigenina, pinocembrina, kaempferol, crisina, luteonina, hesperidina, galangina y otros en menor cantidad). También contiene ácidos fenólicos (tales como caféico, p-cumárico, elágico, y ácidos ferúlico), ácido ascórbico, tocoferoles, catalasa, superóxido dismutasa, peróxido de hidrógeno, glutatión reducido, productos de reacción de Millard y péptidos. Muchos de estos compuestos actúan de forma sinérgica para proporcionar efectos antioxidantes. En la miel de abeja, uno de los componentes, el metil-glioxal, se considera altamente citotóxico bacteriano, y trabaja sinérgicamente con otros componentes de la miel para producir acción bactericida eficaz.

Marcus Zuzow.

sin-titulo

sin-titulo

En 1981, investigadores de la Universidad de Nueva Zelanda (Waikato Honey Research Unit) descubrieron que algunas clases de la miel manuka tenía una concentración más alta de enzimas estables que la miel regular. Estas enzimas crean un peróxido de hidrógeno natural que funciona como un antibacteriano. Algunas cepas de esta miel neozelandesa son particularmente ricos en peróxido de hidrógeno, metil-glioxal y dihidroxi-acetona.

Mavric E, et al. Identification and quantification of methylglyoxal as the dominant antibacterial constituent of manuka (Leptospermum scoparium) honeys from New Zealand. Mol Nutr Food Res 2008, 52, 483-489.

Majtan J, et al. “Methylglyoxal-induced modifications of significant honeybee proteinous components in manuka honey: Possible therapeutic implications. Fitoterapia 2012; 83: 671-677. doi:10.1016/j.fitote.2012.02.002. PMID 22366273.

No toda la miel de manuka tiene el mismo grado de actividad bactericida, y la razón de esto esta todavía bajo investigación. Se entiende que dependiendo de la estación del año y la fuente de alimento de las abejas, las mieles pueden variar en el grado y la fuerza. Es posible que una subespecie del arbusto manuka o el tipo de suelo que crece en puede tener un efecto sobre las concentraciones variables de compuestos dentro de la miel. En consecuencia, algunas zonas de Nueva Zelanda producen mayores concentraciones de componentes activos en la miel, produciendo un producto de mayor calidad. La miel típica sin filtrar es una rica fuente de aminoácidos, vitaminas del complejo B, calcio, cobre, hierro, magnesio, manganeso, fósforo, potasio, sodio y zinc. En la miel de manuka, el contenido nutricional puede ser de hasta cuatro veces la de la miel de otras flores habituales, incluyendo concentración más alta de enzimas, peróxido de hidrógeno, metilglioxal y dihidroxiacetona.

Marcus Zuzow.

Kato Y, et al. Identification of a novel glycoside, leptosin, as a chemical marker of manuka honey. J Agric Food Chem 2012; 60: 3418-3423.

Chan CW, et al. Analysis of the flavonoid component of bioactive New Zealand manuka (Leptospermum scoparium) honey and the isolation, characterisation and synthesis of an unusual pyrrole. Food Chem 2013; 141: 1772-1781.

Álvarez-Suárez JM, et al. The Composition and biological activity of honey: A focus on manuka honey. Foods 2014; 3: 420-432. doi:10.3390/foods3030420

La miel de manuka está comúnmente disponible en tarros, pero también viene pastillas, cápsulas, geles, cremas, pastillas de mama, jabones y numerosas preparaciones cosméticas.

Debido a que los consumidores no tienen manera de saber el grado de calidad o autenticidad de la miel de manuka que compran, se creó un estándar llamado Factor de Manuka Único (UMF®) que es un sistema de clasificación que indica la fuerza de la miel de manuka en comparación con la potencia antiséptica de fenol, teniendo en cuenta la acción de la trilogía peróxido de hidrógeno-metil-glioxal y-dihidroxi-acetona que se encuentra en ella, con el fin de evaluar su potencia y certificar según pruebas de laboratorio. La ahora llamada UMF Asociación de Miel en Nueva Zelanda introdujo el sistema de marcas de calidad y calificación UMF®. La UMF no se encuentra en el néctar de todas las flores las manuka. La manuka regularr sólo contiene la propiedad antibacteriana de peróxido de hidrógeno que es común a la mayoría de los tipos de miel.

