Vacuna frente al Zika. Eficacia en las embarazadas

4841El virus del Zika transmitido por mosquitos y sexualmente se ha generalizado en América Central, América del Sur y el Caribe. A pesar de las medidas de control de vectores ya implementadas en muchos países afectados para combatir el dengue y la fiebre amarilla, el Zika continuó propagándose durante 2016 y hasta 2017, por lo que la reducción sostenida del riesgo de futuros brotes probablemente requerirá una combinación de control de vectores y vacunación, como es necesario para la fiebre amarilla y otros brotes de enfermedades transmitidas por mosquitos. Muchos candidatos a vacunas contra la infección están en desarrollo activo.

Para cuantificar el efecto de la priorización de la vacuna contra el Zika en la incidencia de infecciones prenatales en mujeres de 9 a 49 años, seguidas por hombres de 9 a 49 años, David P. Durham (Center for Infectious Disease Modeling and Analysis, Yale School of Public Health, New Haven), como primer firmante, y otros autores, han publicado en Annals of Internal Medicine los resultados de una vacuna contra el virus Zika en mujeres embarazadas,

4842Los investigadores desarrollaron y calibraron un modelo compartimental de transmisión del Zika entre mosquitos y humanos para estimar empíricamente la densidad del mosquito específico del país. Los mosquitos fueron estratificados en grupos susceptibles, expuestos e infectados; los humanos fueron estratificados en grupos susceptibles, expuestos, infectados, recuperados y vacunados. Se incorporaron las tasas de fertilidad específicas por edad, la transmisión sexual del Zika y la demografía específica del país.

El marco del estudio fueron 34 países y territorios en las Américas con brotes documentados de Zika. La población objetivo comprendió hombres y mujeres de 9 a 49 años. La actuación fue la vacunación por edad y sexo con una vacuna contra el Zika con un 75% de eficacia. La principal medición fue las infecciones prenatales anuales de Zika.

Para una eficacia de vacuna base del 75% y una cobertura de vacunación del 90%, inmunizar a mujeres de 9 a 49 años (la población objetivo de la Organización Mundial de la Salud) reduciría la incidencia de infecciones prenatales en al menos 94%, dependiendo de la tasa de ataque específica de Zika en el país. En las regiones donde no se prevé un brote durante al menos 10 años, la vacunación de las mujeres de 15 a 29 años es más eficiente que la de las mujeres de 30 años o más.

Los investigadores estimaron que 5 530 infecciones por Zika se contrajeron prenatalmente en Puerto Rico entre 2016 y 2017 (95% intervalo de confianza [CrI], 3,3551-7,503). Cuando se administró la vacuna con una eficacia del 75% al ​​90% de las mujeres entre las edades de 9 y 49 años, el número de infecciones se reduciría a 358 (CrI, 188-626, 94% de reducción; CrI, 92% -95 %).

4843Cuando la estrategia de administración de la vacuna se aplicó a hombres entre las edades de 9 y 49 años junto con mujeres de la misma edad, solo se contrajeron 76 infecciones (CrI, 52-111, reducción del 99%, CrI, 98% a 99%).

En el caso de un suministro inadecuado de vacunas que hace que todas las personas entre 9 y 49 años de edad -un rango de edad recomendado por la OMS- no pueden vacunarse, se consideraron los grupos de edad de 5 años para las personas de entre 10 y 49 años. Basándose en esta estrategia, se evitaría un número significativo de infecciones prenatales con cada vacuna en relación con cada país y la tasa de fertilidad del mismo (p <0,001).

Los investigadores observaron que cuando las mujeres de 20 a 24 años fueron vacunadas en la mayoría de los países, incluidos Brasil, Costa Rica y Puerto Rico, la vacunación contra la infección prenatal por Zika fue más efectiva. Los países en los que las mujeres tienden a tener hijos más adelante en la vida, como Dominica, Guadalupe y Surinam, la vacunación fue más efectiva para disminuir el número de infecciones prenatales cuando las mujeres fueron inmunizadas entre las edades de 25 y 34 años.

Una limitación apuntada por los autores es que el modelado de población puede no capturar toda la heterogeneidad local y de vecindario en la abundancia de mosquitos o la incidencia de Zika.

4844

Es opinión del Dr. Durham y sus colegas que se deben abordar desafíos significativos en el desarrollo y la implementación de una vacuna contra el Zika, ya que la disminución en la incidencia de la infección Zika hace que la metodología tradicional para ensayos clínicos no sea factible. Incluso durante una epidemia, la velocidad de los brotes de Zika locales requiere enfoques innovadores para la selección del sitio de prueba.

La principal conclusión del estudio es que una vacuna contra el Zika de eficacia moderada a alta puede eliminar virtualmente las infecciones prenatales a través de una combinación de protección directa y reducción de la transmisión. La eficacia de la selección por edad de la vacunación depende del momento de los brotes futuros. Y que a pesar de los distintos retos, los resultados muestran el efecto sustancial que los programas de vacunación contra el Zika podrían tener para mitigar y prevenir futuros brotes.

Durham DP, et al. Evaluating vaccination strategies for Zika virus in the Americas. Ann Intern Med. 3 April 2018. DOI: 10.7326/M17-0641