Trasplante fecal y C. difficile

Trasplante fecal y C. difficile

1.1La infección por Clostridium difficile (CDI) generalmente es consecuencia de una alteración de la microbiota intestinal inducida por antibióticos. El trasplante de microbiota fecal (TMF) ha demostrado ser eficaz en enfermos con CDI recurrente; sin embargo, su valor en el tratamiento de CDI primario actualmente no está claro.

Frederik Emil Juul (Department of Transplantation Medicine, Oslo University Hospital Rikshospitalet, Oslo, Norway) y otros once autores noruegos y daneses, han presentado en la “Digestive Disease Week” de junio de 2018, celebrada en Washington, un estudio comparando el trasplante de flora fecal frente a antibióticos en el tratamiento de la colitis por Clostridium difficile. Este ensayo es el primero en investigar si el tratamiento con TMF es más eficaz para tratar la CDI primaria que la terapia con antibióticos estándar actual.

1.2 Los resultados de este estudio sirven para planificar un ensayo de efectividad de fase III para TMF en la CDI primaria. Enfermos hospitalizados ≥18 años con diarrea (≥3 deposiciones sueltas por día) y una prueba positiva de toxina de C. difficile, sin pruebas de la CDI durante el último año, fueron asignados al azar al tratamiento estándar de 10 día con metronidazol oral, 500 mg tid, o TMF administrado el día del diagnóstico de la CDI. El grupo TMF recibió por el recto 60 ml de microbiota intestinal humana cultivada anaeróbicamente, y recultivada a partir de las heces de una persona sana (ACHIM AB, Vallingby, Suecia). El resultado primario fue la tasa de resolución de la CDI sin recurrencia dentro de los 70 días posteriores a la aleatorización. La detección del punto final fue ciega.

Desde febrero de 2015 hasta septiembre de 2017, 20 enfermos, de en cinco hospitales noruegos, fueron asignados al azar y recibieron el tratamiento. Un enfermo fue diagnosticado más tarde con una infección sincrónica por norovirus y fue excluido de los análisis finales. De los 19 enfermos elegibles para los análisis, nueve fueron asignados al azar al TMF, y 10 a tratamiento con antibióticos estándar. Todos los enfermos habían recibido antibióticos antes de la aparición de CDI.

1.3Con el tratamiento asignado, se observó resolución primaria de la CDI sin recurrencia dentro de los 70 días en 5 de 9 enfermos (56%) en el grupo de TMF, en comparación con 4 de 10 en el grupo antibiótico estándar (40%), p =0,46. Los casos restantes se consideraron fracasos de tratamiento. Cuatro enfermos en el grupo TMF fueron cambiados a antibióticos orales durante el seguimiento. En el grupo de antibióticos estándar, 5 enfermos fueron cambiados a vancomicina o tuvieron ciclos repetidos de antibióticos, y 1 tuvo diarrea continua por CDI, pero sin necesidad de tratamiento. El TMF fue bien tolerado. No hubo eventos adversos graves en ninguno de los grupos. Un sujeto del grupo TMF que tenía una resolución completa de la diarrea murió el día 26 después de la aleatorización debido a una causa no relacionada.

Los autores opinan que se necesitan ensayos aleatorizados de fase III a gran escala para confirmar la efectividad del tratamiento de la CDI con TMF. La alta tasa de recurrencia en ambos grupos justifica una mayor investigación y ajustes. En la actualidad se está llevando a cabo un estudio de fase 3 en este sentido.

 

Juul FE, et al. Fecal microbiota transplant versus antibiotics for primary Clostridium difficile infection – a multicenter, randomized proof-of-concept trial. Digestive Disease Week; June 2-5, 2018; Washington, D.C.Abstract 28. 1.4