En esencia, la UMF® es una garantía de que la miel se vende es de una calidad medicinal. Este registro de calidad UMF® oscila entre varios grados. Así una calificación UMF de 20+ es equivalente en potencia una solución de 20% de fenol. Los estudios de laboratorio han demostrado que la miel de manuka con un nivel de actividad UMF® de 12 a 15 es eficaz contra una amplia gama de bacterias muy resistentes. La escala sencilla de acción UMF® es la siguiente:

  • 0-4 producto no terapéutico
  • 5-9 grado de mantenimiento con beneficios para la salud en general
  • 10-14 apoya la curación natural y el equilibrio bacteriano
  • 15+ concentraciones superiores de fenoles que son altamente terapéuticos pero no se debe exceder de 1 cucharada a la vez

sin-titulo

Otro sistema de clasificación es utilizada la por Manuka Salud de Nueva Zelanda, que mide la cantidad de metilglioxal (Molan Gold Estándar -MGO®) en mg/kg de miel.

Oelschlaegel S, et al. Classification and characterization of Manuka honeys based on phenolic compounds and methylglyoxal. J. Agric. Food Chem. 2012, 60, 7229–7237.

http://www.umf.org.nz/what-we-do/

La miel tiene propiedades, propiedades antioxidantes, antibacterianas y antiinflamatorias. Por eso durante mucho tiempo ha sido empleada para el tratamiento de infecciones, incluyendo sin-tituloabscesos, heridas quirúrgicas, heridas traumáticas, quemaduras y úlceras de diferente etiología Se puede usar como un apósito para heridas para promover la curación rápida y mejorada. Estos efectos se deben a la acción antibacteriana de la miel en general, secundaria a su alta acidez, efecto osmótico, el contenido de antioxidante y contenido de peróxido de hidrógeno.

En 1970 ya se utilizó con éxito la aplicación local de la miel en el tratamiento postoperatorio de heridas con fallo de sutura en enfermas que habían sido sometidas
vulvectomía radical por carcinoma de la vulva. La cicatrización de la herida se aceleró y se detecto menor colonización bacteriana.

Cavanagh D, et al. Radical operation for carcinoma of the vulva: a new approach to wound healing. J Obstet Gynaecol Br Cwlth 1970; 77: 1037-1040.

Al-Waili NS, Saloom KY. Effects of topical honey on post-operative wound infections due to gram positive and gram negative bacteria following caesarean sections and hysterectomies. Eur J Med Res 1999; 4: 126-130.

Molan PC, Betts JA. Clinical usage of honey as a wound dressing: an update. J Wound Care.2004; 13: 353-356.

Visavadia BG, et al. Manuka honey dressing: An effective treatment for chronic wound infections. Br J Oral Maxillofac Surg 2008; 46: 55-56.

Gethin G, et al. Manuka honey vs. hydrogel–a prospective, open label, multicentre, randomised controlled trial to compare desloughing efficacy and healing outcomes in venous ulcers. J Clin Nurs 2009; 18: 466-474.

Wijesinghe M, el al. Honey in the treatment of burns: a systematic review and meta-analysis of its efficacy. N ZMed J 2009; 122: 47–60.

Lund-Nielsen B, et al. The effect of honey-coated bandages compared with silver-coated bandages on treatment of malignant wounds-a randomized study. Wound Repair
Regen 2011; 19: 664-670.

Diversos estudio demuestran que el uso de la miel conduce a una mejor curación de la herida en los casos agudos, alivio del dolor causado por quemaduras y la disminución de la respuesta inflamatoria en estos enfermos. La aplicación se hace de manera directa o por medio de apósitos especiales como los aprobados en 2007 por la FDA americana (U.S. Food and Drug Administration), entre ellos Medihoney® de Derma Sciences Inc. (New Jersey), consistente en una almohadilla absorbente de algas, cubierta de miel de manuka.

