Virus Powassan: tres casos recientes en el estado de Nueva York

6

En una actualización sobre la situación del virus Powassan (POWV) en el condado de Saratoga de Nueva York, funcionarios de salud en el condado de Schuyler informaron en su sitio web que tres casos de enfermedad causada por el virus Powassan habían sido identificados en el condado de Saratoga.

Los casos de infección humana con POWV, que puede causar la enfermedad neuroinvasora mortal y los efectos neurológicos a largo plazo, parecen estar aumentando en los Estados Unidos. El POWV es transmitido por especies de garrapatas Ixodes encontradas en Norteamérica. El POWV es relativamente raro en el Estado de Nueva York con solo 26 informados durante los últimos 13 años. El Departamento de Salud de este Estado está ampliando su área de recolección de garrapatas en el Condado de Saratoga

Los signos y síntomas de la infección por POWV pueden incluir fiebre, dolor de cabeza, vómitos, debilidad, confusión, convulsiones y pérdida de memoria. Pueden producirse problemas neurológicos a largo plazo.
7

Hermance Meghan E. y Thangamani Saravanan, de distintos Departamentos de la Universidad de Texas, describen, en un artículo publicado a finales de julio en Vector-Borne and Zoonotic Diseases, la situación actual de este virus en una revisión que proporciona una visión general del POWV, incluyendo la epidemiología, la transmisión, la enfermedad clínica y el diagnóstico de la infección y otros aspectos.

El virus Powassan (POWV, Flaviviridae) es el único miembro norteamericano del serogrupo de flavivirus de la encefalitis transmitida por garrapatas. Se transmite a mamíferos pequeños y medianos por Ixodes scapularis, Ixodes cookei y varias otras especies de garrapatas Ixodes. En los seres humanos, POWV es el agente causante de una enfermedad neuroinvasora grave con 10-15% de casos son mortales y secuelas a largo plazo en un 50% de los enfermos. El POWV fue reconocido como un patógeno humano en 1958 cuando un niño murió de encefalitis grave en Powassan (Ontario, Canadá) y el POWV fue aislado de la autopsia cerebral. Ahora se reconocen dos linajes genéticos distintos de POWV: POWV (linaje I) y virus de garrapata de venado (linaje II). Desde el caso índice en 1958, se ha informado más de 100 casos humanos de POWV con aumento aparente en la incidencia de la enfermedad en los últimos 16 años. Este reciente aumento de casos puede representar una verdadera 8aparición de POWV en regiones donde las especies de vector de garrapatas son prevalentes, lo que representa la necesidad de un aumento en la vigilancia y diagnóstico de POWV. En los últimos 5 años, tanto la investigación básica como la aplicada para la enfermedad POWV se han intensificado, incluyendo estudios filogenéticos, vigilancia de campo, estudios de casos y desarrollo de modelos animales. Se hace hincapié en los recientes desarrollos de investigación y en las futuras prioridades con respecto a la enfermedad.

Desde el caso índice, los casos humanos de POWV han sido documentados en los Estados Unidos, Canadá y Rusia. Los casos en los Estados Unidos son típicamente informados en los estados del noreste y del medio oeste (Nueva York, Minnesota, Wisconsin). En los últimos años, la incidencia de infección humana parece estar aumentando. Desde 1958 hasta 1998, sólo se informaron 27 casos en el este de Canadá y el noreste de los Estados Unidos; mientras que desde 2003 a la actualidad, han sido documentados 85 casos humanos de encefalitis en los Estados Unidos. Este aumento reciente puede deberse al aumento de la vigilancia y mejora de las pruebas diagnósticas de los virus transmitidos por artrópodos, la aparición real de la enfermedad o una combinación de ambos factores.
9
En 1993 se publicó la primera secuencia genómica completa del POWV. De forma similar al genoma de TBEV, el genoma de POWV consiste en un ARN de cadena simple de sentido positivo de unos 11 kb que codifica un único marco de lectura abierto y largo. La porción 3 ‘del genoma codifica siete proteínas no estructurales. En el extremo 5 ‘del genoma se codifican tres proteínas estructurales: la proteína de la cápside (C), la proteína premembrana (prM) y la glicoproteína de la envoltura (E). Basándose en criterios genéticos antigénicos y moleculares, el POWV se ha clasificado como miembro del serocomplejo TBE (tick-borne encephalitis) de flavivirus. relacionado con el virus del Nilo Occidental, la encefalitis de St. Louis y los virus de la encefalitis transmitida por garrapatas.

