Tratamiento semanal del SIDA

4291Los antirretrovirales han transformado el tratamiento de la enfermedad para las personas infectadas por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH). Con una actitud positiva durante la vida a la terapia antirretroviral combinada (TAR), las personas VIH + tienen una esperanza de vida comparable a la de las personas no infectadas. Además, las personas no infectadas de alto riesgo pueden tomar antirretrovirales para prevenir la infección, una estrategia conocida como profilaxis previa a la exposición (PrEP). Cuando se usa de manera constante, la PrEP reduce la tasa de adquisición de VIH en un 90%.

A pesar de ello, la carga del VIH sigue siendo alta en todo el mundo. En 2015, 2,1 millones de personas se infectaron con el VIH y hubo 1,2 millones de muertes relacionadas. Estos hallazgos subrayan la necesidad de cerrar la desconexión entre la disponibilidad de antirretrovirales eficaces y el control eficaz de la enfermedad.

La falta de cumplimiento del tratamiento antirretroviral medicamentoso se ha convertido en una barrera clave para el éxito del tratamiento y la prevención del VIH. La tasa promedio de cumplimiento del tratamiento antirretroviral a largo plazo es de un 70% tanto en países con ingresos altos como en los bajos. El cumplimiento sub-óptimo es el predictor más sólido de falla del tratamiento y aparición del virus resistente a los medicamentos
4292

Los sistemas enterales de acción prolongada que pueden aliviar la carga de falta de cumplimiento del tratamiento diario aún no se han desarrollado. Ameya R. Kirtane (Department of Chemical Engineering and David H. Koch Institute for Integrative Cancer Research, Massachusetts Institute of Technology, Cambridge, MA, USA) como primer firmante y24 autores más han publicado en Nature Communications un artículo en el que describen una forma de dosificación oral compuesta por distintas matrices fármaco-polímero que lograron concentraciones farmacológicas sistémicos de una semana de los antirretrovirales dolutegravir, rilpivirina y cabotegravir en un modelo experimental animal (cerdo). Las simulaciones de la dinámica viral y los patrones de cumplimiento del paciente indican que tales sistemas reducirían significativamente los fallos terapéuticos y los modelos epidemiológicos sugieren que el uso profiláctico de dicha intervención podría evitar cientos de miles de nuevos casos de VIH.

4293

La forma de dosificación residente gástrica utilizada en estos estudios consiste en seis brazos unidos en un núcleo central. El núcleo central, hecho de un material elastomérico, permite el plegamiento de la forma de dosificación en una cápsula y su retroceso al disolver la cubierta de la cápsula en el estómago. Los brazos proporcionan rigidez y capacidades para cargar y liberar la droga. Para desvincular la capacidad residente gástrica de la liberación del fármaco, los investigadores crearon un sistema modular en el que se moldea un bolsillo en la estructura polimérica de los brazos y se rellena con una matriz de fármaco y polímero que controla la velocidad de liberación del fármaco. Los polímeros utilizados para la construcción de la cadena principal del polímero se denominan polímeros estructurales, y los utilizados para controlar la liberación del fármaco se denominan polímeros de liberación. La adopción de este diseño permitió desarrollar una forma de dosificación gástrica residente con la capacidad de administrar seis formulaciones de medicamentos distintos a partir de una única estructura.

En el futuro, unos 2-3 años, se podrían hacer cambios significativos en la cinética de liberación del fármaco y se podrían cargar fármacos con diferentes propiedades fisicoquímicas sin alterar la estructura central de la forma de dosificación.

En resumen, la administración semanal de antirretrovirales de acción prolongada a través de una nueva forma de dosificación oral es una intervención prometedora para ayudar a controlar la epidemia del VIH en todo el mundo.

Ameya R. Kirtane, e al. Development of an oral once-weekly drug delivery system for HIV antiretroviral therapy. Nature Communications 2018. doi:10.1038/s41467-017-02294-6