XXIII Congreso Nacional SEIMC.

img1La Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC) ha celebrado su XXII Congreso Nacional en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid -IFEMA-, desde el jueves 23 al sábado 25 de mayo de 2019.

La SEIMC es una sociedad científica sin ánimo de lucro que agrupa a profesionales que trabajan en el campo de la patología infecciosa, tanto desde el punto de vista clínico y del tratamiento como de diagnóstico microbiológico y la prevención. Entre sus socios, 42% son especialistas en Microbiología Clínica y 35% en Medicina Interna.

Durante más de 35 años, la SEIMC ha estado colaborando con las Autoridades de Sanitarias para promover y desarrollar iniciativas de salud tales como el Plan Nacional para Combatir la Resistencia a los Antimicrobianos, el Plan Nacional del SIDA, Recomendaciones sobre la Gripe, Guías para el VHC, Guías para el Ébola y otros.

En la actualidad existen 15 Grupos de expertos en diferentes temas que estudian e investigan en las diversas áreas de gestión, dentro de las Enfermedades Infecciosas y la Microbiología Clínica: VIH, infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria, mecanismos de acción y resistencia a los antimicrobianos, enfermo en situación crítica, receptores de órganos, infección por micobacterias, hepatitis víricas, gestión en microbiología, infecciones osteoarticulares, micología médica, vacunas,  infecciones de transmisión sexual, infección en la atención primaria, enfermedades importadas y microbiota,

En este XXIII Congreso se estrenó un nuevo formato, aprobado en la última Asamblea General, en el que los aspectos organizativos del mismo recaen en la propia Junta Directiva de la SEIMC y los aspectos científicos en un comité formado por 16 profesionales con representación paritaria de las dos secciones, Microbiología Clínica y Enfermedades Infecciosas.

El Congreso fue una ocasión adecuada para compartir y debatir sobre los problemas de salud pública que se afrontan en la actualidad, como son las resistencias microbianas y las infecciones nuevas y clásicas, los avances en infecciones protésicas articulares, el uso adecuado de antibióticos, infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria, hepatitis virales, estrategias de vacunación, infecciones fúngicas y otros temas actuales.

Las distintas sesiones plenarias y mesas redondas trataron de los siguientes temas: Infecciones de transmisión sexual, virus respiratorios, bacterias multi-resistentes, actualización en enfermedades infecciosa emergente, infecciones de aquí y de otros lugares, presente y futuro de las secuenciación de genomas completos, formación profesional, planes de lucha contra las resistencias, el control de la epidemia del VIH, terapias innovadoras frente a patógenos multi-resistentes, investigación en enfermedades infecciosas e investigación en microbiología clínica.

En el Congreso hubo más de 1.500 asistentes, con la presentación de 1.020  comunicaciones orales, 260 póster científicos y la actuación de 152 ponentes.

Dr. Rafael Cantón, presidente del Comité Científico del Congreso, explicó en la inauguración, los detalles del programa científico, destacando el papel que juega la industria farmacéutica y los laboratorios en cuanto a aspectos como la innovación y las técnicas de diagnóstico.

img-2

 

Dentro del programa científico, el viernes 24 de mayo se incluyó una mesa de alto interés en la que se analizaron los planes de lucha contra las resistencias bacterianas, con la colaboración de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) y la eurodiputada Soledad Cabezón.

Según datos corresponden al segundo registro SEIMC sobre bacterias multi-resistentes (BMR), en el que participaron 133 hospitales españoles, que la sociedad presentó en el congreso, que  estiman que 221.958 enfermos sufrirán una infección por bacterias multi-resistentes (BMR) este año de 2019, y de ellos, 26.271 morirán en los 30 días siguientes al diagnóstico. Este tipo de infecciones, de las que según los panelistas de la mesa, multiplican por 22 las muertes anuales en accidentes de tráfico.

img3 El presidente de la SEIMC, Dr. José Miguel Cisneros, realizó una autocrítica para evaluar cómo se ha llegado a esta situación, comentando que el desarrollo de las BMR ha ido más deprisa que el desarrollo de nuevos antibióticos. Aconsejo que se deben abandonar las prácticas de automedicación y mejorar los hábitos higiénicos y conseguir  mayor presupuesto para la lucha contra las bacterias resistentes.

Se hizo mención a los Programas de Optimización de Uso de los Antibióticos (PROA) y al Plan Nacional frente a la Resistencia a los Antibióticos (PRAN), puesto en marcha en 2014, programas que trabajan en la optimización de la prescripción de antibióticos para mejorar el pronóstico de los enfermos que los necesitan, minimizando los efectos adversos, controlando la aparición de resistencias bacterianas y garantizar el uso de tratamientos costo-eficaces. Los PROA tienen que estar en la cartera de servicios sanitarios, así como en la financiación del hospital y del Sistema Nacional de Salud. Sobre estos programas existen algunos avances que se traducen en que cerca del 72 por ciento de los hospitales españoles desarrolla ya alguna iniciativa para la optimización del uso de antibióticos, que ha conseguido reducir el consumo de antibióticos, el número de prescripciones inadecuadas y adecuación de guías terapéuticas antimicrobianas..

Resultaron de interés las conclusiones obtenidas en la mesa conjunta ESCMID–SEIMC, acerca de las oportunidades para la investigación en microbiología clínica y enfermedades infecciosas en Europa.

En relación con el tema anterior, se planteó por enésima vez la reivindicación de la aprobación de la especialidad de enfermedades infecciosas en España, sugerida en las recomendaciones Europeas del ECDE. Aspiración, no conseguida todavía por los planteamientos y diálogo inadecuados entre las partes afectadas, tema que, por otro lado debe pasar por el Pleno de la Comisión de Recursos Humanos, y por el Consejo Interterritorial y que no será la panacea para resolver el problema de la resistencia bacteriana a los antimicrobianos.