El POWV es mantenido en la naturaleza por garrapatas Ixodes y mamíferos anfitriones. Los estudios de campo han proporcionado numerosas evaluaciones de asociaciones de vectores para POWV y DTV. En 1952, el primer aislamiento de POWV se hizo a partir de 10garrapatas Dermacentor andersoni recogidas en Colorado. El POWV se ha aislado desde Ixodes marxi, Ixodes spinipalpus e Ixodes cookei. Algunos estudios de vigilancia de POWV han recogido incidentalmente el virus en especies de garrapatas como Dermacentor variabilis y D. andersoni, pero la transmisión enzoótica de POWV está aún por describir para cualquier especie de Dermacentor y no se sabe si es un vector importante de POWV.

En la actualidad, existe una creciente posibilidad de que el POWV, al igual que otros patógenos transmitidos por el vector I. scapularis, sea una enfermedad humana emergente en regiones con ciclos enzoóticos de POWV y donde I. scapularis sea abundante. Recientemente, se ha demostrado que algunas poblaciones de garrapatas en Wisconsin están co-infectadas con B. burgdorferi y DTV (deer tick virus), lo que sugiere que las coinfecciones DTV pueden estar sub-diagnosticadas y podrían contribuir a los síntomas persistentes asociados con algunos casos de enfermedad de Lyme. El efecto de la coinfección de Borrelia en la transmisión POWV no está bien estudiado y debe ser abordado en investigaciones futuras.

Otros datos

Desde un punto de vista epidemiológico y patogénico llama la atención la velocidad de su transmisión del POWV; mientras que una garrapata debe estar adherida entre 36 y 48 horas para transmitir la Borrelia burgdorferi de la enfermedad e Lyme, POWV puede pasar de la garrapata al humano en menos de una hora.
Síntomas
• Muchas personas que se infectan con el virus Powassan (POW) no desarrollan ningún síntoma.
• El período de incubación oscila entre 1 semana y 1 mes.
• El POW puede infectar el sistema nervioso central y causar y meningitis.
• Los síntomas pueden incluir fiebre, cefalea, vómitos, debilidad, confusión, pérdida de coordinación, dificultades del habla y convulsiones.
• Aproximadamente la mitad de los supervivientes tienen síntomas neurológicos permanentes, como dolores de cabeza recurrentes, tics faciales y visión borrosa, pérdida de músculo y problemas de memoria.
• Aproximadamente el 10-15% de los casos de encefalitis por el POWV son mortales.
Diagnóstico de laboratorio

Existe una PCR específica que se puede realizar en sangre o LCR con alta especificidad y sensibilidad. También existe un test serológico por ELISA para detectar anticuerpos IgG e IgM. Para evitar reacciones cruzadas con otros flavivirus por el test de ELISA, es recomendable determinar anticuerpos neutralizantes específicos. La IgM comienza a elevarse al quinto día tras la infección.

Tratamiento
Es sintomático, que puede incluir antipiréticos, antitérmicos, hospitalización, apoyo respiratorio, líquidos intravenosos y medicamentos para reducir la inflamación cerebral.
No hay vacunas o medicamentos para tratar o prevenir la infección por el virus POW.
Europa

El Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (eCDC) ha evaluado el riesgo de este virus en Europa como extremadamente bajo. Los principales vectores no se encuentran actualmente en los Estados miembros de la UE/Espacio Económico Europeo (EEE); sin embargo, el ECDC está vigilando la encefalitis transmitida por garrapatas, una enfermedad prevenible por vacunación causada por un virus genéticamente relacionado. Alrededor de 2000-3000 casos humanos de encefalitis transmitida por garrapatas se notifican anualmente en la UE/EEE. En esta etapa, en ausencia del vector del virus Powassan en Europa, no se consideran necesarias medidas específicas de contención, erradicación u otras iniciativas preventivas.

Hermance ME. and Thangamani Saravanan. Vector-Borne and Zoonotic Diseases. July 2017, 17(7): 453-462. https://doi.org/10.1089/vbz.2017.2110

https://www.cdc.gov/powassan/index.html