Terremotos nepalíes y el riesgo de una epidemia de hepatitis E

Un grupo de 21 autores de diversas instituciones de Nepal, Reino Unido, Francia y USA, en una publicación reciente en The Lancet, analizan y advierten de una epidemia de hepatitis por el virus E en Nepal tras los recientes terremotos que sacudieron el país y su entorno.

1Los terremotos recientes en Nepal, del 25 de abril y el 12 de mayo, mataron a miles de personas (más de 8.000), hirieron a unas 22.000 y desplazaron a decenas de miles y destruyeron gran parte de la infraestructura del país. Miles de nepalíes viven en campamentos improvisados, con acceso limitado o nulo a agua potable limpia. En la actualidad existe un riesgo considerable de enfermedades infecciosas en las zonas afectadas. De particular preocupación es el riesgo de una epidemia de hepatitis E. Los casos esporádicos de hepatitis E son comunes en Nepal. La mayoría tienen una enfermedad autolimitada, pero las mujeres embarazadas tienen una mortalidad del 25%.
Las zonas afectadas por el terremoto se enfrentan a una “tormenta perfecta” de factores de riesgo: gran población desplazada con acceso limitado al agua potable, falta de instalaciones sanitarias básicas y medicamentos, la aproximación de los monzones (julio-septiembre), infraestructuras de salud sobrecargadas, grandes cantidades circulantes de virus de la hepatitis E (VHE), y 2una población de riesgo que en un 70% carece de anticuerpos protectores anti-VHE IgG. Los autores del escrito, como un grupo de expertos internacionales en HEV y enfermedades infecciosas, estiman un riesgo muy alto de que surja un brote inminente de hepatitis E y propagación del virus, con, posiblemente, más de 500 muertes entre las mujeres embarazadas, cuya probabilidad de enfermar y curso más grave de la enfermedad es más alto que en resto de la población, tasa de mortalidad de un 25%. Hay antecedentes de una serie de grandes brotes de hepatitis E en Nepal, incluyendo uno en 2014, con más de 10 000 casos.

Una vacuna segura y efectiva (HEV239) está disponible, pero sólo con licencia para su uso en China. La HEV239 aún no ha recibido la precalificación de vacuna por la OMS, y el Grupo de Expertos de Asesoramiento Estratégico de la OMS en3 Inmunización no ha recomendado su uso habitual en áreas altamente endémicas debido a la necesidad de más datos de seguridad y eficacia, sobre todo en las mujeres embarazadas; sin embargo, en su documento de posición sobre la hepatitis E, recientemente publicado, indica que la postura actual de la OMS no debe impedir el uso de la vacuna en situaciones específicas. De acuerdo con las estimaciones de los autores, su uso en Nepal, si se produjese un brote, podría prevenir la muerte de más de 400 mujeres embarazadas.

Para minimizar el riesgo para la salud humana, se recomienda: primero, implementar un mecanismo de vigilancia activa para identificar los casos de hepatitis E utilizando pruebas en los punto de atención (point-of-care); segundo, el Ministerio de Salud de Nepal debería iniciar una solicitud para la vacuna HEV239 y preventivamente construir una reserva local de dosis de vacunas; tercero, el desarrollo de estrategias de implementación específicas y directrices para el uso de HEV239 sobre la base de identificación de las poblaciones de alto riesgo y la capacidad de organización disponibles para la mejora y seguimiento de los resultados de seguridad.

Basnyat, B et al. Nepali earthquakes and the risk of an epidemic of hepatitis E. The Lancet, June 16 2015.

Published online June 16, 2015 http://dx.doi.org/10.1016/S0140-6736(15)61110-2

Vacuna frente a la hepatitis E

Hecolin®, una vacuna recombinante utilizado para la prevención de la hepatitis E, ha sido desarrollada y fabricada por Xiamen Innovax Biotech Co., Ltd. en Xiamen, China.
Basada en el genotipo 1 del HEV, se prepara utilizando una cepa genéticamente modificada de Escherichia coli. Se concedió su autorización de comercialización en China, en diciembre de 2011 por la China Food and Drug Administration.

En el mercado chino está disponible desde octubre de 2012, la vacuna está aprobada para su uso en personas mayores de 16 años, y se recomienda para las personas con alto riesgo de infección por el virus de la hepatitis E (VHE), incluidos los que participan en cría de animales, manipuladores de alimentos, estudiantes, miembros de las fuerzas armadas, mujeres en edad fértil, así como a los viajeros que vayan a zonas endémicas de la infección animales.

La eficacia es superior al 85%, y mantiene Ac frente al HEV durante más de 4 años.

(http://www.innovax.cn/en/pro1.aspx?CateID=52#103)