Nueva vacuna BCG experimental.

img1La tuberculosis (TB), según la OMS, es la principal causa de muerte en el mundo debido a una bacteria infecciosa. Mycobacterium bovis bacillus Calmette-Guérin (BCG) es la única vacuna aprobada contra esta enfermedad, sin embargo, su eficacia contra la localización pulmonar es deficiente.

Mientras que el BCG se inocula actualmente por vía intradérmica, la ruta natural de la infección por M. tuberculosis es a través del pulmón. La enfermedad pulmonar excesiva causada por la inoculación pulmonar de BCG ha impedido el uso de esta ruta de inmunización. La vacuna actual BCG está hecha de M. bovis, similar a bacilo que infecta a los humanos. Los estudios muestran que la BCG es de 70% a 80% efectiva en la protección contra las formas más severas de TB, como la meningitis tuberculosa en los niños.

img2La vacuna es menos efectiva para prevenir la enfermedad respiratoria, que es la forma más común de tuberculosis en adultos. Además, la inmunidad proporcionada a los que se vacunan cuando son niños disminuye con el tiempo y, por otra parte, la BCG no puede administrarse a enfermos inmunocomprometidos como las personas con VIH/SIDA. Estos enfermos tienen un riesgo diez veces mayor de desarrollar tuberculosis si tienen tuberculosis latente que las personas sin VIH/SIDA.

Juan I. Moliva (Texas Biomedical Research Institute, San Antonio, TX, USA) y otros siete coautores, algunos del mismo centro de J.I. Moliva y otros de otras instituciones norteamericanas (Texas Biomedical Research Institute, San Antonio, Department of Microbial Infection and Immunity, Wexner College of Medicine, The Ohio State University, Columbus,  y Department of Infectious Diseases and Global Health, Cummings School of Veterinary Medicine, Tufts University, North Grafton), han publicado en la revista Mucosal Immunology un estudio en el que se deduce que la “delipidación” selectiva de Mycobacterium bovis BCG hace posible la vacunación directa pulmonar y aumenta la protección frente a  M. tuberculosis.

Los autores muestran que el tratamiento químico selectivo de BCG con éter de petróleo elimina los lípidos inflamatorios de la superficie bacteriana  manteniendo viable la BCG. En un modelo múrido, la vacunación pulmonar con este BCG modificado atenuó las respuestas inflamatorias, previno la enfermedad inmune pulmonar y aumentó significativamente la protección contra la infección por M. tuberculosis, este último aspecto debido a la idea de que las células T tendrían una mejor respuesta de memoria, reconociendo mejor las bacterias tuberculosas y destruyéndolas.

img3 Intentos anteriores de vacunar por vía nasal resultaron en inflamación y daños del tejido pulmonar. En el experimento con la nueva formulación de la vacuna BCG modificada en ratones, la tasa de inflamación fue sólo del 8% con la en comparación con el 20% para la BCG (2,5 veces menos inflamación en los pulmones).

Los investigadores vincularon directamente a la IL-17A como el contribuyente causante de la mejora de la inmunidad contra la infección por M. tuberculosis.

Estos resultados proporcionan la prueba de que la eliminación selectiva de lípidos citotóxicos de la superficie del BCG atenúa la inflamación y ofrece una vacuna más segura y superior contra la tuberculosis, causando menos daño después de la infección con M. tuberculosis.

Si futuras investigaciones, primero en primates (Macacus rhesus) y luego en humanos, realizando ensayos clínicos demuestra seguridad y efectividad, la vacuna podría ser administrada directamente en los pulmones. El sistema de administración sería en forma de aerosol administrado a través de un dispositivo similar a los inhaladores usados para el asma.

 

Moliva JI, et al. Selective delipidation of Mycobacterium bovis BCG enables direct pulmonary vaccination and enhances protection against Mycobacterium tuberculosis. Mucosal Immunology, 2019; doi: 10.1038/s41385-019-0148-2