Vacuna de Clostridium difficile entra en la fase 3 de ensayos clínicos

1Clostridium difficile es un patógeno con capacidad de formar esporas que causa síntomas en individuos con la flora microbiana intestinal alterada, liberando toxinas (A y B) que pueden resultar en una serie de manifestaciones de la enfermedad desde colonización asintomática a diarrea, colitis pseudomembranosa, megacolon tóxico, perforación intestinal e incluso la muerte. Es la causa más común de diarrea asoociada al uso de antibióticos en el ámbito de la asistencia sanitaria y una creciente preocupación en todo el mundo. El patógeno afecta desproporcionadamente a los adultos mayores de 65 años hospitalizados con tratamiento antibiótico y disminución de la respuesta inmune por diferentes comorbilidades. Con la emergencia de cepas hipervirulentas en Europa y Norteamérica, la infección por C. difficile ahora también afecta las personas jóvenes y a la comunidad social, incluso sin usar antibióticos previamente.

La infección por C. difficile es una creciente preocupación mundial. Los CDC estiman que más de 450 000 norteamericanos adquieren infecciones por esta bacteria cada año y unos 30 000 mueren. Ya en el año 2013 fue clasificada como una amenaza urgente de salud pública por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC).

Aunque los tratamientos actuales consiguen mejoras terapéuticas temporales, no proporcionan protección a largo plazo; hasta el 25% de los enfermos tratados por un primer episodio de la infección tienen una primera recidiva, y hasta el 65% de los que tienen una primera recidiva tienen múltiples recurrencias.

2La Compañía Pfizer Inc. (NYSE: PFE) ha anunciado en un comunicado de prensa del 26 de enero que un estudio de fase 2 que evaluó la vacuna candidata frente a C. difficile, PF-06425090, proporcionó datos positivos, basados en un análisis provisional preestablecido, por lo que ahora se decide iniciar la fase 3 del ensayo clínico. Fue un estudio de diseño aleatorio, controlado con placebo, en el que entraron más de 850 adultos sanos de 65 a 85 años de edad, en el que se evaluaron la seguridad, tolerabilidad e inmunogenicidad de dos formulaciones (100 μg y 200 μg), administradas tres veces, en dos programas de vacunación diferentes (días 1/8/30 y meses 0/1/6). Esta vacuna, recombinante, fue diseñada para ayudar a prevenir la infección por C. difficile, que puede incluir diarrea potencialmente mortal y colitis pseudomembranosa, induciendo una respuesta funcional de anticuerpos capaz de neutralizar las dos principales toxinas (A y B) causantes de la enfermedad.

3La FDA norteamericana otorgó a la vacuna la designación de vía rápida (Fast Track) en agosto de 2014 para facilitar su desarrollo y acelerar el proceso de revisión antes de su comercialización.

Otras vacunas y anticuerpo:

Sanofi, compañía rival de Pfizer, tiene un ensayo en curso de fase 3 de una vacuna de C. difficile, basada en toxinas inactivadas A y B, que comenzó en 2013 y generó datos positivos, durante la fase 2, un año después. Los analistas de Credit Suisse han predicho que si la vacuna llega al mercado en 2019 podría tener ventas de unos 525 millones de dólares o más al año siguiente.

Otro rival principal de Pfizer en esta categoría es la compañía francesa de biotecnología Valneva, que completó en julio pasado una prueba de fase 2 de la vacuna  VLA84, una proteína de fusión recombinante constituida por las regiones de unión de las toxinas A y B, y que ahora busca un socio para ayudar en la financiación de un estudio de fase 3.
El año pasado, Merck & Co consiguió la aprobación de Zinplava (bezlotoxumab), un anticuerpo monoclonal neutralizante de la toxina B usado para prevenir la recurrencia de infecciones por C. difficile en enfermos de alto riesgo. El producto puede generar unos 250 millones de dólares al año.