Nueva vancomicina

1 La mayoría de los nuevos antibióticos surgidos a lo largo del tiempo son mejoras de las clases existentes a los que se ha cambiado su potencia o hecho modificaciones para evitar la resistencia de las bacterias y minimizar efectos adversos. Como ejemplo, de la penicilina original se han desarrollado hasta cinco generaciones. De manera similar, distintos investigadores en Australia y USA, están trabajando para mejorar la vancomicina, antibiótico prescrito durante más de 60 años (descubierto en 1956 e introducido en la práctica clínica en 1958) y que hasta hace pocos años (1987) no se había vuelto inactivo frente algunas cepas de enterococos. La OMS recientemente ha establecido como prioridad alta el desarrollo de antibióticos para combatir la resistencia de los enterococcos, concretamente Enterococcus faecium

WHO. Global priority list of antibiotic-resistant bacteria to guide research, discovery, and development of new antibiotics. February 27, 2017

2Akinori Okano, y otros autores (Department of Chemistry, and the Skaggs Institute for Chemical Biology, The Scripps Research Institute, La Jolla, CA) han realizado varios estudios diseñados para proporcionar la unión dual de d-Ala-d-Ala / d-Ala-d-Lac que supere directamente la base molecular de resistencia a la vancomicina, explorado cambios estructurales periféricos para mejorar la potencia antimicrobiana y proporcionar mecanismos sinérgicos adicionales de acción. Ahora, en una publicación realizada en los Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) de USA, se describe una modificación periférica C-terminal, que introduce una sal de amonio cuaternario, y que se ha visto que proporciona un análogo de vancomicina con un enlace modificado con un segundo mecanismo de acción que es independiente de la unión d-Ala-d-Ala / d-Ala-d -Lac.

Esta modificación, que induce la permeabilidad de la pared celular, es complementaria a la inhibición de la síntesis de la pared celular por el glucopéptido, y proporciona mejoras en la potencia antimicrobiana (200 veces) contra los enterococos resistentes a la vancomicina (VRE). Además, este tipo de 3 modificación C-terminal puede combinarse con una segunda adición periférica (4-clorobifenil) metil (CBP) al disacárido de vancomicina para proporcionar agentes antimicrobianos aún más potentes (CMI frente a VRE = 0,01-0,005 μg/ml) con actividad que se puede atribuir a los tres mecanismos de acción independientes y sinérgicos, sólo uno de los cuales requiere la unión d-Ala-d-Ala / d-Ala-d-Lac.

En la investigación se muestra que tales análogos de vancomicina modificados muestran poca propensión a la resistencia adquirida por VRE y que su durabilidad, así como su potencia antimicrobiana, siguen tendencias ahora predecibles debido a sus tres mecanismos de acción. Se espera que tales antibióticos muestren una actividad antimicrobiana duradera que no sea propensa a una resistencia bacteriana clínica adquirida rápidamente.

Ahora se está trabajando en diseñar un método sencillo para sintetizar la nueva vancomicina modificada que haga rentable su desarrollo ya que ahora el proceso exige hasta 30 pasos diferentes en el laboratorio. También se investiga en los aspectos de efectos adversos.

El estudio fue apoyado por los Institutos Nacionales de Salud de USA (beca F32 GM114948 and CA041101)

Okano A, et al. Peripheral modifications of [Ψ[CH2NH]Tpg4]vancomycin with added synergistic mechanisms of action provide durable and potent antibiotics. Proc Natl Acad Sci USA 2017; doi: 10.1073/pnas.1704125114

4 El Scripps Research Institute (TSRI) es una de las organizaciones independientes sin ánimo de lucro más importantes del mundo dedicada a la investigación en ciencias biomédicas.
La institución, derivada de la Scripps Metabolic Clinic, fundada por la filántropa Ellen Browning Scripps en 1924, ahora emplea a más de 2 500 personas en sus campus en La Jolla (California) y Júpiter (Florida)