Vacuna HIV

Vacuna aspirante para HIV
12.1Casi 37 millones de personas en todo el mundo viven con VIH/SIDA, con un estimado de 1,8 millones de casos nuevos cada año, por lo que se necesita con urgencia una vacuna preventiva segura y efectiva para frenar la pandemia del VIH.

En los 35 años de la epidemia de VIH, solo cuatro tipos de vacunas se han probado en humanos contra el virus, y solo una ha proporcionado pruebas de protección en un ensayo de eficacia (ensayo RV144 con vacuna canarypox vector prime, gp120 boost) probado en Tailandia que bajó la tasa de infección humana en un 31%, efecto demasiado bajo como para hacer avanzar la vacuna al uso común.

Un obstáculo clave para el desarrollo de vacunas contra el VIH ha sido la falta de comparabilidad directa entre los ensayos clínicos y los estudios preclínicos. Para abordar estos problemas metodológicos, algunos autores han evaluado los principales candidatos a vacunas de VIH-1 basados en adenovirus serotipo 26 (Ad26) en estudios clínicos y preclínicos paralelos para identificar el régimen óptimo de vacuna contra el VIH para avanzar en ensayos clínicos de eficacia.

12.2Una nueva investigación publicada en The Lancet, en julio de 2018, dirigida y firmada en primer lugar por Dan Barouch (director del Centro de Virología e Investigación de Vacunas en Beth Israel Deaconess Medical Center y profesor de Medicina en la Facultad de Medicina de Harvard, Boston), junto con otros autores, muestra que un régimen de vacuna experimental contra el VIH-1 es bien tolerado y genera respuestas inmunes comparables y fuertes contra el VIH en adultos sanos y monos Rhesus. Además, la vacuna aspirante protegió contra la infección con un virus similar al VIH en monos.

Los investigadores realizaron un ensayo de fase 1/2a multicéntrico, aleatorizado, doble ciego, controlado con placebo (ENFOQUE). Los participantes riesgo de contraer la infección, fueron reclutados de 12 clínicas en el este de África, Sudáfrica, Tailandia y los Estados Unidos. Se incluyeron participantes sanos, no infectados con VIH-1 (con edades entre 18 y 50 años) que se consideraron con bajo riesgo de infección por VIH-1. Se asignaron aleatoriamente a los participantes a uno de los ocho grupos de estudio, estratificados por región. Los participantes y los investigadores no conocían la asignación del tratamiento a lo largo del estudio.

Se preparó los participantes, en las semanas 0 y 12, con Ad26.Mos.HIV (5×1010 partículas virales por 0,5 ml), que expresan antígenos de envoltura de VIH-1 (Env)/Gag/Pol, y administraron refuerzos en las semanas 24 y 48 con Ad26.Mos.HIV o vacuna modificada de Ankara (MVA; 108 unidades formadoras de placa por 0,5 ml) con o sin dosis altas (250 μg) o bajas dosis (50 μg) de clado de la proteína Env gp140 con adyuvante de aluminio. Aquellos en el grupo control recibieron 0, 9% de solución salina.

12.3Todas las intervenciones del estudio se administraron por vía intramuscular. Los objetivos finales primarios fueron seguridad y tolerabilidad de los regímenes de vacuna y respuestas de anticuerpo de unión específica de Env en la semana 28.

La seguridad e inmunogenicidad también se evaluaron en la semana 52. Todos los participantes que recibieron al menos una dosis de vacuna o placebo se incluyeron en el análisis de seguridad; la inmunogenicidad se analizó utilizando la población por protocolo. También se hizo un estudio paralelo en monos Rhesus (NHP 13-19) para evaluar la inmunogenicidad y la eficacia protectora de estos regímenes de vacuna frente a una serie de seis pruebas intrarrectales de mononucleares heterólogos repetitivos derivados de la sangre periférica de Rhesus con un lote de simios (SHIV-SF162P3).