En las úlceras crónicas de las piernas, aunque haya publicaciones que apoyan su uso, la eficacia es dudosa como método curativo, aunque puede prevenir la infección.

Yaghoobi R, et al. Evidence for clinical use of honey in wound healing as an anti-bacterial, anti-inflammatory anti-oxidant and anti-viral agent: A review. Jundishapur J Nat Pharm Prod 2013; 8: 100–104.

Dunford C, Cooper R, Molan PC. Using honey as a dressing for infected skin lesions. Nurse Times.2000; 96:7-9.

Jull AB, et al. Honey as a topical treatment for wounds. Cochrane database of systematic reviews (Online) 2008; 4: CD005083.

sin-titulo

En las infecciones de heridas causadas por S. aureus Investigadores del Reino Unido de la Universidad Metropolitana de Cardiff descubrieron que la miel de manuka regula a la baja los genes mecR1 de los S. aureus resistentes a la meticilina (SARM) y que a concentraciones sub-inhibitorias Algunos científicos sugieren que el uso tópico habitual de miel en las heridas infectadas (especialmente en el ámbito hospitalario y medicina domiciliaria) pudiera controlar las infecciones por estos microorganismos. La miel en combinación con oxacilina restaura la sensibilidad de los SARM.

Jenkins RE, Cooper R. Synergy between oxacillin and manuka honey sensitizes methicillin-resistant Staphylococcus aureus to oxacillin.J Antimicrob Chemother 2012; 67: 1405-1407.

Varios estudios describen cómo la miel de abeja puede ayudar a la curación gingivitis y enfermedad periodontal. Debido a sus propiedades antimicrobianas, investigadores de la Facultad de Odontología de la Universidad de Otago (Dunedin, Nueva Zelanda) descubrieron que masticar o chupar un producto de la miel de manuka causó un disminución del 35% en la placa, y reducción del 35% sangrado gingival.

English HK, et al. The effects of manuka honey on plaque and gingivitis: a pilot study. J Int Acad Periodontol 2004; 6: 63-67.

La miel manuka detiene el crecimiento de Streptococcus pyogens causantes de faringoamigdalitis. El efecto, tanto en las células planctónicas como en las biopelículas, no es bactericida: no obstante, se ha demostrado que puede inhibir la formación de las biopelículas con abrogación de la adhesión y agregación intercelular. Concentraciones subletales de miel de manuka previenen eficazmente la unión de S. pyogenes a la proteína fibronectina de tejido humano, pero no inhiben la unión al fibrinógeno. La inhibición observada de la unión a la fibronectina se explica por una reducción en la expresión de genes (Sof y Sfbl) que codifican las dos proteínas principales de adhesión de superficie de los estreptococos. Estos resultados indican que la miel de manuka tiene potencial en el tratamiento tópico de heridas que contienen S. pyogenes.

Maddocks S, et al. Manuka honey inhibits the development of Streptococcus pyogenes biofilms and causes reduced expression of two fibronectin binding proteins. Microbiology 2012; 158: 781-790.

Por otro lado, el Instituto Nacional del Cáncer americano (NCI) ha aprobado este tipo de miel para ser utilizada contra la inflamación de la garganta causada por la quimioterapia, ya que, además las propiedades comentadas, cuando se aplica tópicamente, estimula la formación de nuevos capilares sanguíneos y el crecimiento de fibroblastos y células epiteliales.

sin-titulo

La miel de manuka tiene efecto antibacteriano demostrado sobre Clostridium difficile. En un estudio se investigó la sensibilidad de C. difficile a esta miel viéndose actividad era bactericida o bacteriostático. Se usaron el método de difusión en agar y el de dilución en caldo para determinar las determinar las concentraciones mínimas inhibitorias (CMI) y las concentraciones bactericidas mínimas (CMB). Los valores de CMI y CBM de las tres cepas de C. difficile fueron los mismo (6,25% v/v). Se observó una relación dosis-respuesta entre la concentración de la miel y los halos de inhibición formados alrededor de las cepas de C. difficile, siendo la máxima la 50% v/v. El halo de inhibición del crecimiento persistió durante 7 días. La miel de manuka podría ser efectiva en las infecciones causadas por el microorganismo.

