Vino tinto y mejor diversidad del microbioma intestinal

10000201000000D00000011F99D3AD0ADB756A5BEn los últimos años, ha quedado claro que el microbioma intestinal desempeña un papel importante en algunas enfermedades.

Este estudio reporta que el efecto positivo de beber vino tinto sobre el IMC y el colesterol “malo” puede estar influenciado por el microbioma intestinal. De acuerdo con el trabajo que involucra a grandes poblaciones (epidemiología), este trabajo reporta una asociación más que una causalidad. Se requiere más trabajo, tal vez utilizando modelos de ratón para establecer la naturaleza de la relación y para explorar más a fondo los mecanismos subyacentes. Sin embargo, el uso de una cohorte gemela habrá eliminado muchos de los inconvenientes, añadiendo peso a sus conclusiones. Finalmente, fueron capaces de replicar en gran medida los hallazgos a través de tres cohortes diferentes, lo que sugiere que el trabajo es robusto”.

100002010000010A0000014CFE511D9025F74913Caroline Ivanne Le Roy (Department of Twin Research Genetic Epidemiology, King’s College London, UK) como primer firmante y cinco autores más de instituciones de Londres y el Centro VIB-KU de Lovaina (Belgica), han dado a conocer en un trabajo publicado en Gastroenterology que afirma que el consumo de vino tinto aumenta la diversidad de la microbiota intestinal y por lo tanto la salud en los bebedores, así como asociación con niveles bajos del colesterol “malo”.

El objetivo del estudio fueera investigar el efecto del consumo moderado de varios tipos de alcoholes en la diversidad intestinal del microbioma. Para realizar la investigación, los científicos analizaron inicialmente los datos de 916 mujeres del Reino Unido, y se repitieron en otros dos grupos de mujeres: 904 de los Estados Unidos y 1.104 de Bélgica. Fue un estudio transversal que ofrece una instantánea en el tiempo de diferentes factores, como el consumo de alcohol, la composición de los microorganismos intestinales y el IMC Índice de Masa Corporal) que involucró a mujeres que previamente habían participado en investigación de gemelos. La incorporación de gemelos tuvo como objetivo evaluar la repercusión relativa de la genética y el medio ambiente en la salud, aunque estos no muestran cómo pueden cambiar con el tiempo, o cómo se relacionan.

A las participantes se les determino su edad, índice de masa corporal (IMC), alimentación sana o no, educación, estructura familiar, y se analizó si la diversidad de microorganismos intestinales podría estar influyendo en la relación entre el consumo de alcohol y el IMC de las mujeres, la glucosa en ayunas, la insulina, el colesterol total, el colesterol LDL y el colesterol HDL. Los análisis que mostraron relación se repitieron.

El efecto de la cerveza, la sidra, el vino tinto, el vino blanco y los licores en el microbioma intestinal (GM) y la salud posterior del grupo de 916 gemelas británicas se exploró por el Departamento de Investigación de Gemelos y Epidemiología Genética del King’s. Encontraron que el GM de los bebedores de vino tinto era más diverso en comparación con los no bebedores de vino tinto, lo cual no se observó en el caso del consumo de vino blanco, cerveza o bebidas espirituosas.

1000020100000546000002E6A7B29522D0F3C901

Los principales resultados básicos hallados por los investigadores en los tres grupos de mujeres (las del Reino Unido, Estados Unidos y Bélgica) fueron que el consumo de vino tinto, incluso esporádico, se relaciona mayor diversidad de microorganismos intestinales; el vino blanco (que contiene niveles más bajos de polifenoles) también se relacionó con la diversidad de microorganismos intestinales, pero con menos fuerza que el vino tinto; tipos de bebidas alcohólicas no estaban relacionados con la diversidad de microorganismos intestinales; la frecuencia de consumo de vino tinto representaba sólo una proporción modesta de la diversidad entre individuos, observada principalmente en el caso de tres tipos de microorganismos; y que beber vino tinto se relacionó con menor IMC.

Los investigadores descubrieron que las personas que disfrutaban del vino a diario o incluso esporádicamente, como una copa cada dos semanas, mostraban un aumento positivo en la biodiversidad intestinal. Los bebedores de vino blanco mostraron un repunte más modesto, mientras que los bebedores de cerveza, destilados, licores y sidra no mostraron diferencias con las personas que no bebían.

1000020100000093000000F9EED8B145C779DDC5La hipótesis es que los polifenoles productos químicos de defensa presentes de forma natural en muchas frutas y verduras, como en la piel de las uvas, tienen muchas propiedades beneficiosas, incluyendo la antioxidante, actuando principalmente como combustible para los microbios presentes en nuestro sistema. Los del vino tinto fomentan mayor y más saludable biodiversidad en el intestino. A diferencia del yogurt y los probióticos bacterianos, el vino tiene un efecto prebiótico ayudando a la buena ecología de las bacterias intestinales.

Para algunos estudiosos del tema, el estudio presenta algunas limitaciones: al ser transversal, nos muestra sólo una instantánea en el tiempo y no se sabe cómo los microorganismos del intestino de las mujeres, el IMC o el consumo de vino tinto cambiaron con el tiempo; al ser un estudio observacional, no sabemos si el vino tinto fue la causa de las diferencias en el IMC o en los microorganismos intestinales, ya que otros factores pudieron haber influido, como el estilo de vida general de las mujeres; aunque los investigadores trataron de ajustar la repercusión de algunos factores, es difícil eliminarlos por completo; no hay, por tanto, razón para empezar a beber vino tinto con la esperanza de lograr una mejor salud intestinal o perder peso, ya que estudio no proporciona pruebas suficientes de ello.

El proyecto TwinsUK microbiota fue apoyado por el Instituto Nacional de Salud y financiado por Wellcome Trust, Medical Research Council, European Union,CDRF, Denise Coates Foundation y el National Institute for Health Research (NIHR) a través del NIHR BioResource y el NIHR Guy’s y St Thomas’ Biomedical Research Centre.

 

Le Roy CL, et al. Red wine consumption associated with increased gut microbiota α-diversity in 3 independent cohorts. Gastroenterology, 2019; DOI: 10.1053/j.gastro.2019.08.024

NHS (Servicio Nacional de Salud)

https://www.nhs.uk/news/food-and-diet/no-proof-red-wine-makes-you-slim-or-good-your-gut/