Predicción del final de la epidemia por el virus Zika en América Latina

Sin título

Cuando crecieron las pruebas de un vínculo causal entre la infección por el virus Zika (ZIKV) y microcefalia y otras anomalías congénitas graves, la Organización Mundial de la Salud (OMS), en febrero de 2016, declaró la epidemia de América Latina por este virus una emergencia de salud pública internacional. La velocidad de propagación del virus es un gran desafío para las autoridades sanitarias. Las respuestas inmediatas de la OMS, en junio de 2016, han incluido el control de vectores, asesoramiento para retrasar el embarazo en unos pocos países y otras de recomendaciones generales para las áreas afectadas por la epidemia. La reacción de las autoridades sanitarias tiene su mérito, pero es probable que la eficacia sea limitada y en algunos aspectos pueda operar en forma antagónica. Se necesitan conocimientos más completos de la dinámica y los factores impulsores de la epidemia para evaluar los riesgos a largo plazo y así priorizar las intervenciones más adecuadas.

Científicos del Imperial College (Londres), y del Departamento de Epidemiología de la, Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health, Baltimore (USA) creen que la epidemia actual por el virus Zika (ZIKV) no se pueden contener con las medidas aplicadas hasta ahora.

Sin título

El profesor Neil M. Ferguson de la School of Public Health del Imperial Collage (Londres), autor principal de un artículo publicado en Science, es el Jefe del Departamento de Epidemiología de Enfermedades Infecciosas y dirige el Centro MRC (Medical Research Council) de Análisis y Modelización de los focos epidémicos. Su investigación tiene como objetivo mejorar la comprensión de los factores epidemiológicos y los procesos de población que conforman la propagación de enfermedades infecciosas en las poblaciones humanas y animales. Un aspecto clave es el análisis y la optimización de las estrategias de intervención dirigidas a limitar la propagación de la enfermedad, tanto en una población de acogida o de un individuo infectado.

Tres factores clave determinan la magnitud y la velocidad de propagación de una infección emergente en una población previamente limpia de la misma y el riesgo de que se establezca una endemia a largo plazo. La primera es la transmisibilidad de la infección, que se caracteriza por el número de reproducción, R, el número promedio de infecciones secundarias causadas por un caso índice típico (R<1 detiene una epidemia). Los autores proporcionan estimaciones variables en el tiempo de R para los países latinoamericanos en los que se dispone de datos de vigilancia epidemiológica y las tendencias en los países que se esconden en la heterogeneidad subnacional, lo que probablemente refleja la variación geográfica en el hábitat del vector y la variación climática impulsada en la densidad del vector y su competencia.

El tiempo de generación (Tg, el tiempo entre ondas secuenciales de la infección) es el segundo factor clave que determina la escala de tiempo de invasiones de enfermedades transmisibles. Tomando las estimaciones de R y Tg, los científicos han utilizado un modelo estocástico de la transmisión espacial del ZIKV para ilustrar la dinámica de la epidemia y posibles olas futuras de transmisión. Teniendo esto en cuenta se espera que actual epidemia se


Sin título
extinga en 3 años, con oscilaciones estacionales en la incidencia causada por la variación en las poblaciones de mosquitos y la transmisibilidad de la infección. A continuación es probable que la inmunidad de grupo cause un retraso de más de una década hasta que otras grandes epidemias sean posibles, situación ya observada en otras epidemias, como la del virus chikunguña, muy similar al Zika, en las que ha habido epidemias explosivas seguidas de largos períodos con muy pocos casos, esperándose en el momento actual que los casos de Zika se reduzcan substancialmente al término del próximo año, o antes.

La conectividad a gran escala de poblaciones humanas es el tercer factor clave. La movilidad humana determina la probabilidad de que una infección presente en un solo lugar se introducirá en otro. Aunque la siembra de la infección en Brasil fue un hecho fortuito, una vez que la epidemia estaba en marcha a gran escala, la exportación de la infección a todo el continente americano era rápida e inevitable, lo cual condujo a las grandes epidemias que se desarrollaron a partir de mayo el año 2015 en adelante.

Sin título

Modelar da una idea de cómo la distribución por edades de la infección evolucionará con el tiempo es de especial importancia dado el riesgo del síndrome congénito del Zika y la microcefalia asociada. Durante la epidemia inicial se podría esperar que todas las edades se viesen igualmente afectadas, a menos que la exposición y / o sensibilidad variasen considerablemente con la edad. Entonces, la edad media de la infección caería en futuras epidemias, teniendo en cuenta la inmunidad adquirida por las personas mayores mediante exposición en el pasado; sin embargo, los análisis sugiere que este efecto es poco probable que sea suficiente para evitar el riesgo permanente a las mujeres embarazadas en futuras epidemias por el ZIKV. Esta conclusión se apoya en el análisis de los datos históricos de seroprevalencia del Zika.

En definitiva, el estudio ‘anticipa’ cómo se comportará la infección por el Zika en el próximo futuro.

El trabajo ha sido apoyado y financiado por el Consejo de Investigación Médica (MRC), la Fundación Bill y Melinda Gates, los Institutos Nacionales de Salud (NIH), y la Unidad de Investigación de Protección de la Salud del Reino Unido INDH en Metodología de Modelización del el Imperial College de Londres.

Ferguson NM, et al. Countering Zika in Latin America. Science. Published online July 14 2016.
DOI: 10.1126/science.aag0219