Hammond EN, Donkor ES. Antibacterial effect of Manuka honey on Clostridium difficile. BMC Research Notes 2013; 6: 188. doi: 10.1186/1756-0500-6-188

sin-titulo

En la actualidad, es necesaria la combinación de dos o tres antimicrobianos para erradicar el Helicobacter pylori, bacteria causante de úlceras y/o inflamación en el estómago e intestino delgado. Un estudio realizado en Nueva Zelanda en 1994 se demostró una inhibición completa del crecimiento de siete aislados de H. pylori en un período de incubación de 72 horas usando una concentración de 5% de miel manuka. La inhibición parcial de algunos aislados se logró al 2,5%.

Marcus Zuzow.

Somal N, Coley K, Molan P, Hancock B. Susceptibility of Helicobacter pylori to the antibacterial activity of Manuka honey. J Royal Soc Med. 1994; 87:9-12.

Se ha evaluado el efecto que tiene la miel de abeja sobre la enfermedad inflamatoria intestinal en ratas inducida experimentalmente. A diferentes dosis restauró la peroxidación lipídica, así como la mejora de los parámetros de antioxidantes. La puntuación de las alteraciones morfológicas e histológicas se redujeron significativamente en el grupo tratado con dosis bajas de miel (p <0,001). En el modelo de colitis inflamatoria, la administración oral de la miel de abeja 5 g/kg y 10 g /kg de peso redujo significativamente la inflamación del colon. El estudio indica que la miel de manuka es eficaz en el modelo experimental de colitis inducida en ratas, pero estos resultados requieren confirmación adicional en estudios con humanos.

Prakash A, et al. Effect of different doses of Manuka honey in experimentally induced inflammatory bowel disease in rats. Phytother Res 2008; 22: 1511–1519. doi:10.1002/ptr.2523

Según N. S. Al-Waili, la aplicación tópica de la miel es efectiva y segura en el tratamiento de los signos y síntomas de las lesiones recurrentes del herpes labial y genital. En el herpes labial la duración de los ataques, dolor, aparición de costras y el tiempo medio de curación con el tratamiento de la miel fueron 35%, 39%, 28% y 43% mejor, respectivamente, que con el tratamiento con aciclovir. Para el herpes genital, la duración de los ataques, el dolor, la aparición de costras, y el tiempo medio de curación con el tratamiento de la miel fueron de 53%, 50%, 49% y 59% mejor, respectivamente, que con aciclovir.

Al-Waili NS. Topical honey application vs. acyclovir for the treatment of recurrent herpes simplex lesions. Med Sci Monit 2004; 10: 94-98.

La miel de Manuka, además de las propiedades comentadas, tiene también efectos relacionados con la inmunidad.

En 2007, datos publicados en la revista Journal of Leukocyte Biology sugirieron que un componente de 5,8 kDa de la miel de abeja estimula las células inmunitarias a través de TLR4 (Toll-like receptor TLRs). El dato es interesante porque estudios anteriores realizados por el mismo equipo habían indicado que la miel estimula la producción de citoquinas de los monocitos humanos.

También miel de manuka estimula la liberación de TNF-α por los monocitos. La producción de oxígeno intermedio reactivo (ROI) se redujo significativamente (P <0,001) en líneas de monocitos (MM6) con el producto sin alteración de las células. También se ha visto que la miel de manuka estimula las citoquinas inflamatorias producidas por los monocitos, que juegan un papel importante en la reparación de los tejidos. Los resultados podrían explicar las propiedades terapéuticas sugeridas de miel en la promoción de la cicatrización de heridas.

