Vacuna Streptococcus pyogenes grrupo A

10000201000000EA000000DF40E835CEF2BAD886Se estima que el patógeno bacteriano estreptococo del grupo A (Streptococcus pyogenes -StrepA-) causa en el mundo más de medio millón de muertes al año debido a enfermedades invasoras y las relacionadas con los inmunodeprimidos. En muchas zonas es una causa común de faringoamigdalitis, escarlatina e infecciones de la piel. En estas regiones endémicas, una gran proporción de la población está constantemente expuesta a la bacteria. En casos sin tratamiento, puede provocar cardiopatía reumática, muy común por ejemplo, entre los aborígenes australianos, que afecta a más de 33 millones de personas en todo el mundo. Las infecciones graves asociadas al Strep A se encuentra entre las 10 principales causas de muerte en el mundo, junto con la tuberculosis (TB), el VIH y el paludismo.

Además del poder patógeno del StrepA, preocupa en el mundo la existencia de cepas resistente a algunos antibióticos (claritromicina, azitromicina) y la poca inversión en investigación sobre este patógeno, desarrollada preferentemente en entornos de altos ingresos en Australia, el Reino Unido y los EE. UU. Por ello, cobra interés los intentos de colaboración internacional para desarrollar una vacuna eficaz frente al patógeno.

10000201000000EA000001168563F1A91A10EB17Mark R. Davies (Department of Microbiology and Immunology, Peter Doherty Institute for Infection and Immunity, University of Melbourne and The Royal Melbourne Hospital, Melbourne, Victoria, Australia; The Wellcome Trust Sanger Institute, Hinxton, UK; School of Chemistry and Molecular Biosciences, The University of Queensland, Brisbane, Queensland, Australia; Australian Infectious Diseases Research Centre, The University of Queensland, Brisbane, Queensland, Australia) y más de treinta co-autores de instituciones de Estados Unidos, Italia, Nueva Zelanda, Alemania, Kenia, Reino Unido y Brasil, han dado a conocer en un artículo publicado en Nature Genetics, los resultados de un proyecto de investigación del Instituto Peter Doherty para la Infección y la Inmunidad, el Instituto Wellcome Sanger en el Reino Unido y la Universidad de Queensland, basado en un estudio sobre un atlas de vacunas para prevenir las infecciones del Strep A utilizando genómica comparativa a gran escala.

Durante los últimos 10 años los investigadores han estado recopilando aislamientos en 22 países de todo el mundo (comunidades aborígenes de África, el Pacífico, Nueva Zelanda y Australia) para determinar las características específicas del patógeno, cómo causa la enfermedad y por qué es diferente en las regiones endémicas de las regiones de altos ingresos.

10000000000001CD0000023FE746BA5998DACFD1Empleando técnicas de secuenciación de ADN de alto rendimiento para el diseño de vacunas, los investigadores analizaron 2.083 genomas de los StrepA de muestra de todo el mundo. La estructura de la población global de StrepA reveló una extensa heterogeneidad genómica impulsada por la recombinación homóloga junto con altos niveles de plasticidad génica accesoria.

Identificaron la existencia de más de 290 filo-grupos genómicos de importancia clínica, en 22 países, lo que es un importante desafío para el diseño de vacunas de utilidad global. Para determinar la cobertura de la posible vacuna, se investigaron todos los antígenos candidatos de los StrepA previamente descritos relacionados con el transporte de genes y la heterogeneidad de la secuencia génica. Sólo 15 de los 28 candidatos como antígenos de la vacuna presentaron una baja variación de secuencia natural y una alta cobertura (>99%) en esta diversa población de los SrepA.

1000000000000262000000C8EA0856EB85F4DF23La Organización Mundial de la Salud dio prioridad a una vacuna contra el estreptococo A en 2014, y en 2018 aprobó por unanimidad una resolución en la que se pedía que se tomaran medidas contra la enfermedad cardiaca reumática, incluida una vacuna. Por otro lado, el “International Vaccine Institute” (IVI) y el “Australia’s Murdoch Children’s Research Institute” (MCRI) han creado un consorcio internacional para poner en común sabiduría y recursos a fin de embarcarse en un proceso que debería haberse iniciado hace tiempo para desarrollar una de las vacunas que el mundo necesita con mayor urgencia y que tiene un terrible déficit de fondos.

En febrero de este año, el Fondo Australiano para el Futuro de la Investigación Médica anunció una inyección de 35 millones de dólares para avanzar en el desarrollo de una vacuna contra el estreptococo A, junto con 2,25 millones de dólares de la fundación británica de investigación biomédica Wellcome Trust para coordinar los esfuerzos mundiales del proyecto y encontrar fabricantes.

Los datos genómicos del estudio, además de ayudar a la investigación de una vacuna, también harán comprender a los investigadores cómo el StrepA causa la enfermedad y por qué es diferente en las distintas áreas endémicas del mundo.

10000000000000F60000008AE29ECCC0026E8DC5

 

Davies MR, et al. Atlas of group A streptococcal vaccine candidates compiled using large-scale comparative genomics. Nature Genetics, 2019; DOI: 10.1038/s41588-019-0417-8