Probióticos y diarrea de niños malnutridos en Uganda

1 La desnutrición aguda grave (SAM) es un desafío importante en los países de bajos ingresos y da como resultado 0,5 a 1 millón de muertes infantiles anuales. Los niños hospitalizados con SAM son particularmente susceptibles y las tasas de letalidad en muchos hospitales subsaharianos suelen estar por encima del 20%. La diarrea es una complicación importante de SAM asociada con una mayor morbilidad, hospitalización prolongada y muerte.

Benedikte Grenov (Department of Nutrition, Exercise, and Sports, University of Copenhagen, Denmark; y Mwanamugimu Nutrition Unit, Department of Pediatrics and Child Health, Mulago National Referral Hospital, Kampala, Uganda); y otros autores e instituciones, en un estudio publicado en la revista Journal Pediatric Gastroenterology and Nutrition el 13.01.2017, han evaluado el efecto de los probióticos sobre la diarrea durante el tratamiento ambulatorio de niños con desnutrición aguda grave (SAM).

Realizaron un estudio de asignación aleatoria, doble ciego, controlado con placebo, en el que de los 757 niños con SAM examinados, de 6 a 59 meses de edad, 400 niños fueron asignados al azar para recibir probióticos (n = 200) o placebo (n = 200). Se excluyeron enfermos con shock o dificultad respiratoria grave al ingreso, pesos inferiores a 4,0 kg discapacidad evidente o enfermedad congénita o maligna significativa y enfermos con SAM ingresados en los 6 meses previos.

2 Los enfermos recibieron una dosis diaria de una mezcla de Bifidobacterium animalis subsp. lactis (BB-12) y Lactobacillus rhamnosus (LGG) (10 mil millones de unidades formadoras de colonias, 50:50) o placebo durante la hospitalización seguida de un período de tratamiento ambulatorio de 8-12 semanas, dependiendo de la tasa de recuperación de los niños. Todos los resultados se informaron por separado tanto para el tratamiento hospitalario como para el ambulatorio. El resultado primario fue el número de días con diarrea durante la hospitalización. Los resultados secundarios incluyeron otros resultados de diarrea, neumonía, aumento de peso y recuperación de la enfermedad.

No hubo diferencias en el número de días con diarrea entre los grupos probiótico (n=200) y placebo (n=200) durante el tratamiento hospitalario (diferencia ajustada +0,2 días, IC del 95%: -0,8 a 1,2, p=0,69).3 Durante el tratamiento ambulatorio, los probióticos redujeron los días con diarrea (diferencia ajustada -2,2 días IC del 95%: -3,5 a -0,3, p=0,025). No hubo efectos de los probióticos sobre la incidencia y gravedad de la diarrea, la neumonía, el aumento de peso o la recuperación durante el tratamiento intra o extrahospitalario. Veintiséis enfermos murieron en el grupo de probióticos versus 20 en el grupo de placebo (p=0,38).
BB-12 y LGG no tuvieron efecto sobre la diarrea en niños con SAM durante la hospitalización, pero redujeron el número de días con diarrea en el tratamiento ambulatorio en un 26%. Los probióticos pueden tener un papel en el seguimiento de los niños hospitalizados con SAM o en el tratamiento basado en la comunidad de los niños malnutridos, pero se necesitan más estudios para confirmar estas dudas.

Grenov B, et al. Effect of probiotics on diarrhea in children with severe acute malnutrition: A randomized controlled study in Uganda. J Pediatr Gastroenterol Nutr 2017; 64: 396-403.
DOI: 10.1097/MPG.0000000000001515

El un artículo es de acceso abierto distribuido bajo los términos de Creative Commons Atribución-No Commercial-No Derivatives License 4.0 (CCBY-NC-ND).