Tonks AJ, et al. A 5.8-kDa component of manuka honey stimulates immune cells via TLR4. J Leukoc Biol 2007; 82: 1147-1155. doi: 10.1189/jlb.1106683.

Tonks AJ, et al. Stimulation of TNF-alpha release in monocytes by honey. Cytokine 2001; 14: 240-202. doi: 10.1006/cyto.2001.0868.

Tonks AJ, et al. Honey stimulates inflammatory cytokine production from monocytes. Cytokine 2003; 21: 242-247.

La Apalbumin1 (Apa1) es una glicoproteína de la jalea y de la miel que estimula los macrófagos para la liberación del factor de necrosis tumoral alfa (TNF-α). La Apa1 recombinante (rApa1) y sus cuatro fragmentos de proteínas recombinantes derivadas sobre la base de los productos parciales de trípticos Apa1 fueron preparadas en un trabajo de J. Maitan y cols. mediante la expresión heteróloga en Escherichia coli BL21-CodonPlus (DE3) -RIL. L-arginina a una concentración de 50 mM se utilizó para mejorar la solubilidad de la proteína recombinante. Los resultados informan que la fracción proteica de la glucoproteína es la causante de la estimulación de la producción de TNF por los macrófagos peritoneales múridos. El efecto inmuno-estimulador se incrementa significativamente después de la digestión tríptica parcial de Apa1. Se ha determinado que el fragmento N-terminal recombinante de Apa1 es el inductor más activos de la liberación de TNF en comparación con otros tres fragmentos de proteínas de Apa1, así como a la Apa1 nativa y rApa1. La miel nativa es capaz de estimular la secreción de TNF a partir de macrófagos múridos, mientras que la miel desproteinizada no tiene ningún efecto sobre la liberación de TNF.

Majtan J, et al. The immunostimulatory effect of the recombinant apalbumin 1-major honeybee royal jelly protein-on TNFα release. Int Immunopharmacol.2006; 6: 269-278.

El principal tratamiento para el cáncer es el uso de la quimioterapia y la radioterapia que de por sí son tóxicos para otras células viables del cuerpo. Recientemente, hay muchos estudios que se centran en el uso de productos naturales para la prevención y el tratamiento del cáncer. De estos productos naturales, la miel ha sido ampliamente investigada. El mecanismo de la actividad anti-cáncer de la miel como quicio-preventivo y agente terapéutico no ha sido completamente dilucidado. La acción está asociada con la apoptosis, actividad antiproliferativa, factor de necrosis antitumoral, poder antioxidante, efecto anti-inflamatorio, estimulación estrogénica y actividades inmunomoduladoras.

Ahmed S, Othman NH. Honey as a potential natural anticancer agent: A Review of its mechanisms. Evid Based Complement Alternat Med. 2013.; http://dx.doi.org/10.1155/2013/829070

En resumen, la miel manuka, conocida desde tiempos inmemorables, además de sus sustancias principales nutricionales, contiene un gran número de otros componentes en pequeñas cantidades y trazas, capaces de ejercer numerosos efectos, tales como actividades antimicrobianas y antioxidantes. En ensayos microbiológicos y clínicos, miel de manuka ofrece oportunidades en el control del crecimiento bacteriano y en el tratamiento de varios problemas de salud. La facilidad de la administración en el tratamiento de heridas infectadas, la ausencia de resistencia a la misma de las bacterias que las causan, lo que no sucede con los sin-tituloantibióticos convencionales y la eficiencia demostrada, son características importantes para el uso de esta miel en el tratamiento de esta situación médica.

El establecimiento por parte de la investigación de la existencia de componentes bio-activos presentes en la miel, y la amplia difusión de conocimientos en los últimos años sobre sus aplicaciones, ha conducido a una aceptación general del producto, como un agente natural terapéutico respetable.

En la actualidad no hay pruebas de interacciones significativas con otros medicamentos, aunque se recomienda precaución en enfermos que usan fármacos hipoglucemiantes orales o insulina. Como precaución con el producto hay que considerar la alergia a la miel.