Resistencia a la azitromicina

img01

El tracoma es la principal enfermedad infecciosa causante de ceguera en el mundo. Es a la vez consecuencia y causa de la pobreza y afecta principalmente a comunidades aisladas con muy poco acceso a los servicios sanitarios, al agua potable o a buenas condiciones higiénicas. Se estima que unos 163 millones de personas tienen riesgo de sufrir la enfermedad y que causa unas pérdidas de productividad por valor de 3.000 a 6.000 millones de dólares al año.

Los antibióticos son un elemento clave de la estrategia SAFE (Surgery, Antibiotics, Facial Cleanliness and Environmental) recomendada por la OMS para el control del tracoma. La compañía Pfizer ha donado hasta la fecha más de 740 millones de dosis de azitromicina a través de la Iniciativa Internacional contra el Tracoma (IIT), que fue cofundada por Pfizer en 1998, y colabora con más de 100 socios gubernamentales, no gubernamentales y del sector privado para implementar la estrategia SAFE en todo el mundo.

La distribución masiva de azitromicina de los programas de control del tracoma y podría reducir la mortalidad en niños menores de 5 años en algunos entornos.

img02

Kieran S O’Brien (Francis I Proctor Foundation and Division of Epidemiology, University of California), como firmante en primer lugar, y siete autores más han publicado en Lancet Infectious Diseases una revisión sistemática sobre sobre la resistencia bacteriana a la azitromicina después de su distribución masiva para tratar el tracoma. En la revisión, los autores sintetizan las pruebas sobre la aparición de este tipo de resistencia antimicrobiana a la azitromicina.

Los investigadores realizaron búsquedas en las bases de datos electrónicas para publicaciones hasta el 14 de junio de 2018. Se incluyeron estudios de cualquier tipo (excluyendo estudios de modelos experimentales, informes de vigilancia y artículos de revisión) sobre la distribución, en toda la comunidad social, de azitromicina oral para la prevención y el tratamiento del tracoma, evaluando la resistencia a los macrólidos, sin restricciones del tipo de microorganismo. Extrajeron la prevalencia de resistencia de los informes publicados y se solicitaron datos no publicados a los autores de los estudios incluidos.

img03

De los 213 estudios identificados, 19 cumplieron con los criterios de inclusión (12 evaluaron Streptococcus pneumoniae) y se utilizaron para la síntesis cualitativa. La resistencia a los macrólidos, después de la distribución de azitromicina, se informó en tres de los cinco organismos estudiados.

La falta de resistencia en Chlamydia trachomatis sugiere que la azitromicina podría seguir siendo efectiva para los programas de tracoma, pero las pruebas que existen sobre ello son escasas.

Como la distribución masiva de azitromicina para el tracoma continúa y también se usa en otras indicaciones, se requerirá un control continuo de la resistencia antimicrobiana.

 

O’Brien K. et al.Antimicrobial resistance following mass azithromycin distribution for trachoma: a systematic review. Lancet Infect Dis 2018;

DOI:https://doi.org/10.1016/S1473-3099(18)30444-4