Entre el 24 de febrero de 2015 y el 16 de octubre de 2015, los autores asignaron aleatoriamente a 393 participantes para recibir al menos una dosis de la vacuna del estudio o placebo en el ensayo APPROACH. Todos los regímenes de vacuna demostraron seguridad y tolerabilidad favorables. El evento adverso local más común fue el dolor leve a moderado en el sitio de la inyección (que varió del 69% al 88% entre los diferentes grupos activos frente al 49% en el grupo placebo). Cinco (1%) de 393 participantes informaron al menos un evento adverso de grado 3 considerado relacionado con las vacunas: dolor abdominal y diarrea (en el mismo participante), aspartato aminotransferasa aumentada, mareos posturales, dolor de espalda y malestar general.

El mosaico Ad26/Ad26 más dosis alta de vacuna gp140 aumentada fue el más inmunogénico en humanos; suscitó respuestas de anticuerpo de unión específica de Env (100%) y respuestas de fagocitosis celular dependientes de anticuerpo (80%) en la semana 52, y respuestas de células T en la semana 50 (83%).

12.4También se asignaron aleatoriamente 72 monos Rhesus para recibir uno de los cinco regímenes de vacuna diferentes o placebo en el estudio NHP 13-19. El refuerzo Ad26/Ad26 más gp140 indujo una magnitud similar, durabilidad y fenotipo de respuestas inmunitarias en monos Rhesus en comparación con humanos y proporcionó un 67% de protección contra la infección por SHIV-SF162P3 (prueba exacta de Fisher bilateral p= 0, 007). Las respuestas de ELISA específicas de Env y de inmunotransferencia ligada a enzima fueron las principales correlaciones inmunes de protección contra el SHIV en monos.

El mosaico Ad26/Ad26 más la vacuna gp140 HIV-1 indujo respuestas inmunes comparables y fuertes en humanos y monos Rhesus, y proporcionó una protección significativa contra los SHIV heterólogos repetitivos en monos Rhesus. Este concepto de vacuna se está evaluando actualmente en un estudio de eficacia clínica de fase 2b en África subsahariana (NCT03060629).

Los resultados deben interpretarse con cautela. Los desafíos en el desarrollo de una vacuna contra el VIH no tienen precedentes, y la capacidad de inducir respuestas inmunitarias específicas del VIH no necesariamente indica que una vacuna protegerá a los humanos de la infección por el VIH. Los resultados de la prueba de eficacia de fase 2b llamada HVTN705, o ‘Imbokodo’, que determinarán si esta vacuna protegerá o no a los humanos contra la adquisición del VIH.

El estudio fue financiado por Janssen Vaccines & Prevention BV, Institutos Nacionales de Salud de los EE. UU., Instituto Ragon de MGH, MIT y Harvard, Fundación Henry M Jackson para el Avance de la Medicina Militar, Departamento de Defensa de EE. UU. E Iniciativa Internacional de Vacuna contra el SIDA.

El ensayo APPROACH está registrado en ClinicalTrials.gov, número NCT02315703.

Barouch DH, et al. Evaluation of a mosaic HIV-1 vaccine in a multicentre, randomised, double-blind, placebo-controlled, phase 1/2a clinical trial (APPROACH) and in rhesus monkeys (NHP 13-19). The Lancet, 2018; DOI: 10.1016/S0140-6736(18)31364-3
12.5
En un comentario relacionado con el tema, el Dr. George Pavlakis y la Dra. Barbara Felber del Instituto Nacional del Cáncer en Frederik, Maryland, EE. UU. opinan que los estudios de eficacia son necesarios para determinar la capacidad protectora en
12.6
humanos y también para descubrir correlaciones de protección y determinar si los mismos o diferentes correlatos inmunes se aplican a diferentes regímenes de vacunas. Queda por determinar si se logrará una mayor eficacia sobre RV144 con cualquiera de los ensayos de eficacia actuales (NCT02968849; NCT03060629).

A pesar de los avances sin precedentes en el tratamiento y la profilaxis del VIH, el número de personas que viven con la infección por el VIH continúa aumentando en todo el mundo, por lo que se espera que las estrategias existentes de prevención y tratamiento del VIH contribuyan en gran medida a o la evolución de la respuesta al VIH/SIDA.

Pavlakis GN, Felber BK. A new step towards an HIV/AIDS vaccine. The Lancet, 2018; DOI: 10.1016/S0140-6736(18)31548-4