Virus y semen

368(1)Los virus Zika, Ebola y Marburg, y su replicación, se han detectado del semen y se ha demostrado su transmisión sexual; sin embargo, es probable que muchos más virus capaces de causar viremia también pueden encontrar en el semen. La siembra de los mismos en el aparato reproductor masculino puede ocurrir con frecuencia en el contexto de la viremia, porque las barreras hemato-testiculares/deferentes/epidídimo son barreras imperfectas para frenar los virus, especialmente en presencia de inflamación sistémica o local. Los virus pueden persistir, incluso si son incapaces de replicarse dentro del tracto reproductivo masculino porque los testículos son inmunológicamente privilegiados; dentro de los testículos, la respuesta inmunitaria está restringida para permitir la supervivencia de los espermatozoides, que son inmunogénicos. Los virus también pueden transmitirse al semen como resultado de la supervivencia y replicación dentro de las glándulas accesorias.

Para investigar la amplitud de los virus en el semen, los autores de una revisión publicada en Emerging Infectious Diseases, firmada en primer lugar por Alex P. Salman y Peter W. Horby (Universidad de Oxford) del Equipo de Apoyo Rápido de Salud Pública del Reino Unido, realizaron una búsqueda en PubMed usando los términos “virus * AND semen OR sperm * OR seminal.”368(2) No impusieron restricciones de fecha o idioma. La búsqueda obtuvo 3 818 resultados. Se revisaron los títulos, los resúmenes y los artículos de texto completo para obtener datos que describieran la detección de virus en el semen por amplificación o detección de ácidos nucleicos, detección de antígenos, replicación en cultivo celular o replicación en un sistema animal. Los resultados se limitaron a virus capaces de causar viremia.

La búsqueda reveló que 27 virus con potencial virémico se han encontrado en el semen humano. Para muchos de ellos no se conocen datos sobre su transmisión sexual carecen. Muchos causan infección crónica o latente (vg. HIV, citomegalovirus) y otros infecciones agudas (fiebre de Lassa, fiebre del Valle del Rift y chikunguña). De los que causan infecciones agudas, sólo los virus Zika y Ébola han sido sistemáticamente investigados en semen (es decir, en series de casos o estudios de cohortes en lugar de informes de casos). Estos 27 virus provienen de diversas familias, lo que sugiere que es poco probable que la presencia de muchos virus en el semen sea exclusivamente dependiente de epitopos específicos o conservados, de la

Virus capaces de causar viremia encontrados en el semen humano

tabla368

capacidad del virus de replicarse dentro del tracto reproductivo masculino o mecanismos comunes de evasión inmune. Otros factores que pueden influir también en la existencia de virus en el semen son la concentración de viremia, los mediadores inflamatorios (que alteran la permeabilidad de la barrera sanguínea), la inmunosupresión sistémica, las respuestas inmunitarias del tracto reproductivo masculino, la presencia de enfermedades de transmisión sexual y la estabilidad estructural del virus. En los mamíferos, numerosos virus son detectables en el semen, incluidos los virus que pueden causar enfermedades en los seres humanos (encefalitis japonesa, fiebre aftosa, parainfluenza). Varios otros virus virémicos pueden causar orquitis y se han detectado en los testículos humanos, lo que sugiere la posibilidad de que estos virus también pueden ser detectables en el semen (gripe, coriomeningitis linfocitaria, cocksackie B, echovirus, dengue, MERS, parvovirus, viruela, vacuna, rubéola).

Teniendo en cuenta estos hallazgos, es necesario abordar las siguientes preguntas: ¿qué virus se eliminan y permanecen viables en el semen, por cuánto tiempo y en qué concentraciones? Las respuestas a estas preguntas tienen implicaciones para los riesgos de transmisión sexual y, por lo tanto, la infección embrionaria, las enfermedades congénitas, el aborto espontáneo y los efectos sobre los modelos epidemiológicos y de transmisión. La presencia de virus en el tracto reproductivo masculino puede aumentar el riesgo de adquisición de infecciones de transmisión sexual y puede reducir la fertilidad masculina a través de la infección de células madre de la espermatogénesis o inflamación local. La infección de espermatozoides podría resultar en la transmisión de mutaciones inducidas por virus a las generaciones posteriores, lo que elevaría los riesgos de cáncer y otros trastornos. No todos los tratamientos terapéuticos cruzan las barreras hematológicas del tracto reproductivo masculino, y los virus pueden persistir en el semen a pesar de la depuración sistémica del virus, destacando la necesidad de considerar las barreras hematopoyéticas en la elección de agentes terapéuticos en ensayos clínicos. Los virus dentro del tracto reproductivo masculino también pueden ser genéticamente distintos de los virus en otros compartimentos, incluyendo la sangre, lo que tiene implicaciones para las vacunas basadas en genes y la terapéutica.

La presencia de virus en el semen probablemente esté más extendida de lo que se estima actualmente, y la ausencia de virus en las secreciones genitales no debe ser asumida para los virus tradicionalmente no transmitidos sexualmente. La investigación de la detección y persistencia del virus en el semen es útil por razones clínicas y de salud pública, en particular para los virus que conducen a tasas de mortalidad o morbilidad elevadas o epidemias.

Salam AP, Horby PW. The breadth of viruses in human semen. Emerg Infect Dis 2017; 23 https://doi.org/10.3201/eid2311.171049