Resistencia a los antibióticos y la ONU

Los 193 países miembros de la ONU, antes de iniciarse la reunión de la Asamblea General celebrada el 21 septiembre de 2016 en Nueva York, han firmado una declaración que se puede considerar histórica: un acuerdo global para hacer frente a la resistencia bacteriana a los antibióticos, causante de unas 700.000 muertes anuales. Los Jefes de Estado se han comprometido a adoptar una estrategia de amplio alcance y coordinada para gestionar las causas fundamentales de la resistencia microbiana a los antibióticos (RMA) en múltiples sectores, en especial en la salud humana, la salud animal y la agricultura.

sin-titulo

La reunión de alto nivel fue convocada por el Presidente del 71º Período de Sesiones de la Asamblea General, S.E. Peter Thomson. Es la cuarta vez en la historia de esta institución trata un tema relacionado con amenazas para la salud mundial, después de haberlo hecho con las infecciones por el VIH, enfermedades no transmisibles (cáncer, cardiovasculares), y el Ébola.

sin-titulo

Los países reafirmaron su compromiso de desarrollar planes nacionales de acción frente a la RMA, basándose en el Plan de acción mundial sobre la resistencia a los antimicrobianos: el proyecto desarrollado en 2015 por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en colaboración con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE).

Estos planes resultan necesarios para comprender toda la magnitud del problema y acabar con el mal uso de medicamentos antimicrobianos en la salud humana, sanidad animal y agricultura. Los líderes reconocieron la necesidad de contar con sistemas más potentes para controlar las infecciones resistentes a los medicamentos y el volumen de antimicrobianos utilizados en seres humanos, animales y cultivos, así como en intensificar la cooperación internacional y disponer de mayor financiación.

Por ello se comprometieron a endurecer la regulación de los antimicrobianos, a mejorar el conocimiento y la concienciación, promover las mejores prácticas, además de fomentar enfoques innovadores utilizando alternativas a los antimicrobianos y nuevas tecnologías para el diagnóstico y las vacunas.

Los líderes presentes en la reunión de las Naciones Unidas hicieron un llamamiento a la OMS, la FAO y la OIE, en colaboración con bancos de desarrollo como el Banco Mundial y otras partes interesadas, para que coordinen su planificación y acciones e informen a la Asamblea General de las Naciones Unidas en septiembre de 2018. Además, pusieron de relieve las deficiencias del mercado, y solicitaron nuevos incentivos para la inversión en investigación y desarrollo de medicamentos nuevos, eficaces y asequibles, pruebas de diagnóstico rápido, y otras terapias importantes para sustituir a aquéllas que están perdiendo fuerza.

sin-titulo

El acuerdo comprende compromisos fundamentales a cumplir en un plazo de dos años:

  • Desarrollo de sistemas regulatorios y de vigilancia para el uso de los fármacos
    antimicrobianos en humanos y animales.
  • Fomento de la innovación y desarrollo de nuevos productos antibacterianos.
  • Fomentar enfoques innovadores utilizando alternativas a los antimicrobianos.
  • Desarrollo de nuevas tecnologías para el diagnóstico y las vacunas.
  • Mejorar la formación de los profesionales sanitarios y de la población en general.



http://www.who.int/mediacentre/news/releases/2016/commitment-antimicrobial-resistance/es/
https://www.aemps.gob.es/informa/notasInformativas/laAEMPS/2016/docs/NI-AEMPS_11-2016-reunion-ONU-antibioticos.pdf