Una bacteria crece un 60 por ciento más en la Estación Internacional Espacial que en la Tierra

Sin título

Aunque se ha prestado mucha atención al riesgo potencial de microbios patógenos a bordo de la nave espacial tripulada, los microbios no patógenos en estos hábitats han recibido menos consideración. Un trabajo preliminar había demostrado que el interior de la Estación Espacial Internacional (ISS) tiene una comunidad microbiana parecidas a las de los entornos de la Tierra. Los autores de un trabajo publicado el 22 de marzo de 2016 en la revista PeerJ cuyo primer firmante es David A. Coil del laboratorio de Jonathan Eisen (UC Davis, CA) muestran los resultados de envío de 48 cepas bacterianas, recogidos de diversos entornos de la Tierra (equipos deportivos, monumentos históricos, museos, naves espaciales, escuelas), para un experimento de crecimiento en la ISS. Este proyecto es parte del Proyecto MERCCURI (Microbial Ecology Research Combining Citizen and University Researchers on ISS).

Sin título

De las 48 cepas se ha enviado a la ISS, usando una medida del crecimiento relativo adaptado para la microgravedad, 45 de ellas mostraron un crecimiento similar en el espacio y en la Tierra. La gran mayoría de las especies ensayadas en el experimento también se han encontrado en los cultivos independientes de vigilancia de la ISS. Sólo una cepa bacteriana mostró un crecimiento significativamente diferente en el espacio.

Sin título

Se trataba del Bacillus safensis JPL-MERTA-8-2 que creció un 60% mejor en el espacio que en la Tierra. Esta bacteria fue aislada originalmente el Mars Exploration Rover (Jet Propulsion Laboratory) antes de su lanzamiento en el año 2004 para una exploración de Marte.

La mayoría de las bacterias analizadas no se vieron afectados por las condiciones a bordo de la ISS (vg. microgravedad o radiación cósmica). Trabajos adicionales sobre el Bacillus safensis podría dar lugar a reflexiones interesantes sobre por qué esta cepa creció mucho mejor en el espacio.

Coil DA, et al. Growth of 48 built environment bacterial isolates on board the International Space Station (ISS). PeerJ, 2016; 4: e1842 DOI: 10.7717/peerj.1842