Tuberculosis multi-resistente y migración hacia Europa

CapturaDe acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, en el año 2015, en el mundo unos 10,4 millones de personas contrajeron tuberculosis y 1,8 millones murieron por su causa (95% en los países de ingresos medios y bajos). Casi medio millón de los nuevos casos eran causados por micobacterias multirresistentes a los fármacos antituberculosos (TB-MDR).

Las tasas de TBMR son muy bajas en los países de Europa occidental que tienen una incidencia global pequeña de TB, pero las tasas son mucho más altas entre las poblaciones migrantes hacia estos países. El 100% de los casos de TB-MDR diagnosticados en Austria, los Países Bajos y Noruega se encontraban entre las poblaciones migrantes. Las tasas atribuibles a los migrantes eran aproximadamente el 90% en el Reino Unido, el 89% en Francia y el 94% en Alemania.

Captura2No está clara las repercusión del reciente aumento de la migración a los países de la UE y del EEE con una incidencia baja de la tuberculosis (<20 casos por 100 000) en la epidemiología de la tuberculosis MDR. En una revisión narrativa  de  S. Hargreaves (International Health Unit, Infectious Diseases & Immunity, Imperial College London, UK) y otros autores suizos, alemanes, norteamericanos y daneses, publicada en la revista Clinical Microbiology and Infections, se sintetizan las pruebas existentes sobre MDR-TB y migración hacia Europa identificadas a través de un panel de expertos y búsqueda en bases de datos.

Una proporción significativa de los casos de TB-MDR en los migrantes es el resultado de la reactivación de la infección latente. Los refugiados y los solicitantes de asilo pueden tener un alto riesgo de tener infección por TB-MDR y peores resultados clínicos del tratamiento. Aunque se han planteado preocupaciones acerca de los ‘turistas de salud’ migrando para el tratamiento de la tuberculosis MDR, los números son probablemente pequeños y faltan más datos para sacar conclusiones sobre ellos. Los migrantes experimentan barreras significativas a la prueba y al tratamiento de la TB-MDR, exacerbada por sistemas de salud cada vez más restrictivos.

Captura3La detección de la TB-MDR latente es altamente problemática porque las pruebas actuales no pueden distinguir la infección oculta resistente a los fármacos y no existe una guía basada en pruebas para el tratamiento de este tipo de infección en los contactos de enfermos con TB-MDR. Aunque existen pruebas de que la transmisión de TB de los migrantes a la población en general es baja -se da predominantemente dentro de esas misma comunidades- existe una obligación de derechos humanos para mejorar el diagnóstico, tratamiento y prevención de la TB-MDR en este tipo de población. Se necesitan más investigaciones sobre la TB-MDR y la migración, la repercusión del cribado en la detección o prevención y las posibles consecuencias de no tratar y prevenir la TB-MDR entre estos grupos en Europa. Es urgente contar con una base de datos para informar sobre las directrices para la gestión eficaz de la TB-MDR en las poblaciones migrantes de Europa.

Captura4

Por lo tanto, se necesitan urgentemente estrategias basadas en pruebas para detectar, prevenir y tratar la TB-MDR entre poblaciones migrantes en países de baja incidencia en Europa.

Los investigadores presentan una serie de recomendaciones detalladas para gestionar el problema de la TB-MDR entre los migrantes. Estas incluyen:

  • cambiar la política de atención de la salud para que los migrantes puedan

utilizar los métodos disponibles de detección, diagnóstico y tratamiento de la

TB;

  • proporcionar un mejor apoyo social y financiero a los migrantes;
  • desarrollar métodos de cribado coherentes en toda Europa;
  • desarrollar directrices basadas en pruebas para prevenir y tratar la TB-MDR; y
  • llevar a cabo nuevas investigaciones encaminadas a desarrollar una prueba

diagnóstica para la TB-MDR latente ya predecir el riesgo de reactivación de la

enfermedad.

Hargreaves S, et al. Multidrug-resistant tuberculosis and migration to Europe. Clin Microbiol Infection 2016; doi:10.1016/j.cmi.2016.09.009.

http://www.clinicalmicrobiologyandinfection.com/article/S1198-743X(16)30397-4/ppt