Patogenia de los norovirus

4811 Los norovirus causan enfermedad gastrointestinal altamente contagiosa muy conocida en la población por propagarse rápidamente en los crucero, en hogares de ancianos, escuelas y otros espacios densamente poblados, causa la muerte de unas 200 000 personas anualmente. No hay tratamiento o vacuna para prevenir la enfermedad, y los científicos conocen todavía poco sobre cómo se inicia la infección. Los norovirus humanos no se puede cultivarse fácilmente en un laboratorio, por eso los investigadores eligen estudiarlo en ratones.

4812Craig B Willen (Department of Pathology and Immunology, Washington University School of Medicine, St. Louis, USA). y 22 autores más de centros de científicos de Boston, Chicago, San Francisco y Nueva York, han publicado el 12 de abril, en Science, un trabajo que sugiere que atacar unas determinadas células intestinales con una vacuna o un fármaco puede ser una estrategia viable para prevenir o tratar las infecciones por norovirus.

Las interacciones complejas entre la inmunidad del huésped y el microbioma regulan la infección por norovirus; sin embargo, el mecanismo de la promoción inmune del huésped de la infección por el virus entérico sigue siendo oscuro. El tropismo celular de los norovirus también es desconocido. Recientemente, los autores identificaron CD300lf como un receptor de norovirus múrido (MNoV). También han demostrado que las células penacho (tuft), un tipo raro de células epiteliales intestinales, expresan CD300lf y son la célula diana para MNoV en el intestino del ratón. Encontraron que las citoquinas tipo 2, que inducen la proliferación de células tumorales, promueven la infección por MNoV in vivo. Estas citoquinas pueden reemplazar el efecto de la microbiota comensal en la promoción de la infección por virus.

4813Los norovirus dentro de células penacho están ocultos del sistema inmune, lo que podría explicar por qué algunas personas siguen eliminando el virus mucho después de que ya no estén enfermos. Se cree que estos “portadores sanos” son una de las fuentes de los brotes de norovirus, por lo que entender cómo el virus evita la detección en esas personas podría conducir a mejores formas de prevenir los brotes.

El tratamiento de los ratones infectados con norovirus con un poderoso cóctel de antibióticos de amplio espectro disminuyó el número de células penacho y el riesgo de infección. Los antibióticos utilizados en el estudio no serían prácticos para administrar a los enfermos porque alterarían y agotarían a microbiota intestinal tan benificiosa para la salud global. Aun así, el hallazgo apunta al papel de las bacterias intestinales para facilitar la infección por norovirus.

El estudio proporciona una idea de cómo el sistema inmune y los microorganismos pueden promover la infección viral entérica.

La investigación fue financiada por los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) de USA y subvenciones K08 AI128043 y R01 AI127552.

Wilen CB et al. Tropism for tuft cells determines immune promotion of norovirus pathogenesis. Science, 2018; 360 (6385): 204-208. DOI: 10.1126/science.aar3799

4814

Las células del “penacho”, a veces denominadas células “cepillo”, son células quimiosensoriales que sobresalen en el revestimiento epitelial de los intestinos y el tracto respiratorio. Los nombres se refieren a las microvellosidades que se proyectan desde las células. Por lo general, hay muy pocas células de penacho presentes, pero se ha demostrado que detectan infecciones por parásitos (protozoos) y helmintos en el intestino y desencadenan una respuesta inmune aumentando mucho en momentos de parasitosis. El hecho que puede empeorar las infecciones por norovirus y pueden explicar por qué las personas en el mundo en desarrollo, donde los parásitos intestinales y las infecciones por lombrices son más comunes, también tienen más más mortalidad a causa de los norovirus.

Hasta ahora, los científicos no entendían cómo el norovirus podría estar relacionado con parásitos intestinales y las infecciones por gusanos. El nuevo estudio indica que tales infecciones en los ratones hacen que el número de células de penacho aumente de cinco a diez veces, lo que hace que el norovirus se replique más eficientemente.

Grencis RK. Et al. Tuft Cells: A New Flavor in Innate Epithelial Immunity.Trends in Parasitology 2016; 32: 583–585.
DOI: https://doi.org/10.1016/j.pt.2016.04.016